4 tips para amanecer con el rostro perfecto

Elena Martínez · 9 diciembre, 2015
Además de vigilar los alimentos que ingerimos también es importante que mantengamos el cutis limpio e hidratado para que la piel pueda respirar y para que no se acumulen toxinas

Una de las sensaciones más satisfactorias por la mañana es mirarnos en el espejo y ver que, a pesar de no habernos maquillado, nuestro rostro se ve bonito y descansado.

Aunque todas podemos tener una mala noche que se refleje en nuestro aspecto, lo cierto es que hay algunos tips que nos pueden ayudar a conseguir este objetivo sin grandes esfuerzos.

Descubre en este artículo los secretos para levantarte con el rostro perfecto de manera natural.

Atenta a las cenas

Las personas que suelen levantarse con los párpados o el rostro hinchados y ojeras bajo los ojos deben tener en cuenta, en primer lugar, la cena de la noche anterior.

Aunque, en general, debemos cuidar la alimentación durante todo el día, la cena influye en gran medida en el descanso nocturno y se refleja en nuestra cara al levantarnos.

La cena debe servir para quitarnos el apetito, pero no debe ser ni copiosa ni tardía, ya que esos nutrientes se van a convertir en reservas y van a dificultar el trabajo de los órganos durante la noche.

Ver también:Cómo reducir las ojeras naturalmente

¿Qué alimentos debemos evitar en la cena?

  • La sal refinada y alimentos muy sabrosos.
  • Grasas poco saludables, como los fritos, margarinas, salsas envasadas, dulces cremosos, etc.
  • Alimentos con aditivos alimentarios. Uno de los peores es el glutamato monosódico.
  • Azúcares.
  • Frutas cítricas y muy dulces.
  • Bebidas alcohólicas y estimulantes.
  • Harinas blancas.

Entonces, ¿qué podemos cenar?

Cena saludable

  • Verduras cocidas, al vapor, en crema o salteadas.
  • Ensaladas.
  • Carne magra.
  • Pescado.
  • Huevo.
  • Cereal integral: arroz, quinoa, mijo.
  • Queso fresco, yogur o kéfir.
  • Frutos secos y semillas.

Prepara la piel

Mujer echándose crema en el rostro

Tan importante es preparar la piel del cutis cuando nos levantamos como limpiarla e hidratarla al acostarnos.

Debemos desmaquillarnos siempre, sin dejar restos de los productos en nuestra cara.

Si no tenemos desmaquillante podemos usar una mezcla, a partes iguales, de agua y aceite de oliva. La agitaremos y la usaremos con un algodón. El aceite de coco también es una buena opción.

Nos lavaremos la cara con agua tibia y, según el tipo de piel, nos aplicaremos el producto adecuado:

  • Para pieles jóvenes, con acné o muy grasas podemos usar un tónico o un gel de aloe vera.
  • Para pieles mixtas recomendamos usar aceite de coco o de jojoba.
  • Para pieles secas y maduras necesitaremos un producto muy nutritivo, como por ejemplo con aceite de argán, de rosa mosqueta, de sésamo o de oliva.

Nos haremos un suave masaje en el rostro.

Si al cabo de unos minutos la piel no ha absorbido toda la crema podremos quitarnos lo que sobre con un algodón, para que la piel pueda respirar durante la noche.

El descanso justo

Mujer despertándose contenta en la cama

Las horas de sueño deben ser las justas, ni pocas ni demasiadas. Cada cuerpo es diferente, y no es lo mismo una persona que ha realizado un gran esfuerzo físico y mental durante el día que otra que ha estado tranquila en casa.

Debemos observar nuestro cuerpo y encontrar ese tiempo justo en el que podríamos seguir durmiendo pero el cuerpo ya ha descansado y está listo para empezar el día. Nuestro rostro también nos ayudará a dar con la clave de nuestro descanso.

Además de la cantidad de horas es fundamental la calidad del sueño, por lo que intentaremos que el dormitorio sea un lugar tranquilo y agradable, sin elementos que nos recuerden al trabajo u otros problemas del día.

Te recomendamos leer: Efectos negativos de un mal descanso

Un buen cojín

Mujer abrazando su almohada

Si sueles levantarte con los ojos o la cara hinchados, además de beber más agua durante el día, fuera de las comidas, también puedes usar un cojín un poco más alto, para dificultar la retención de líquidos en la zona de la cabeza.

El cojín tampoco debe ser demasiado alto, ya que en ese caso podríamos amanecer con dolor de cervicales.

Si sufres retención de líquidos en general, también puedes tomar infusiones de cola de caballo a lo largo del día, a temporadas, para facilitar su eliminación.

Beber mucho no solamente evitará que tus párpados estén hinchados o tengas bolsas bajo los ojos, sino que también hidratará tu piel, algo imprescindible para regularla de manera natural y prevenir la aparición de granitos, arrugas, etc.

Si la acumulación de líquidos la sufres también en las piernas puedes colocarte un cojín debajo de las rodillas. Verás que también tu espalda descansa mejor.