4 tratamientos con la cura del bicarbonato con limón

El bicarbonato con limón es un complemento que nos puede ayudar a regular muchas funciones básicas, pero no podemos pretender curar enfermedades de cierta envergadura sin los medicamentos y medios oportunos

Es una de las curas más famosas que existen hoy en día. Tomar un  vaso de agua mezclando un poco de bicarbonato con limón logra alcalinizar nuestro organismo. Con este sencillo remedio obtenemos múltiples beneficios para la salud.

Descubre en este artículo cuáles son los 4 tratamientos curativos que podemos realizar con el preparado de bicarbonato con limón. Una combinación medicinal económica y muy efectiva.

Te puede interesar: Un cuerpo alcalino es un cuerpo más sano: ¿Cómo conseguirlo?

Beneficios de la cura del bicarbonato con limón

La cura de bicarbonato con limón

Este remedio no está exento de cierta polémica. El problema reside en el riesgo de tomar esta sencilla combinación natural y asequible como una solución para todos lo males. No podemos exagerar ni asegurar que este preparado es efectivo para todas las dolencias de cierto relieve o gravedad.

No obstante, sí que podemos decir que el bicarbonato con limón es un complemento que nos ayuda a regular muchas funciones básicas. Nos hace sentir bien, previene algunos trastornos, reduce las inflamaciones, elimina toxinas, nos ayuda a bajar de peso, etc.

A diferencia de lo que aparece en algunas publicaciones, esta combinación no hará, por ejemplo, que podamos curar un cáncer. Debemos ver las cosas con sentido común y buscar la manera de mejorar nuestra salud con remedios a nuestro alcance. La prevención es la mejor medicina.

4 tratamientos con bicarbonato y limón

Lee también: Disminuye las toxinas de tu vida con estos trucos

1. La salud de tus riñones

Puede ser que suframos trastornos renales, problemas urinarios, piedras en el riñón o sintamos que estos órganos están perdiendo su funcionalidad original. Estos factores merman mucho nuestra salud y ocasionan muchos síntomas.

  • Para prevenirlos y combatirlos podemos recurrir a tomar un vaso de agua con una cucharada de bicarbonato de sodio. Le añadiremos también unas gotas de jugo de limón. Tomar la mezcla después de las comidas.

Con esto conseguimos alcalinizar nuestro organismo y ayudamos a que nuestros riñones padezcan menos. De este modo también conseguimos que filtren mejor la sangre, que la orina llegue mejor a la vejiga y con menos impurezas para evitar que puedan causarnos una infección. Equilibramos todas estas funcionalidades y mejoramos nuestro estado renal.

Conoce 7 alimentos que te ayudan a mantener los riñones saludables

Vale la pena seguir esta pauta que, en esencia, nos recomiendan muchos nefrólogos. Si los riñones no funcionan de manera adecuada se almacena ácido, el cual se neutraliza con el bicarbonato. 

2. Mejores digestiones

Desde hace décadas se sabe que para facilitar la digestión podemos tomar una cucharadita de bicarbonato con un vaso de agua. Además, si le añadimos limón, mejoramos todavía más el proceso digestivo. Combatimos los ácidos que inflaman el estómago o el esófago, evitamos las flatulencias y prevenimos además el reflujo gástrico.

Si tienes dudas, fíjate en cómo son tus digestiones. Si notas que son pesadas, que se te hincha el vientre y te cuesta ir al baño o sufres además de períodos de diarreas, no lo dudes. Este remedio te irá muy bien para depurar, para eliminar los tóxicos y las fermentaciones en tus intestinos.

3. Para la salud de tu hígado

Este tónico de carácter alcalino puede hacer mucho por la salud del hígado. Actúa como catalizador para que ejecute sus funciones depurativas con mayor eficacia. Hemos de recordar que el hígado es ese gran laboratorio que realiza imprescindibles funciones de desintoxicación. También limpia nuestra sangre y sintetiza enzimas y vitaminas, entre otras tareas.

Tomar a diario y en ayunas un vaso de agua con un poco de jugo de limón y una cucharada de bicarbonato nos aportará vitamina C y antioxidantes. Es un modo fabuloso para mantener el hígado fuerte y facilitar sus funciones. Vale la pena tenerlo en cuenta.

¿Quieres saber más? Lee: 11 señales de toxicidad en el hígado

4. Para perder peso

¿Buscas un complemento con el que ir perdiendo peso junto a una dieta adecuada? Entonces no pases por alto el tomar cada día un vaso de bicarbonato con limón. Basta una cucharada de bicarbonato disuelta en agua junto al jugo de medio limón. Lo tomas en ayunas y así irás depurando tu organismo de manera progresiva.

Con este preparado eliminamos toxinas, sustancias que nos causan inflamación, nos provocan retención de líquidos y perjudican la función intestinal. Vamos quemando grasas poco a poco para favorecer nuestro metabolismo. Elevamos el nivel alcalino de nuestro cuerpo para ir perdiendo peso.

¿Cómo tomar el bicarbonato con limón?

Remedio de bicarbonato con limón

  • La forma más habitual de tomar bicarbonato con limón es por las mañanas y en ayunas. El agua debe estar tibia, ni caliente ni fría, para así asimilarla mucho mejor. Basta con una cucharada bien disuelta en el agua, junto con el jugo de medio limón o incluso menos. Es ideal, por ejemplo, para depurar, perder peso o cuidar de tu hígado.
  • En caso de que necesites este remedio para la salud de tus riñones, sería adecuado que tomaras medio vaso después de tus dos comidas principales.

Como advertencia a tener en cuenta, será mejor abstenerse de este remedio si tienes la tensión elevada. Recordemos que por su nivel de sodio no es aconsejable para hipertensos. También nos limitaremos si padecemos gastritis, porque este remedio alcalino puede causarnos molestias.

Pero por lo general, es un complemento muy adecuado a tener en cuenta. No es un milagro para cualquier enfermedad, pero sí un excelente hábito para mejorar nuestra salud y prevenir afecciones a largo plazo.