5 alimentos importantes en el desarrollo de los huesos del niño

Para favorecer el desarrollo de los huesos del niño, además de lácteos, debemos darle otros alimentos ricos en calcio y otros nutrientes que ayudan a conseguir un esqueleto fuerte y sano.

La alimentación es fundamental para el desarrollo de los huesos del niño. Por esta razón, debes ser cuidadoso al seleccionar los alimentos que le darás de comer. Si quieres que tu hijo crezca sano y fuerte, es fundamental que le mantengas una dieta sana y equilibrada, rica en carbohidratos y minerales.

El esqueleto humano adulto está compuesto por 206 huesos, sin contar los dientes. Durante la infancia y la adolescencia estos huesos crecen y se fortalecen. Sin embargo, para un desarrollo óptimo, es necesario mantener un estado nutricional adecuado.

¿Cuáles con los alimentos importantes para el desarrollo de los huesos del niño?

El calcio es fundamental para el buen desarrollo de los huesos del niño. Desde que cumple los 6 meses  y hasta los 18 años, es vital incluirlo en la dieta de tu hijo. Este micronutriente ayuda a la formación de huesos y dientes fuertes y a la coagulación de la sangre. Además, fomenta el funcionamiento del sistema nervioso y activa la enzimas que convierten la comida en energía.

La cantidad de calcio que el niño debe consumir tiene que ser equivalente a 2 o 4 vasos de leche diarios. Si el niño es pequeño debe ser menos, pero a medida que va creciendo la cantidad debe ir aumentando. No obstante, no es preciso que el calcio se consuma exclusivamente a través de la leche.

Existen otros alimentos ricos en calcio, y hay que incluirlos en la dieta de tu hijo. La cantidad de mineral que contengan estos alimentos varía dependiendo del tamaño y la composición. No necesariamente debe consumir la cantidad diaria recomendada (CDR). Si el promedio mensual de calcio es el adecuado, el desarrollo de los huesos del niño será el correcto.

Pediatra con niña y radiografía

1. Leche y sus derivados

La leche y sus derivados son excelentes opciones para conseguir el calcio suficiente para el organismo. Además, contiene otros elementos esenciales para el desarrollo de los huesos del niño. Por ejemplo, el fósforo y el magnesio.

  • Un niño alimentado con leche materna no necesita tomar leche ni derivados, mientras esté siendo amamantado, tenga 6 meses o 2 años. Evidentemente, que no lo necesite no significa que no lo pueda tomar.
  • Por otro lado, los yogures tienen muchas proteínas para un bebé. Sin embargo, se deben añadir a la dieta del niño a partir de los 6 meses. El yogur más idóneo para tu hijo es el natural, sin aditivos ni edulcorantes.

¿Lo sabías? La dieta de tu hijo cambia tras cumplir 2 años

2. Verduras

Algunas verduras, como la espinaca, son una excelente fuente de calcio. Estas son una buena opción para aquellas personas que no les gustan los productos lácteos o son intolerante a la lactosa. Una taza de espinaca contiene el 25 % de la cantidad diaria recomendada de calcio. Además, le aporta a tu hijo fibra, hierro y vitamina A.

Otra de las verduras que ayuda al desarrollo de los huesos del niño es el brócoli. Su alto contenido de calcio, magnesio, fósforo y vitamina K ayuda a prevenir enfermedades óseas y mantener los huesos sanos y fuertes. También favorece la formación de colágeno y mantiene sanos los tejidos del cuerpo. Todo esto es especialmente importante en los niños, ya que se encuentran en formación.

Lee este artículo: Brócoli en la dieta infantil: descubre por qué es tan recomendado

3. Huevos

Niño comiendo tortilla

El huevo es un alimento sumamente saludable y no puede faltar en la dieta de tu hijo. Un huevo tiene alrededor de 60 gramos y aporta 6 gramos de proteína.También es rico en minerales (calcio y fósforo). El mayor porcentaje de micronutrientes se concentra en la yema.

Añadir huevos en la alimentación de tu hijo contribuye con el desarrollo de los músculos y a la mineralización de los huesos. En esta etapa, el niño se encuentran en el proceso de crecimiento y requiere de una dieta balanceada.

4. Pescado

Existen diferentes clases de pescado, pero todos aportan una cantidad de nutrientes indispensables para el desarrollo de los huesos del niño.

  • Las sardinas son ricas en vitamina y calcio. Se pueden combinar con pastas o ensaladas, para variar el menú de tu hijo.
  • Por otro lado, el salmón es una muy buena fuente de omega 3 y aporta la CDR de vitamina D.
  • El atún enlatado también contiene alrededor del 39 % de la CDR de vitamina D para tu hijo.

5. Frutos secos

Los frutos secos son los perfectos sustitutos de los lácteos. Contienen vitamina B, hierro, fósforo, potasio y selenio. Asimismo, son buenos para el desarrollo de los huesos del niño, ya que tienen una cantidad elevada de calcio. Además, su contenido en ácidos oleicos y linoleicos ayuda a la circulación.

Conclusiones

Es sumamente importante que prestes atención a todo lo que come tu hijo. Estos alimentos serán los que nutrirán los huesos de tu pequeño y le ayudarán a crecer sano y fuerte. Una dieta balanceada es la base para un niño sin problemas de salud.

Niñas con mamá en la cocina

Enséñale desde muy pequeño a comer todo tipo de vegetales, frutos secos y pescados. Tú eres su ejemplo. Por eso, si quieres que tu hijo tome brócoli, consúmelo con él y explícale por qué es tan importante. Recuerda que son lo que comen.