5 afrodisiacos caseros y sus efectos

Los afrodisiacos caseros se emplean en todo el mundo desde hace siglos. La gran mayoría son plantas de origen oriental.

Hasta ahora no hay una evidencia científica contundente a favor de los afrodisiacos caseros. Los investigadores son tajantes al afirmar que no existen estudios formales que respalden su eficacia. De hecho, han señalado que algunos de esos productos son potencialmente tóxicos.

Pese a esto, en todo el mundo hay afrodisiacos caseros que se emplean desde hace siglos. Algunos, incluso, se utilizan desde hace miles de años. Actualmente, siguen teniendo gran éxito y muchos los consideran una alternativa válida.

La mayoría de afrodisiacos caseros son plantas varias de ellas de origen oriental. No se conocen contraindicaciones para el uso de estos vegetales. De hecho, buena parte de los mismos tienen grandes propiedades nutricionales. Estos son los más destacados.

Ginseng, uno de los afrodisiacos caseros más populares

Raíz de Ginseng

El ginseng es originario de Asia y se emplea en la medicina china desde hace miles de años. En países como Japón, Rusia y Corea se han hecho varios estudios sobre sus propiedades. Se ha logrado comprobar que esta planta genera una sensación de vitalidad física y psíquica.

No hay un solo tipo de ginseng. El que ha cobrado fama dentro de los afrodisiacos caseros es el ginseng rojo. Sus promotores dicen  que tiene la capacidad para aumentar los niveles de testosterona. Esto se traduce en un aumento de la libido. También, se dice que estimula la producción de estrógenos, por lo que es recomendable para las mujeres en la menopausia.

Ver también: Trucos para ser feliz y saludable durante la menopausia

La maca, un vegetal de los Andes

La maca es una planta que se produce, principalmente, en las zonas altas de Perú. Muchos la llaman “el viagra natural”. Se dice que los antiguos incas la utilizaban como uno de sus afrodisiacos caseros. Aseguran que tiene gran capacidad para aumentar el deseo sexual.

La maca crece en las zonas elevadas. Lo que se utiliza como afrodisiaco es la raíz. Esta se seca y se muele para consumirse en polvo. Le adjudican, también, propiedades antidepresivas. Así mismo, aseguran que evita el síndrome premenstrual y las incomodidades de la menopausia.

El ginkgo biloba

ginkgo-biloba

El ginkgo biloba es otro de los afrodisiacos caseros más utilizados. Aseguran que es eficaz tanto en hombres como en mujeres. Se le llama también el “árbol de los 40 escudos”. Es originario de Asia, pero actualmente, se cultiva en muchos países de Europa y de América.

Esta planta contiene una alta cantidad de flavonoides, una sustancia antioxidante que potencia la circulación. También, se dice que aumenta el deseo sexual. En la actualidad, se adelantan varios estudios al respecto. Se sospecha que aumenta el óxido nítrico en el organismo. Esto coincide con el mecanismo de funcionamiento de las pastillas de viagra.

El azafrán

El azafrán es considerado uno de los mejores afrodisiacos caseros. Esto se debe a que tiene la propiedad de generar efectos a mediano y largo plazo. En otras palabras, no solo es eficaz para aumentar el deseo sexual, temporalmente, sino que mejora la función en general.

El azafrán es una especia derivada de la flor “Crocus sativus”. Se ha empleado desde hace miles de años para potenciar la sexualidad. La planta es originaria de Oriente y se dice que fue muy utilizada en antiguo Egipto y en la Grecia clásica.

Te recomendamos leer: Té de azafrán: beneficios y preparación

La Yohimbina

La Yohimbina

El Yohimbe es un árbol nativo de Zambia. De este se extrae una sustancia llamada Yohimbina que se ha hecho famosa por sus propiedades afrodisiacas. Datos no confirmados indican que hasta el 50% de quienes la usan recuperan su función sexual normal.

Actualmente, se emplea también con otros propósitos. Se sabe que aumenta la vitalidad en los atletas. Además, se utiliza para combatir el agotamiento y los dolores musculares. Algunos afirman que ayuda a quienes padecen de hipertensión y de diabetes.

Pese a todo lo que se dice, los médicos recomiendan precaución al ingerir esta sustancia. En algunas personas provoca efectos secundarios adversos. Algunos de ellos son: malestar estomacal, ansiedad, insomnio y aumento de la presión arterial.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar