5 aceites medicinales que puedes usar contra la congestión nasal

Solimar Cedeño · 24 julio, 2018
En caso de complicarse, la congestión nasal puede provocar infecciones respiratorias, por lo que es fundamental saber cómo tratarla a tiempo.

Cuando tenemos resfriado, gripe o alguna afección respiratoria es muy común la presencia de la congestión nasal. Este es un síntoma muy molesto que no nos deja respirar y en algunos casos incluso provoca dolor de cabeza.

Si a veces sientes que no puedes respirar, te sientes cansado y desesperado debido a la congestión, opta por alternativas naturales para aliviar tu síntoma. En este caso te recomendamos el uso de aceites esenciales que te ayudarán a sentir alivio inmediato.

¿Qué es la congestión nasal?

La congestión nasal ocurre cuando los tejidos blandos dentro de la nariz se inflaman. Esta inflamación responde a agentes externos como alérgenos, virus o bacterias.

En muchos casos viene acompañada de secreción nasal. Cuando hay exceso de moco, este puede baja por la parte posterior de la garganta, lo que se conoce como goteo posnasal, y provoca dolores de garganta.

Descubre: 10 tips para eliminar la mucosidad crónica de manera definitiva

Aceites medicinales para aliviar la congestión nasal

1. Aceite esencial de eucalipto

Este remedio te ayudará a reducir la inflamación en las vías respiratorias y aflojará el moco de tus pulmones, en caso de que tengas exceso de mucosidad. El aceite esencial de eucalipto tiene propiedades antioxidantes y además fortalecerá tu sistema inmunitario.

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite esencial de eucalipto (14 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Toma una olla y calienta el equivalente a dos tazas de agua.
  • Espera que hierva y agrégale la cucharada de aceite de eucalipto. Apaga la mezcla y viértela en un recipiente de boca ancha.
  • Pon una toalla detrás de tu cabeza e inclina la cara hacia el recipiente, con mucho cuidado, para que respires el vapor. Lo ideal es que te mantengas a una distancia aproximada de 15 centímetros para evitar quemarte.

2. Aceite esencial de lavanda

El aceite de lavanda tiene propiedades antifúngicas, antibacterianas, desintoxicantes y analgésicas, y se usa con frecuencia en la aromaterapia.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite esencial de lavanda (30 ml)
  • 2 cucharadas de aceite de almendras (30 ml)

¿Qué debes hacer?

  • En un recipiente mezcla muy bien ambos aceites.
  • Luego aplícalos directamente sobre el pecho, el cuello y espalda.

Aplicar este aceite a manera de tópico es muy bueno para tratar el resfriado, gripe, tos y congestión nasal. Te ayudará a aflojar la mucosa acumulada en los pulmones y vías respiratorias.

3. Aceite esencial de tomillo

El aceite de tomillo tiene propiedades antibacterianas y antioxidantes. Esto te ayudará a fortalecer el sistema inmunitario y el respiratorio. Se usa con frecuencia para tratar los síntomas del resfriado como la tos, dolores de garganta y congestión nasal.

Con el aceite esencial de tomillo también aprovecharemos la aromaterapia para aliviar el dolor de garganta.

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite esencial de tomillo (15 ml)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Toma una olla y calienta el equivalente a dos tazas de agua. Una vez que hierva el agua, agrega la cucharada de aceite esencial de tomillo.
  • Finalmente haz vaporizaciones con la mezcla. Recuerda colocar una toalla cubriendo la cabeza para que puedas inhalar el vapor y despejar tus vías respiratorias.

Descubre: 6 remedios caseros para la tos

4. Aceite esencial de menta

La menta tiene un olor muy penetrante y con el uso tópico de este aceite esencial tus vías respiratorias se despejarán. Aplícalo todas las noches antes de dormir hasta que desaparezca la congestión.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite esencial de menta (30 ml)
  • 2 cucharadas de aceite de jojoba (30 ml)

¿Que debes hacer?

Aceite de menta

  • En un recipiente mezcla ambos aceites.
  • Aplica la mezcla sobre tu cuello y pecho frotando suavemente hasta que sientas que la piel absorbe la mezcla por completo.

5. Aceite esencial de orégano

Normalmente se utiliza la infusión de orégano para tratar el resfriado y gripe debido a sus propiedades medicinales. Lo mismo ocurre con el aceite esencial.

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite esencial de orégano (15 ml)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

¿Qué debes hacer?

Para hacer vaporizaciones con este aceite solo necesitas hacer lo indicado previamente con el aceite de eucalipto y el de tomillo.

  • Hierve el agua y agrégale la cucharada de aceite de orégano.
  • Vierte la mezcla en un recipiente de boca ancha, coloca una toalla detrás de tu cabeza e inclina la cara a unos 15 centímetros del recipiente.
  • Respira profundo el vapor y verás que en pocos minutos la congestión nasal desaparecerá.

Aplicando con frecuencia alguno de estos tratamientos tus síntomas se aliviarán en poco tiempo. Recuerda asistir al médico si la congestión no cede en una semana. Asimismo, evita exponerte a olores fuertes o alérgenos que empeoren la molestia.