5 afirmaciones que te ayudarán a perdonarte - Mejor con Salud

5 afirmaciones que te ayudarán a perdonarte

En muchas ocasiones, la única persona que puede perdonarte y lograr que sigas adelante eres tú mismo. Aprende de tus errores, asúmelos y avanza para lograr todo aquello que te propongas

Mucho escuchamos sobre la necesidad de perdonar. Nos han dicho que perdonar a quienes nos hacen daño permite que nos liberemos.

Pero, ¿cuántas veces has oído hablar de la necesidad de perdonarte a ti mismo?

A pesar de que perdonarnos es más importante que perdonar a otros, lo hacemos muy poco.

¿Algunas vez has analizado la cantidad de cosas que te recriminas? ¿Cuántas veces te has culpado por tus circunstancias o problemas?

El daño que nos hacemos nosotros mismos suele ser mayor que el que causan otros. Por eso, esta vez queremos ayudarte a liberarte de ello.

Perdonarte no será fácil, ni algo que logres de un día para otro. Se trata de un proceso y las siguientes afirmaciones pueden ser de gran ayuda.

1. Me libero de la pesada carga de la duda, la vergüenza y la culpa

culpa

Estas tres emociones son las principales causantes de muchos de los problemas que enfrentamos. Perdonarte por las acciones o palabras que te llevan a sentir vergüenza, culpa o duda es vital para poder avanzar.

Sin embargo, además de decir esta frase debes enfrentar esas emociones. Justo esta es la parte difícil y de la que muchos huyen.

Detenerte a analizar las situaciones que te causan estas emociones te obliga a reconocer tus debilidades.

Pasar por ese proceso de forma honesta te enseña más sobre ti y te hace impermeable ante futuras situaciones similares.

Incluso, es posible que descubras que aquello que te hacía sentir vergüenza, culpa y duda, en realidad, es algo sin importancia.

Lee también: La vergüenza se puede superar: 3 soluciones que te ayudarán

2. Dejo ir el pasado para vivir el futuro plenamente

A veces, todos los planes y metas que tenemos se ven sofocadas por el pasado. Todas esas cosas y personas que te dañaron pueden detenerte y evitar que llegues a donde deseas si no los dejas ir.

Perdonarte implica dejar de pensar en todo lo que te faltó. Solemos creer que solo podemos perdonarnos por aquello que hicimos mal, pero esto no es así.

Hay ocasiones en que nos quedamos atrapados en las carencias o en las circunstancias que dependían de otros.

Por ejemplo, hay quienes no se perdonan el no haber sido la persona correcta para alguien que amaron. Tú no puedes ser perfecto para todos y el que esa otro no haya encontrado en ti lo que buscaba no te hace peor.

3. Soy capaz de avanzar a pesar de mis errores

En nuestra cultura nos enseñan a evitar los errores y las equivocaciones. Por eso, cuando sentimos que hicimos algo mal nos concentramos demasiado en ello. Podemos pasar meses o años analizando qué salió mal y por qué.

Perdonarte por esos errores es vital para que avances en tu vida. No debes olvidar que todos nos equivocamos cada día y que eso está bien. Los errores son los verdaderos maestros de la vida.

Piensa que, si todo te saliera bien a la primera, en poco tiempo te quedarías sin cosas que aprender. Ni hablar de las experiencias y enseñanzas que cada error te deja.

Es cierto que hay errores que cuestan caro, pero incluso esos tienen algo valioso que enseñarte.

De ahora en adelante ve cada error como un conocimiento que adquirir. Perdónate cuando lo consideres y avanza al siguiente punto de tu vida.

4. Agradezco las cosas buenas que la vida me trae

Sonreir

Si en este momento te pedimos que elabores una lista de las personas y cosas que hacen de tu vida la mejor, probablemente encuentres más de lo que esperabas.

Perdonarte implica aprender a ver y aceptar que no estás solo.

Cuando te perdonas por todas esas cosas que crees que son tu culpa, ver lo bueno ya no es tan difícil.

Con esta frase te estás comprometiendo a enfocar tu atención en lo positivo. Si esto te suena como algo difícil de lograr, es probable que lleves demasiado tiempo viendo la situación desde el ángulo incorrecto.

5. Acepto que hice lo que era posible con lo que tenía disponible

En algunas ocasiones nos toca tomar decisiones rápidamente. Luego, cuando vemos la situación completa o cuando recibimos otra información, descubrimos que nos equivocamos.

En función de la acción es posible que te sientas culpable. Sin embargo, es mejor cambiar la sensación de culpa por la toma de responsabilidad, si actuaste con un mínimo de información.

Cuando tomas responsabilidad puedes perdonarte y actuar para remediar la situación. Si solo te concentras en recordar o culparte por los errores no cambiarás nada.

Recuerda que es mejor ser proactivo que vivir en la queja constante.

Visita este artículo: No tomar decisiones es peor que cometer errores

El único que puede perdonarte está frente al espejo

Es común conocer personas que no logran avanzar en su vida porque siguen esperando el perdón. ¿Es tu caso? ¿Hace cuánto que esperas ser perdonado? ¿En verdad es posible?

La realidad es que hay situaciones en las que el único que puede liberarte de esa carga eres tú mismo.

Puedes encontrarte en una situación donde la otra persona está lejos, no está dispuesto a perdonar o incluso que ya no está en este plano.

Piensa que no puedes continuar tu vida de forma plena si no avanzas hoy mismo.