4 trucos básicos para tratar la piel seca

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez el 29 marzo, 2019
Okairy Zuñiga · 30 enero, 2017
Ducharse con agua caliente o bien permanecer demasiado tiempo bajo el agua son dos malos hábitos que, en lugar de favorecer la piel, la agreden y la hacen más vulnerable. 

La piel seca es producto de múltiples factores. A menudo, una combinación de malos hábitos, como ducharse con agua excesivamente caliente, o ducharse varias veces al día, no hidratarse correctamente, no utilizar los productos adecuados, etcétera.

A pesar de que estas acciones parecen no tener ninguna repercusión, lo cierto es que sí. Y aunque la piel seca no parezca ser un problema al principio, con el paso del tiempo, la tirantez, el escozor y las molestias comienzan a afectar la calidad de vida.

Hay que recordar que la piel es el órgano más extenso del cuerpo y se encarga de cumplir con muchas funciones primordiales, tales como la regulación de la temperatura y la protección de los órganos internos de los factores externos. Además, la piel puede llegar a reflejar si algo no va bien en la salud. 

Por ende, mantener la piel bien cuidada e hidratada no solo debe ser una prioridad a la hora de tener un buen aspecto, sino también para mantener la salud del organismo.

Cuidados para la piel seca

En líneas generales, para cuidar la piel seca no hace falta recurrir a medidas extraordinarias. Más bien, hay que prestar atención a todos esos pequeños hábitos que pueden estar fallando a la hora de aportar beneficios a la salud.

A continuación te comentaremos cuáles son algunos de los cuidados básicos que debes tener en cuenta si tienes la piel seca.

1. Beber suficiente agua

beneficios del agua para el cerebro

Sí, mantener una buena hidratación es fundamental para que la piel pueda llevar a cabo sus funciones correctamente y lucir saludable. Esta es una de las razones por las cuales los médicos recomiendan beber 8 vasos de agua al día.

Muchas personas creen que solo hace falta aplicar cremas para hidratar la piel, desde el punto de vista externo, pero lo cierto es que lo mejor es combinar tanto la hidratación ‘externa’ como la ‘interna’.

¡Ojo! No hay que caer en los extremos. El consumo excesivo de agua (hiperhidratación) también es perjudicial para el organismo.

Descubre:7 maneras de tomar más agua

2. Ajustar la temperatura del agua

Muchas personas se duchan o toman baños de agua caliente a diario para relajarse y asearse ‘mejor’. Sin embargo, este es uno de los peores hábitos para la salud de la piel porque destruye sus barreras protectoras naturales.

Por otra parte, ducharse con demasiada frecuencia también altera la producción de esa grasa natural, tan indispensable para la protección de la piel.

Así que, ducharse en exceso y con agua caliente pueden causar resequedad en la piel y, según la persona, más complicaciones a mediano y largo plazo. En este sentido, se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Hay que ajustar la temperatura del agua: ni demasiado fría ni demasiado caliente.
  • Evitar pasar demasiado tiempo bajo el agua.
  • En general, se recomienda ducharse una sola vez al día. Sin embargo, esto puede variar según la persona.
  • Después de que se realice alguna actividad deportiva, habrá que ducharse.
  • Enfatiza el enjabonado en las zonas de los pies y axilas.
  • Utiliza jabones neutros, preferiblemente sin perfume.
  • Utiliza jabones adecuados para el área de los genitales.
  • Después de la ducha o baño, aplícate una crema, loción o aceite hidratante.

3. Depilarse correctamente

La depilación con cuchilla puede empeorar la piel seca. A medida que se afeita el vello no deseado, también se eliminan los aceites naturales.

Para evitar que esto ocurra, hay que procurar afeitarse después de la ducha. En ese momento, el vello es más suave y más flexible, por lo que resultará más fácil removerlo. Ojo, no hay que dejar de utilizar una crema de afeitar o gel. 

Una vez terminada la depilación, se recomienda aplicar una loción humectante para que no promover la piel seca. También se puede utilizar aceite de coco, que tiene propiedades hidratantes.

Te puede interesar: 9 usos del aceite de coco que quizá no conocías

4. Utilizar protector solar

protege tu piel

La falta de protección solar a diario puede ser una de las causas de la piel seca, la aspereza, las arrugas, entre otros. Sin embargo, se puede prevenir el daño si se aplica un protector solar de amplio espectro (FPS 30 o 50) durante todo el año. Incluso en los días nublados o durante el invierno, en general.

  • Para evitar los labios secos y agrietados en invierno, usa un bálsamo para los labios con protector solar 15.
  • En verano, usa camisas ligeras, sueltas y de manga larga cuando estén al sol y un sombrero de ala ancha (de unas 2 pulgadas) para evitar que el sol afecte la zona del cuello, orejas y ojos.

Recuerda

En lo que respecta al cuidado de la piel, lo mejor es poner en práctica pequeñas medidas pero que, al repetirlas a diario, causarán un gran impacto positivo. No hay que esperar a que la piel esté en mal estado para actuar. 

En caso de que no desaparezca la resequedad con estas cuidados básicos, acude a tu dermatólogo para que estudie el caso y te indique qué es lo que debes hacer.