5 algas para cocinar de manera saludable

12 marzo, 2017
Gracias a su aporte de proteínas las algas favorecen la eliminación de grasa y la formación de masa muscular. Al introducirlas en tu dieta estarás cuidando de tu salud

El aumento de personas vegetarianas y veganas, junto con la investigación de los cocineros vanguardistas, han supuesto la introducción de las algas en nuestros platos.

Las ventajas que presentan son infinitas, pero podemos centrarnos en dos:

  • Por un lado, son muy sabrosas.
  • Por otro, constituyen una fuente proteica increíble.

Como sabes, las dietas ricas en proteínas son muy saludables, ya que propician la eliminación de grasa y la generación de masa de muscular.

¿Te preguntas dónde conseguirlas? Comprarlas no es tan difícil como puede parecer.

Hoy están disponible en la mayoría de tiendas especializadas en nutrición, así como en herbolarios. Del mismo modo, también suelen estar en la sección de frutería de las grandes superficies.

Si vives en una población pequeña, cuya oferta es muy limitada en este sentido, podrás recurrir a internet.  Las encontrarás frescas, deshidratadas, en polvo o en conserva.

No obstante, te recomendamos que tengas algunas precauciones. No todas las algas pueden integrarse en nuestros menús.

Asimismo, existen unas más adecuadas para determinados ámbitos que otras.

Por ello, queremos enseñarte las más recomendables, con el objetivo de que experimentes con ingredientes suculentos y saludables.

¿Nos acompañas?

5 algas para cocinar

1. Lechuga de mar

Wakame

Podemos definir su sabor como “un bocado de mar”. Como decíamos anteriormente, es rica en proteínas. Además, contiene vitamina A, C y fibra.

  • Esto las convierte en un elemento ideal para recetas con fines de pérdida de peso.
  • Eliminarás las toxinas con mucha facilidad gracias a ella, y tendrás la oportunidad de convertir la grasa en músculo con mucha más agilidad.
  • En cuanto a su uso, es muy versátil. Puedes tomarla en ensalada, guisos, revueltos… Cabe casi en cualquier tipo de plato.

Ver también: ¿Cuándo no debo consumir alimentos ricos en fibra?

2. Kombu o Hadai

Su nombre ya nos da una pista de dónde usarla. Estamos hablando de algas para cocinar comida japonesa, coreana y taiwanesa.

Podrás adquirirlas en todas las formas mencionadas arriba.

Es muy útil para sorprender a nuestros comensales, porque su sabor ahumado no se espera en un producto procedente del mar.

  • Su gran volumen de yodo es un instrumento ideal para estabilizar la tensión arterial.
  • Además, acelera e metabolismo, habida cuenta de que dinamiza la actividad de la glándula tiroidea.

3. Ramallo de mar

Algas

 

¿Has probado los percebes? Están muy ricos, ¿verdad? En el paladar son muy parecidos, aunque estas algas para cocinar son mucho más esponjosas y fáciles de consumir.

Lo mejor es incorporarlas a la ensalada o para aromatizar guarniciones y vinagretas.

4. Espagueti de mar

Se llaman así porque son muy carnosas, lo que recuerda a la textura de la pasta. Por otra parte, es inevitable pensar en las judías verdes cuando la muerdes.

Su uso en aperitivos se ha extendido de manera considerable, ya  que tienen entidad suficiente para comerla por sí sola, frita o rebozada.

No obstante, también dan muy buen resultado si se incluyen en el relleno de la croqueta o en guarniciones.

5. Wakame

Algas-mar

De nuevo, nos encontramos con un alga muy original. A pesar de su origen marino, tiende al dulzor.

  • Si te gusta el tofu, en Japón se combinan con mucha frecuencia. Asimismo, su inclusión en la sopa de miso es muy habitual.
  • Te recomendamos que midas muy bien las cantidades, ya que al cocinarlas, aumentan de tamaño.

Te recomendamos leer: Descubre los beneficios de las algas para el hipotiroidismo

Cómo cocinar las algas

Algas frescas

Muchos preferimos consumirlas las algas directamente, frescas. En este caso, es bueno tener en mente que crecen en el mar, lo que significa que tienen una gran cantidad de sal.

Esta es la razón por la que nos tendremos que centrar primero en deshacernos de ella.

  • Para ello, mételas en agua durante 5 minutos y remueve.
  • Repite el proceso al menos en 3 ocasiones.
  • Después, es el turno de cocerlas. El tiempo varía en función de la variedad elegida, por lo que tendrás que leer la etiqueta para conseguir el punto de cocinado idóneo.

Algas deshidratadas

Por su parte, las deshidratadas son mucho más fáciles de manejar.

  • Es posible añadirlas a las elaboraciones que estemos haciendo que necesiten mucha agua.
  • No obstante, se recomienda sumergirlas en agua durante unos minutos para que recuperen su tersura original para otras recetas.

No parece tan complicado, ¿no? Si eres de los que disfruta probando productos buenos, al tiempo que busca cuidarse, tienes que probar las algas para cocinar.

Son fáciles de usar, aportan muchos beneficios para nuestra salud y, además, nos aportan una gran dosis de originalidad y diversión en nuestras combinaciones.

Te puede gustar