5 alimentos curativos que puedes cultivar en casa

Podemos plantar menta en cualquier época del año. Necesita muy pocos cuidados, repele las plagas y le aporta a tu hogar un aroma delicioso

No importa que vivas en un piso pequeño, la oportunidad de cultivar en casa tus propios alimentos curativos siempre vale la pena. Basta con unas cuantas macetas, la constancia de ofrecerles agua de vez en cuando, y un espacio ligeramente luminoso. Aloe Vera, Menta, Manzanilla.. te servirán de ayuda, y a tus niños les encantará verlas crecer aprendiendo además las maravillas que nos aporta la naturaleza.

Plantas medicinales que puedes cultivar en casa

Disponer de tu propio huerto casero en plantas medicinales, es casi como disponer de una pequeña farmacia de la que beneficiarte en cada momento. Un resfriado, un dolor de estómago, una herida que no cicatriza, un buen tónico relajante... la naturaleza es sabia y maravillosa, un remedio al alcance de todos de la cual poder aprender día a día. ¿Por qué no disponer entonces de tu pequeña selección de plantas medicinales en casa? Claro que sí. Vale la pena, así que toma nota de las especies más cotidianas que puedes cultivar de forma sencilla en macetas.

1. Aloe vera ( sábila)

aloe vera

El Aloe Vera, no necesita excesivos cuidados. Debes dejar las macetas en pleno sol  en el balcón de casa, por ejemplo, y regarlas de vez en cuando. Suelen ser bastante prolíficas. Sus hojas carnosas están nutridas por agua, enzinas y ricos aminoácidos capaces de regenerar la piel dañada. Un gel curativo que podremos extraer fácilmente cortando sus hojas. A la hora de cultivarla en casa, comentarte que siempre es mejor hacerlo en maceta de barro en vez de plástico. La llenamos de tierra normal con un 50% de turba, mientras que en el fondo, y a modo de drenaje, colocaremos dos dedos de grava. Esencial que siempre tenga mucha luz del sol directa, así que en invierno, es recomendable protegerla del frío.

2. Menta

menta2

¿Quién puede resistirse a una buena infusión de menta a media tarde? Es ideal para el dolor de estómago, un gran tonificante con efectos calmantes que podemos combinar a su vez con otro tipo de plantas para realizar tés e infusiones. Es un gran remedio natural que te encantará poder cultivar en una maceta o en tu jardín de casa si dispones de él. Aderezará tus postres, tus comidas… pero ¿cómo cultivarlo? muy fácil, se trata de una planta que puede plantarse en cualquier época del año, y que necesita pocos cuidados ,y que además, repele hormigas, pulgones y muchas otras plagas. Busca una maceta de barro, pon a partes iguales tierra y turba, al igual que la base de grava que hará de drenaje. La menta prefiere la semi-sombra, así que no la expongas directamente al sol.

3. Salvia

salvia-3

¿Sabes qué significado tiene la palabra salvia? “Estar en buena salud”. Para beneficiarnos nosotros también de esta maravillosa planta medicinal por excelencia, debes buscar tierra más bien arcillosa, y siempre con un buen drenaje en su base. La salvia, además necesita mucho sol, de ahí que por ejemplo será perfecto que la coloques en el balcón de casa, o en ese rincón que casi siempre está iluminado. La salvia es una planta excepcional que nos sirve de condimento alimentario, y también como infusión. Es relajante, digestiva y muy adecuada para reducir inflamaciones o incluso dolores de cabeza. ¿Te vas a resistir a no tenerla?

4. Perejil

perejil1

El perejil es un gran desintoxicante. Limpia nuestros riñones, elimina el mal aliento, protege nuestro sistema inmunitario, condimenta nuestras comidas y, además, dispone de un excelente nivel de hierro. Ideal si al día tomamos una cucharadita de esta planta maravillosa que todos deberíamos tener en casa. Pero ¿cómo cultivarla? Es muy fácil. El perejil necesita al menos 5 horas al día de buen sol. Después ya podemos ponerlo a la sombra. Necesitarás una maceta con poca tierra, algo de turba y la base con gravilla. El inconveniente es que tarda bastante tiempo en crecer, de ahí que no debas olvidar seguir regando su tierra aunque creas que sus semillas no van a germinar nunca. Pero lo harán. Tardará unos cuantos meses, pero saldrá. Y cuando lo hace, cuando el perejil florece, ya nunca podrás pasar sin él. Recuerda que tu perejil siempre tendrá más sabor que el de los supermercados, y que lo podremos cortar cuando queramos sin que pierda sus propiedades en la nevera como cuando hemos de comprarlo.

5. Manzanilla

Manzanilla

La manzanilla es una planta medicinal que todos deberíamos tener en casa. Nos ayuda a relajarnos, a conciliar mejor el sueño, reduce la ansiedad y regula problemas cardíacos. Vale la pena entonces tenerla siempre a mano para hacernos una infusión cuando más lo necesitamos. ¿Cómo cultivarla? Muy fácil,  deberemos plantarla siempre en verano, cuando más calor hace. Necesita una parte de tierra bien oscura, con otra de arena, de este modo siempre podrá drenar mejor el agua. Después deberás ponerla en una parte de la casa donde haya luz, pero donde no le de excesivamente el sol, no al menos directamente. Recuerda que para hacer las infusiones de manzanilla necesitamos las flores, de ahí que sea necesario que esperes a que los pétalos estén completamente abiertos para cogerlas. Pero con cuidado, no vayas a arrancar el tallo, de lo contrario no podrán volver a salir.

Desde nuestro espacio te animamos pues a que cultives estas plantas medicinales en casa, que lo hagas junto a tus hijos y que podáis disfrutar de sus saludables beneficios.

Te puede gustar