5 aspectos que aceleran el envejecimiento prematuro

Este artículo fue redactado y avalado por Valeria Sabater
· 21 mayo, 2015
Es importante consultar siempre con un especialista todo tratamiento que se quiera iniciar. Las consecuencias de muchas terapias sin un control adecuado pueden resultar muy negativas. 

El envejecimiento es un proceso natural que afecta a todas las personas. Por lo que se debe afrontar con integridad, optimismo y plenitud. No obstante, mantener ciertos hábitos de vida pueden determinar el mayor o menor impacto del paso del tiempo.

Por ejemplo, ayuda el mantener una dieta equilibrada basada en alimentos naturales. Así como realizar ejercicio habitual o mantener una rutina estable. Además, existen tratamientos naturales que sirven como complementos para ayudar a frenar el envejecimiento.

Es importante consultar siempre con un especialista todo tratamiento que se quiera iniciar. Las consecuencias de muchas terapias sin un control adecuado pueden resultar muy negativas. 

Por si quieres saber más: No te pierdas las propiedades que tiene el aloe vera para tu salud

1. Consumo de alimentos poco recomendables

La alimentación influye de forma decisiva en la salud y el correcto funcionamiento del organismo. De forma que seguir una dieta adecuada resulta fundamental.

Sin embargo, a día de hoy, en muchas ocasiones resulta complicado mantener estos hábitos alimenticios. Está presente un alto consumismo de alimentos que lejos de aportar beneficios, dañan y aceleran el envejecimiento.

Por ejemplo, un exceso de dulces puede promover la destrucción del colágeno presente en la piel. También, las bebidas alcohólicas al tener un efecto directo en el hígado, evitan la correcta eliminación de toxinas. De modo que se favorece el envejecimiento prematuro.

Así mismo, existen otros alimentos como la carne procesada, que al contener sulfitos, también puede acelerar el envejecimiento. En esta categoría pueden entrar, por ejemplo, las salchichas o la carne de determinadas hamburguesas.

Así mismo, es muy recomendable reducir el consumo de los aperitivos salados. Por ejemplo, las patatas fritas o los frutos secos. La sal es un complemento que debe consumirse con moderación, puede resultar peligrosa para el organismo en exceso.

2. Las preocupaciones y el estrés no gestionados adecuadamente

Los problemas que afectan a la salud psicológica, si no son tratados adecuadamente, pueden pasar factura. Una situación de estrés grave que no reciba un correcto tratamiento puede verse alargada durante meses o años. De ser así, el problema se puede reflejar en cambios muy graves en nuestro organismo.

El cortisol tiende a acelerar el ritmo del corazón. Así como a causar lesiones tan serias como la arteriosclerosis e incide, además, en la salud cerebral.

Además, el estrés también libera epinefrina, más conocida como adrenalina. Este neurotransmisor puede desarrollar oxidación celular prematura, impidiendo que se  sinteticen nutrientes y que se acumulen lípidos en sangre.

3. Bajo consumo de antioxidantes

El bajo consumo de antioxidantes puede ocasionar una mayor vulnerabilidad al impacto de los radicales libres. Estos, presentan graves efectos en la piel. De este modo, estos son los alimentos que es recomendable incluir en la dieta:

  • Zumo de limón en ayunas, kiwi, fresas.
  • Mangos, melones, naranjas.
  • Coles de bruselas, zanahorias.
  • Espinacas, col rizada, tomates, papayas.
  • Calabazas, una taza de té verde o té blanco cada día.
  • 2 raciones de pescado azul a la semana.

Tal vez te interese: Dieta para dejar de fumar: alimentos que ayudan

4. Cuidado con el sol

El sol ayuda a sintetizar nutrientes, como es el caso de la vitamina D. E incluso influye a la hora de mejorar el estado de ánimo.

Sin embargo, es importante saber exponerse a él con precaución. Por ejemplo, evitando las horas centrales del mediodía y, sobre todo, usando siempre una buena protección solar.

Es importante cuidar la piel, protegerla y mantenerla en buen estado. No únicamente para ayudar a mantenerla tersa y firme, sino para evitar enfermedades como puede ser el cáncer de piel.

5. La importancia del calcio

El calcio es un mineral que el cuerpo necesita en especial cuando se es niño y cuando se está entrando en la tercera edad. Generalmente a partir de los 50 años, puede producirse una pérdida de masa ósea, lo cual da lugar a la osteoporosis.

Es muy importante realizar revisiones regulares en el médico para evitar a tiempo esta enfermedad. Además, para ayudar a mantener los niveles de calcio adecuados, es recomendable consumir regularmente algunos de los siguientes alimentos;

  • Un yogur natural sin azúcar.
  • Leche de vaca o de oveja.
  • Añadir tofu en las ensaladas.
  • Se puede consumir 3 nueces y 3 almendras diarias.
beneficios del pepino

  • Rosenberg, D. R., Wright, B., & Gershon, S. (1992). Depression in the elderly. Dementia and Geriatric Cognitive Disorders. https://doi.org/10.1159/000107012
  • Donini, L. M., Poggiogalle, E., Pinto, A., Giusti, A. M., & del Balzo, V. (2014). Malnutrition in the Elderly. In Diet and Nutrition in Dementia and Cognitive Decline. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-407824-6.00020-3
  • Yesavage, J. A., Brink, T. L., Rose, T. L., Lum, O., Huang, V., Adey, M., & Leirer, V. O. (1982). Development and validation of a geriatric depression screening scale: A preliminary report. Journal of Psychiatric Research. https://doi.org/10.1016/0022-3956(82)90033-4
  • Grice, E. A., & Segre, J. A. (2011). The skin microbiome. Nature Reviews Microbiology. https://doi.org/10.1038/nrmicro2537