5 alimentos que cuidarán de tu salud hepática por la noche

Valeria Sabater · 26 marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 19 febrero, 2019
Dado que durante la noche el organismo no deja de trabajar, para favorecer la salud hepática, es conveniente evitar alimentos pesados y optar por aquellos que estimulen las funciones del hígado.

Una buena salud hepática es sinónimo de bienestar. Si el hígado está fuerte, las digestiones se llevan a cabo de forma adecuada y podemos disfrutar de un equilibrio interno que también se nota por fuera.

Ahora bien, en el momento en que esté inflamado o sobrecargado notaremos de inmediato los síntomas. Uno de los más comunes es despertarse a menudo por la noche con sensación de «llenura» o presión.

Hay que tener en cuenta que el hígado tiene sus propios ritmos de trabajo y, aunque no lo creamos, es uno de los órganos más activos durante las horas nocturnas, al igual que el cerebro.

Es importante cuidar la alimentación a lo largo del día pero, por la noche, debemos prestar especial atención al valor nutricional de los alimentos, ya que lo que comamos durante esas últimas horas del día determinará en gran parte el descanso. A continuación te comentamos qué alimentos le van bien a tu hígado a la hora de cenar y por qué.

El cuerpo sigue estando «activo» durante la noche

El cuerpo, lejos de desconectarse en el momento en que cierras los ojos y caes en un descanso reparador, sigue llevando a cabo múltiples tareas. Aquí tienes unos pequeños ejemplos que te ayudarán a hacerte una idea de lo importante que puede ser disfrutar de un sueño profundo:

Dormir bien

  • Se libera vasopresina, una hormona que provoca un aumento de la reabsorción de agua y evita que perdamos esta agua por problemas gástricos. A esta sustancia también se le conoce como la »hormona antidiurética».
  • El sistema endocrino también tiene sus responsabilidades: durante la noche se producen los picos más altos de producción de la hormona del crecimiento, algo esencial en los niños.
  • La melatonina aparece a estas horas para favorecer tanto un sueño adecuado como una correcta regeneración celular.
  • Durante la fase del sueño Delta o sueño profundo, se reduce la tensión arterial para proteger al corazón y favorecer su descanso y calma.
  • Cuando dormimos baja el tono y la musculatura se relaja. Podemos entonces sintetizar hormonas y proteínas para los músculos. Se favorece la regeneración de muchas estructuras como, por ejemplo, los discos intervertebrales, que se rellenan y se fortalecen.
  • El cerebro, por su parte, está increíblemente activo. Se asientan datos, informaciones y se desechan aspectos que no son importantes.
  • Mientras duermes, se llevan a cabo múltiples tareas en el sistema inmunitario como por ejemplo: la depuración de elementos nocivos o la renovación de las defensas.
  • El hígado es uno de los órganos que más funciones desempeña durante la noche. Metaboliza muchas enzimas, proteínas y vitaminas y, además, cumple tareas imprescindibles de depuración junto con el sistema linfático.

Si lo sobrecargas durante la cena con alimentos con grasas, muy picantes o con exceso de azúcar, impides que lleve a cabo sus tareas de forma óptima.

Descubre: Las mejores hierbas para dormir toda la noche

Salud hepática: alimentos que debes tomar por la noche

Algo que debemos tener en cuenta es que la cena requiere de unos «rituales» y de unas normas que debes cumplir para favorecer no solo la salud hepática, sino también para favorecer un adecuado descanso:

  • Debes cenar como mínimo dos horas antes de ir a dormir. De este modo podrás hacer bien la digestión y llegar a la cama listo para que, en las siguientes horas, el hígado pueda cumplir ya sus funciones.
  • Intenta cenar siempre a la misma hora. Al cerebro y al cuerpo le gustan los hábitos regulares.
  • Nunca hagas esfuerzos considerables o ejercicios fuertes después  de la cena o antes de ir a dormir.
alcachofa

 1. Las alcachofas

Una cena ideal para favorecer la salud del hígado sería, por ejemplo, unas alcachofas con un poco de aceite de oliva, vinagre de manzana y un poco de jugo de limón.

  • Las alcachofas fortalecen el hígado y la vesícula biliar. Presentan una capacidad hepatoprotectora, según afirma la revista «Plant Foods for Human Nutrition».
  • Ayudan a realizar una buena digestión.
  • Estimulan la micción.
  • Favorecen la renovación celular.
  • Pueden ayudar a tratar el hígado graso. No obstante, y pese a que hay estudios que afirman la eficacia del extracto de alcachofa en el tratamiento del hígado graso no alcohólico, faltan todavía ensayos que evidencien esta utilidad. El consumo de alcachofa no debe de sustituir ningún tratamiento farmacológico.

2. Las espinacas

En general, todas las verduras de hoja verde, son ricas en fibra, en vitamina B y en ácido fólico que estimulan las funciones hepáticas y renales. No dudes en acompañar tus cenas con espinacas, diente de león, rúcula, achicoria, entre otras.

De todos modos, los ensayos realizados sobre la influencia del ácido fólico en la salud hepática han sido ejecutados en animales. Por este motivo los resultados no son extrapolables al ser humano.

3. Agua de pasas

Las pasas son un alimento maravilloso para cuidar del hígado. Su consumo se asocia con mejoras en el perfil lipídico, según un artículo publicado en la revista «Food Research International». Son una fuente natural de antioxidantes que favorecen la depuración del hígado a la vez que le aportan múltiples vitaminas.

Puedes acompañar tus ensaladas con unas pocas uvas pasas. No obstante, en tus cenas también te vendrá muy bien prepararte esta agua tan medicinal.

Ingredientes

  • 1 taza y media de uvas pasas (150 g).
  • 2 vasos de agua (500 ml).

Preparación

  • Este remedio natural lo prepararás de un día para otro y lo tendrás para dos noches seguidas. Lo que harás es simplemente cocer las uvas con el agua a lo largo de media hora. Después, lo dejas en reposo toda la noche.
  • Al día siguiente, solo tendrás que separar las uvas del agua y beberla tibia antes o después de tu cena.
agua de pasas para la salud hepática

Descubre: Recomendaciones para tener una buena digestión

4. La remolacha o betabel

Las remolachas disponen de un aporte maravilloso de nutrientes para favorecer la salud del hígado: betalaína, fibra, hierro, betacianina, ácido fólico, entre otros.

Los estudios que relacionan el consumo de remolacha con la salud hepática se han llevado a cabo en ratones. A pesar de que los resultados son prometedores no son extrapolables al ser humano. Se necesitan más ensayos que permitan establecer evidencias al respecto.

5. Las zanahorias

¿Tienes zanahorias en casa? Lo ideal es que sean de producción orgánica para que así, sean de mayor calidad. Son ricas en agua, flavonoides y beta-carotenos y ayudan a combatir problemas hepáticos como la inflamación o la cirrosis.

Los carotenoides presentan un importante papel antioxidante que puede contribuir a mejorar la salud hepática. En concreto destaca el potencial de la vitamina A, según la ciencia.

¡Para tener en cuenta!

Ahora que ya sabes lo importante que es saber elegir los alimentos que conformarán la última comida del día, podrás elegir mejor tus comidas y tener un mejor descanso. Eso sí, recuerda no excederte en las cantidades y beber suficiente cantidad de líquido.

Por otra parte ten en cuenta que los alimentos expuestos deben de encuadrarse dentro de una dieta variada y equilibrada. Además no deben sustituir ningún tratamiento farmacológico.

  • Kilburn, M. (2018). How does your liver affect your sleep? A Vogel. [Online] Avaiable at: https://www.avogel.co.uk/health/sleep/how-does-your-liver-affect-your-sleep/
  • Bruyneel, Marie and Thomas Sersté. “Sleep disturbances in patients with liver cirrhosis: prevalence, impact, and management challenges” Nature and science of sleep vol. 10 369-375. 2 Nov. 2018, doi:10.2147/NSS.S186665
  • Bhat, Mamatha et al. “Prevalence and predictors of sleep disturbance among liver diseases in long-term transplant survivors” Canadian journal of gastroenterology & hepatology vol. 29,8 (2015): 440-4.
  • Ben Salem M., Affes H., Ksouda K., Dhoubi R., et al., Pharmacological studies of artichoke leaf extract and their health benefits. Plant Foods Hum Nutr, 2015. 70 (4): 441-53.
  • Panahi Y., Kianpour P., Mohtashami R., Atkin SL., et al., Efficacy of artichoke leaf extract in non alcoholic fatty liver disease: a pilot doublé blind randomized controlled trial. Phytother Res, 2018. 32 (7): 1382-1387.
  • Sid V., Shang Y., Slow YL., Hewage SM., et al., Folic acid supplementation attenuates chronic hepatic inflammation in high fat diet fed mice. Lipids, 2018. 53 (7): 709-716.
  • Kanellos PT., Kaliora AC., Protogerou AD., Tentolouris N., et al., The effects of raisins on biomarkers of endothelial function and oxidant damage; an open label and randomized controlled intervention. Food Res Int, 2017. 102: 674-680.
  • Lorizola IM., Furian CPB., Portovedo M., Milanski M., et al., Beet stalks and leaves (Beta vulgaris L.) protect agianst high-fat diet induced oxidative damage in the liver in mice. Nutrients, 2018.