4 trucos para limpiar los sartenes quemados en minutos

Pasar mucho tiempo tratando de limpiar los sartenes quemados ya es cosa del pasado. Solo se necesitan algunos ingredientes naturales para sacar la mugre. ¡Mira estos trucos!

Limpiar los sartenes quemados es una de las tareas más tediosas al hacer aseo en la cocina. Aunque las fórmulas mejoradas de los jabones lo pueden facilitar, casi siempre se requieren otros trucos adicionales para poder recuperar el brillo de su superficie.

Es importante tener en cuenta que una mala manipulación de estos elementos puede acelerar su deterioro. Por lo tanto, usar productos inapropiados o esponjas demasiado abrasivas no es la mejor opción para retirar esos residuos que no salen con el detergente convencional.

Entonces, antes de maltratar el material, es conveniente aprender algunos métodos caseros que ayudan a dejarlo impecable en cuestión de minutos. A continuación queremos compartir los 4 mejores trucos para que los tengas en cuenta cuando te enfrentes a este problema.

Trucos para limpiar los sartenes quemados sin dificultad

Pasar demasiado tiempo tratando de limpiar los sartenes quemados ya es cosa del pasado. En los últimos años se han compartido unos trucos sencillos que ayudan a hacer esta tarea sin tanta dificultad. ¿Lista para intentarlo? ¡Toma nota!

1. Vinagre blanco y bicarbonato de sodio

El vinagre y el bicarbonato de sodio pueden acabar con los malos olores.

Tanto el vinagre blanco como el bicarbonato de sodio tienen diversas aplicaciones en la limpieza del hogar. En este caso en particular, desprenden los restos adheridos del fondo de las sartenes y dejan su superficie brillante y limpia.

Ingredientes

  • ½ taza de vinagre blanco (125 ml)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g)

Instrucciones

  • Vierte el vinagre blanco sobre la sartén quemada.
  • Añade las tazas de agua y ponlo a hervir.
  • Posteriormente, retira la sartén del fuego y agrega el bicarbonato de sodio. En este momento notarás un efecto efervescente.
  • Frótalo con una esponja o estropajo y desecha los residuos.
  • Si quedan pegas, frótale más bicarbonato de sodio seco.

Lee también: 6 maneras de limpiar tu hogar con cebolla

2. Patata y sal

Aunque a muchos les parezca raro, es posible limpiar los sartenes quemados con una patata y sal gruesa. Esta combinación de ingredientes hace un “exfoliante” 100% natural que, debido a su textura, elimina las pegas sin afectar la superficie del utensilio.

Ingredientes

  • Una patata cruda
  • 1 cucharada de sal gruesa (10 g)
  • 1 cucharadita de aceite de oliva (5 g)

Instrucciones

  • En primer lugar, corta la patata por la mitad.
  • Enjuaga el sartén y quita los restos de salsas o alimentos.
  • A continuación, rocíale una cucharada de sal gruesa.
  • Luego, frótala usando la patata cortada.
  • Friega la superficie durante unos minutos, con movimientos circulares.
  • Elimina los residuos con agua y, finalmente, deja caer una cucharadita de aceite de oliva para proteger la superficie.

3. Sal gruesa y papel aluminio

El truco de sal gruesa y papel aluminio se recomienda para limpiar los sartenes de hierro que están quemados. Su aplicación no desgasta la superficie y permite quitar esos restos de alimentos que se van quedando pegados uso tras uso.

Ingredientes

  • 1 cucharada de sal gruesa (10 g)
  • Papel aluminio

Instrucciones

  • Rocía una cucharada de sal sobre la superficie de la sartén.
  • Haz una bola con papel aluminio y, en seguida, úsala para fregar las partes quemadas.
  • Frota hasta que el papel quede oscurecido.
  • Por último, enjuaga con el jabón lavavajillas habitual.

También te puede interesar: 5 trucos para limpiar y desinfectar el horno microondas

4. Bicarbonato de sodio y limón

El poder astringente del bicarbonato de sodio puede remover los residuos de grasa y alimentos que afectan la superficie de las sartenes sucias. Además, combinado con limón, ayuda a quitar con facilidad ese aspecto quemado.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio (20 g)
  • ½ limón

Instrucciones

  • Distribuye el bicarbonato sobre la sartén que deseas limpiar.
  • Luego, toma medio limón y frota la superficie.
  • Friega por unos minutos, hasta notar que el utensilio adquiere un aspecto brillante.

Nota: si las manchas oscuras del sartén no desaparecen, caliéntalo previamente con un poco de vinagre.

¡Para tener en cuenta!

Aunque los trucos mencionados están dirigidos a la limpieza de los sartenes quemados, también se pueden aplicar sobre ollas o cualquier utensilio similar. De hecho, de modo opcional, se pueden usar como solución para quitar las pegas de las estufas.

¿Aún no los pruebas en casa? Tenlos en cuenta a partir de ahora y deja de complicarte cuando llegue la hora de limpiar los sartenes quemados.