5 alimentos curativos que pueden salvar tu vida

Los flavonoides del chocolate negro mejoran el flujo sanguíneo e impiden la formación de los coágulos de sangre, por lo que disminuye el riesgo de ataques al corazón.

¿Sabías que existen ciertos alimentos que, gracias a sus propiedades medicinales, pueden ayudar a mejorar nuestra vida? Se tratan de alimentos de uso diario que poseen excelentes beneficios para nuestra salud, pero en muchas ocasiones pasan desapercibidos por nosotros.

1. El ajo: la mejor opción

El ajo es uno de los vegetales con mayores propiedades medicinales y curativas demostradas en experimentos.

El ajo tiene un efecto purificador, desinfectante y germicida; además, interviene de manera efectiva en el alivio de alteraciones de la sangre. El ajo puede ser usado externa o internamente por personas con complicaciones de salud como por las más sanas sin ser contraproducente, pues es inofensivo.

Comúnmente usado para…

  • – Diabetes.
  • – Diarreas o cólicos intestinales.
  • – Estimular el apetito y ayudar la digestión.
  • – Combatir las enfermedades del hígado.
  • – Combatir enfermedades de la vía respiratoria.
  • – Enfermedades infecciosas (Difteria, gripe, tifus, fiebre tifoidea)
  • – Eliminación de parásitos.

¿Cómo hacer?

El tratamiento con el ajo consiste en tomarlo en ayunas todos los días. No obstante, si quieres mejores resultados, deberás hacerlo en ayunas, a medio día y por la noche. Será efectivo.

2. Avena

copos de avena Daniel

La avena es un carbohidrato, conocido generalmente como un cereal similar al trigo. Por esta razón, muchas personas tienen la creencia de que ésta causa aumento de peso, pero no es así. Por el contrario, la avena contribuye de muchas maneras al buen funcionamiento de nuestro organismo.

Además de que la avena proporciona bastante fibra, ayuda al sistema digestivo a procesar mejor, contribuye a la reducción de los niveles de colesterol y aporta estabilidad a los niveles de azúcar en la sangre.

¿Cómo hacer?

Puedes consumir la avena como desees (eso sí, preferiblemente en hojuelas). Está en tu elección si la prefieres sólo con leche o si deseas agregarle otros ingredientes. Puedes consumir un tazón de avena diariamente.

3. Frutos secos

frutos secos steffenz

Los frutos secos o deshidratados son un complemento ideal para nuestras comidas o para nuestras actividades diarias.

Puede ser común que en tus días hayas tenido antojo de consumir un caramelo o una golosina para experimentar diferentes sabores o para cambiar el sabor del cotidiano. No obstante, el hecho de consumir dulces no está proporcionando buenos ingredientes a tu organismo, pues estos no aportan vitaminas ni minerales y sólo te llenan de calorías; de hecho, pueden resultar muy perjudiciales, llegando incluso a producir diabetes.

Por esta razón, te recomendamos que cambies tus golosinas por un fruto seco que, además de ser un rico postre, es muy saludable, contiene poca azúcar, es rico en minerales y fibras y ofrece orden a nuestro organismo, teniendo una buena proporción de potasio.

4. Chocolate

Chocolate

No hay algo más placentero que degustar un trozo de chocolate entre nuestra rutina, pero, al parecer, no sólo placer nos ofrece el chocolate. Según estudios, se ha sabido que el chocolate puede proteger contra los coágulos de sangre y reducir el riesgo de contraer una enfermedad cardíaca, es decir, disminuye el riesgo de ataques del corazón.

En este punto es preferible consumir chocolate negro orgánico, pues éste se encuentra en un estado puro, libre de azúcares adicionales y leche.

5. El tomate

Jugo de tomate

Los tomates tienen una característica particular: son ideales para aclarar la piel. Pero, además de ello, se han descubierto otras características muy saludables en cuanto al consumo del tomate, dejando lejos los prejuicios que giraban en torno a éste.

El tomate actúa con gran potencia en la sangre, con un contenido rico en vitamina K, la cual ayuda a prevenir hemorragias. Asimismo, ejerce su función de purificador o depurador de la sangre. También, cuenta con una capacidad activadora de fermentos digestivos, asegurando un mejor proceso del metabolismo de nuestro organismo.

El tomate llega a actuar como laxante y es beneficioso para combatir la obesidad y los trastornos del hígado.

¿Cómo hacer?

Preferiblemente, consume el tomate en estado natural (crudo) e intenta incluirlo en tus comidas.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar