5 alternativas para tratar las varices

Uno de los problemas circulatorios más comunes son las varices y tienen un origen muy diverso. Descubre las cuáles son las alternativas naturales para solucionarlo.

Para tratar las varices no hace falta recurrir siempre a medicamentos. De hecho, existen muchas alternativas naturales a nuestra disposición que podemos aprovechar.

Las varices no solo son un problema estético sino también orgánico. Provocan malestar e incomodidad. Por algo se ha extendido la expresión ”piernas pesadas” entre los pacientes con esta afección.

Recordemos que las varices son dilataciones de los vasos sanguíneos que dificultan el flujo normal de la sangre hacia las partes inferiores del cuerpo y, por tanto, perjudican el retorno de la sangre al corazón. Se trata de un problema muy común en la población a nivel mundial.

Causas de las varices

6 tipos de obesidad y sus causas

Su origen es la mala circulación sanguínea, principalmente. No obstante, las varices también pueden estar ocasionadas, directa o indirectamente por otros factores tales como:

  • Herencia genética.
  • Colesterol elevado.
  • Sedentarismo.
  • Hipertensión.
  • Obesidad.

Otro factor influyente a tener en cuenta es la falta de atención que se le da a la salud cardiovascular. Por esta razón, es recomendable acudir a un chequeo médico anual. Especialmente si existen antecedentes familiares o si sufrimos de algún tipo de afección cardiovascular.

Aunque tratar las varices es posible, lo mejor que podemos hacer es tomar medidas preventivas para no propiciar su aparición. De hecho, existen varias alternativas y ninguna de ellas es tan compleja como se pueda creer.

En este sentido, las varices no tienen solo un tratamiento médico. De hecho, la cirugía está reservada para los casos de mayor gravedad.

Ver también: Cómo evitar la obesidad infantil

Prevención de las varices

Tomar-agua

Lo mejor que podemos hacer para cuidar de nuestra salud es optar por hábitos saludables y un estilo de vida equilibrado. Esto incluye lo siguiente:

  • Alimentarse de manera saludable.
  • Mantenerse bien hidratado.
  • Ejercitarse regularmente.
  • Evitar permanecer mucho tiempo de pie o sentado.

Adicionalmente, es necesario llevar a cabo las siguientes acciones.

  • Realizar estiramientos cada 2 horas (al menos en la oficina).
  • Alternar la temperatura del agua de la ducha. De esta manera se favorece la circulación sanguínea. Cuando utilices el agua caliente, este no debe superar los 38ºC.
  • Coloca tus pies en alto, cada cierto tiempo, para que el retorno sanguíneo pueda ocurrir con mayor facilidad.
  • Opcionalmente puedes masajear tus piernas con algún aceite esencial durante 15 o 20 minutos al día.
  • Evita usar prendas de ropa ajustadas.
  • Utilizar un calzado cómodo a diario.
  • Evita exponer las piernas al calor excesivo. En caso de te encuentres en la playa o en cualquier espacio al aire libre, utiliza protección solar.

Te recomendamos leer: Beneficios de tomar agua con vinagre y bicarbonato antes de las comidas

Alternativas naturales para tratar las varices

Enjuague bucal de eucalipto

A pesar de que existen diversos fármacos vasoprotectores y venotónicos, también se pueden encontrar varias alternativas naturales para tratar las varices. Su eficacia va en función de la frecuencia de uso que se les dé.

Las siguientes alternativas también forman parte de la composición de muchos medicamentos para tratar las varices debido a que se ha comprobado que todas estimulan la circulación sanguínea. Adicionalmente, muchas son antiinflamatorias. (como en el caso del ajo).

  1. Ajo.
  2. Menta.
  3. Laurel.
  4. Eucalipto.
  5. Caléndula.
  6. Aloe vera. 
  7. Zanahoria.
  8. Sal marina.
  9. Cola de caballo.
  10. Castaña de Indias. 

Dentro de las alternativas naturales para tratar las varices también se encuentra la famosa planta de sábila o aloe vera. Esta es la planta que más beneficios estéticos aporta. La aplicación de su gel, en compresas frías, directamente sobre las piernas activa la circulación.

Por otra parte, la menta, el laurel y el eucalipto son plantas que tienen un efecto refrescante que resulta muy beneficioso para tratar las varices. Se pueden preparar como tónico o loción corporal y aplicarse directamente sobre la piel. Al tónico se le puede agregar bicarbonato de sodio.

Tanto las hojas como los pétalos de la caléndula resultan muy útiles a la hora de preparar una pasta para tratar las varices. Se puede aplicar la pasta y dejarla actuar durante la noche. También se puede aprovechar el tallo de la planta para preparar un tónico refrescante.

Los baños de agua y sal marina son muy relajantes, lo cual ayuda considerablemente a que la circulación sanguínea sea buena. Se puede añadir un poco de vinagre de manzana al baño para potenciar los beneficios.

La gran ventaja de aprovechar estos elementos al natural es que son mucho más económicos que los fármacos. Sin embargo, es necesario recordar que los remedios naturales no deben tenerse como tratamiento único. Lo mejor es tomarlos como medidas adicionales a las recomendaciones del médico tratante.