4 Trucos para reafirmar mejillas caídas

Si bien es la herencia genética la que determina el aspecto de nuestro rostro, unos buenos hábitos alimentarios y unos cuidados específicos pueden ayudarnos a reafirmar nuestras mejillas

¿Sientes que tienes las mejillas caídas? No te preocupes, te damos sencillos y económicos remedios para atenuar este efecto y verte más atractiva. ¡No te los pierdas!

Consejos para atenuar las mejillas caídas

Cómo tratar las mejillas caídas

El paso del tiempo, como ya sabes, va cincelando poco a poco ligeros cambios en nuestro aspecto. Es algo natural que hemos de aprender a asumir.Ahora bien, siempre podemos combatir el efecto del paso del tiempo con remedios caseros y con tratamientos de belleza.

Si bien estos remedios naturales no evitarán que lleguemos con un aspecto veinteañero a los cincuenta, por ejemplo, sí nos servirán para seguir viéndonos bien ante el espejo.

Remedios para las mejillas caídas

Nuestra herencia genética, los cambios de peso y una alimentación correcta o incorrecta determinarán por ejemplo el que nuestras mejillas caídas sean más o menos acentuadas, pero incidimos en ellos, nosotras podemos atenuar los efectos con sencillos remedios. Toma nota:

1. Ejercicios faciales

firmeza rostro

Al igual que hacemos ejercicio para endurecer glúteos o abdomen, podemos hacer lo mismo con nuestras mejillas. Al fin y al cabo, no dejan de disponer de músculos, y por tanto podemos reafirmarlas y corregir su flacidez.

¿Y qué ejercicios podemos hacer para combatir las mejillas caídas? Muy fácil, frente al espejo realiza una sonrisa muy exagerada y marcada que se mantenga unos diez segundos, después descansa y repítelo 5 veces.

Luego, llena tus mejillas interiores de aire, como si estuvieras hinchando un globo. De nuevo, mantén este gesto 10 segundos y relájate, para después repetirlo unas cinco veces más.

Por último, con ambas manos, ejerce un masaje circular justo encima de tus pómulos durante 2 minutos, para después seguir un poco más abajo, en el centro de la mejilla, ahí donde notes tus dientes. ¿Ves que fácil? Repítelo dos veces al día.

2. Mascarilla de aguacate y miel

mascarilla aguacate

Este remedio es muy conocido y realmente fácil de hacer. Ya sabes que el aguacate es reafirmante e hidratante, con él consigues un cutis más tonificado e hidratado.

No tienes más que conseguir la pulpa de medio aguacate y añadirle dos cucharadas de miel. Lo mezclamos todo bien y nos aplicamos esta crema en las mejillas durante 15 minutos.

3. Mascarilla de yogur y Aloe Vera

Aloe vera Maquillaje

Esta nutritiva mascarilla es utilizada por muchas mujeres para luchar contra las mejillas caídas.

El yogur natural combinado con el Aloe Vera actúa como un excelente reafirmante con el cual merece la pena empezar el día. Coloca cuatro cucharadas de yogur natural en un cuenco y añade dos cucharadas del gel de sábila. Con una cuchara mezcla ambos ingredientes hasta que quede homogéneo.

Aplica en el rostro con ayuda de un pincel y deja actuar 20 minutos. Verás como se te adhiere bien a la piel. Pasado este tiempo, puedes retirártelo con agua. Notarás de inmediato una piel muy suave. Si lo hacemos todos los días verás como poco a poco vamos atenuando esas mejillas caídas.

4. Una correcta alimentación

Jugos anemia

Una retención de líquidos hará que las mejillas luzcan más hinchadas y a la larga, estas diferencias de peso pueden hacer que nuestra piel luzca más caída y flácida.

Todo esto lo podemos evitar siguiendo una dieta depurativa a base de zumos naturales de pomelo, naranja e incluso fresas.

Incrementa en tus platos las ensaladas, la fibra, los frutos secos y la proteína siempre vegetal, ya que lo importante es sobretodo reafirmar el músculo.

Si adelgazamos la piel se queda flácida, de ahí que debamos siempre cuidar del músculo facial para que esté fuerte y bien nutrido. No olvides tampoco mantenerte bien hidratada, de ese modo depuramos toxinas y ayudamos a que nuestros órganos funcionen mucho mejor.

Reafirmar las mejillas caídas es posible, con un poco de esfuerzo y estos sencillos consejos. Merece la pena probarlo.