5 alimentos que ayudan a tu sistema inmune

Okairy Zuñiga·
20 Febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la fisioterapeuta y nutricionista Sofía Quintana Alonso al
13 Enero, 2019
El sistema inmune es la defensa natural del cuerpo contra agentes extraños, como microbios, toxinas e, incluso, células propias anormales. También actúa en la inflamación y la cicatrización. Conoce qué alimentos refuerzan tu sistema inmune e inclúyelos en tu dieta.

El sistema inmune es el mecanismo de defensa que tiene el cuerpo para combatir los agentes extraños, como pueden ser bacterias, virus, parásitos, o toxinas. Incluso, este sistema actúa contra células propias que han sido alteradas por algún motivo, por ejemplo, las células cancerígenas.

Además, procesos como la inflamación y la cicatrización de heridas, también requieren de un sistema inmune que funcione correctamente. Por fortuna, en nuestras manos está “estimular” e “impulsar” el buen funcionamiento de este mecanismo de defensa. 

Haciendo una buena elección de alimentos podemos proporcionarle nutrientes que son determinantes para sus funciones. Y es que, como lo demuestra un estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, micronutrientes como las vitaminas y minerales pueden ayudar a combatir sus debilidades. Te damos varias opciones.

También lee El sistema inmune: nuestro ejército contra las enfermedades.

Alimentos para el sistema inmune

La relación de la alimentación con las funciones del sistema inmunitario han sido un tema de investigación en las últimas décadas. De este modo, se ha determinado que una adecuada asimilación de nutrientes como zinc, selenio, hierro,cobre, vitaminas A, C, E y B-6 y ácido fólico puede mejorar la respuesta inmune.

Por otro lado, como lo detalla una investigación en Journal of Traditional and Complementary Medicine hay componentes propios de ciertos alimentos que también pueden actuar como inmunomoduladores. De este modo, aunque es esencial mantener una dieta balanceada, resulta conveniente consumir, en particular, ciertos alimentos. 

Sandía

De acuerdo con una publicación en Nutrition Research, la sandía es una fruta con gran capacidad antioxidantes y compuestos bioactivos que contribuyen al bienestar. Su consumo no solo se vincula con una reducción de los marcadores de inflamación, sino también con una mejora en la respuesta inmune. Cómela para reducir el riesgo de enfermedad.

El aminoácido de la sandía

Yogur

Un alimento deliciosa y saludable que nos ayuda a mantener el sistema inmune en óptimas condiciones es el yogur natural. Gracias a su contenido de probióticos, es decir, cultivos vivos de bacterias, fortalece la microbiota y, de paso, los mecanismos de defensas. 

Estas bacterias se instalan en el intestino e impiden que bacterias perjudicales ocupen ese lugar. Según un estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, el yogur mejora la calidad de la dieta, pues contiene nutrientes como calcio, zinc, vitaminas B y probióticos.

Por lo anterior, incluirlo dentro del plan de alimentación mejora las funciones inmunes y disminuye el riesgo de enfermedades e infecciones. Puedes consumirlo al desayuno, durante la merienda o la cena.

También lee ¿Qué son y para qué sirven los probióticos?

Ajo

De acuerdo con información en Journal of Immunology Research, el ajo contiene alicina, un compuesto capaz de fortalecer el sistema inmune en la lucha contra infecciones y bacterias. Se estima que las personas que consumen ajo regularmente tienen menos probabilidades de enfermar de gripe que quienes no lo consumen.

reducir el colesterol con ajo

Hongos comestibles

Los hongos comestibles se han popularizado por su versatilidad y sabor. Sin embargo, más allá de esto, también se les ha reconocido como aliados para mejorar la salud.

Un estudio publicado en International Journal of Medical Microbiology determinó que los hongos son fuente de importantes compuestos bioactivos y, además, ayudan a potenciar las funciones inmunes.

Esta misma publicación destaca que tienen propiedades antibacterianas, vitaminas (B1, B2, B12, C, D y E), minerales y otros nutrientes que promueven el bienestar. Incluso, se conocen por su capacidad para ayudar a regular el colesterol.

También lee Aprende a cultivar champiñones en casa

Zanahoria

La zanahoria es un vegetal nutritivo que podemos aprovechar en múltiples recetas. Información divulgada a través de Journal of Food Science and Technology destaca que es la fuente de carotenoides más importante en la dieta de países occidentales. Además, también tiene otras sustancias bioactivas beneficiosas para la salud. 

Esta misma publicación destaca que un consumo habitual de zanahoria fortalece las funciones del sistema inmune, mejora la digestión, favorece la salud cardiovascular y, en general, promueve el bienestar físico y mental. Te invitamos a consumirla en zumos y ensaladas.

Resumiendo…

El consumo de alimentos ricos en vitaminas, minerales, antioxidantes y otros compuestos bioactivos puede ayudarnos a potenciar las funciones del sistema inmune. En cualquier caso, siempre es conveniente consultar al nutricionista para obtener planes de dieta completos y acordes a nuestras necesidades.

  • Cooper EL, Ma MJ. Understanding nutrition and immunity in disease management. J Tradit Complement Med. 2017;7(4):386–391. Published 2017 Jan 16. doi:10.1016/j.jtcme.2016.12.002
  • Hong, M. Y., Hartig, N., Kaufman, K., Hooshmand, S., Figueroa, A., & Kern, M. (2015). Watermelon consumption improves inflammation and antioxidant capacity in rats fed an atherogenic diet. Nutrition Research35(3), 251–258. https://doi.org/10.1016/j.nutres.2014.12.005
  • El-Abbadi NH, Dao MC, Meydani SN. Yogurt: role in healthy and active aging. Am J Clin Nutr. 2014;99(5 Suppl):1263S–70S. doi:10.3945/ajcn.113.073957
  • Arreola R, Quintero-Fabián S, López-Roa RI, et al. Immunomodulation and anti-inflammatory effects of garlic compounds. J Immunol Res. 2015;2015:401630. doi:10.1155/2015/401630
  • Sharma KD, Karki S, Thakur NS, Attri S. Chemical composition, functional properties and processing of carrot-a review. J Food Sci Technol. 2012;49(1):22–32. doi:10.1007/s13197-011-0310-7