5 Beneficios de pintar para nuestra salud

Debora · 4 febrero, 2013
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 6 marzo, 2019
Además de favorecer nuestra concentración, la pintura nos ayuda a distraernos de problemas. Asimismo, puede ser muy beneficiosa para trabajar la motricidad fina, tanto en niños como en personas mayores

Pintar es una actividad que todos hemos realizado alguna vez en nuestra vida. Cuando somos pequeños, el hecho de jugar pintando cobra una especial importancia. Esto es así porque realmente es una forma de expresión y comunicación, a unas edades en las, normalmente, ni siquiera se ha adquirido el lenguaje oral.

De hecho, nos ayudará a comunicarnos mejor con los que nos rodea y a mejorar positivamente nuestra creatividad siendo una actividad de ocio y disfrute.

Autores de todas las épocas, países, culturas y clases sociales han deleitado a la humanidad con sus obras, mostrando lo que creen, lo que quieren, su forma de ver la vida y constituyendo así a la pintura como una de las grandes artes.

Si sigues leyendo descubrirás algunos beneficios que trae consigo el hecho de pintar a nuestra salud. Por supuesto, recuerda que lo que aquí describimos como beneficios para la salud no sustituyen la aplicación de un tratamiento clínico. Si crees que puedes tener problemas de salud, lo mejor es que consultes con un especialista.

5 beneficios de pintar para nuestra salud

¿Y tú? ¿Pintas? ¿Utilizas la pintura como medio de expresión?, ¿o solo pintas por placer? ¿Sabías que pintar también podría producir beneficios positivos sobre nuestra salud?

Beneficios comunicativos

Dibujos hechos con lapices

Pintar nos ayuda en nuestro ámbito comunicativo, ya que nos permite expresar de forma diferente lo que sentimos, lo que queremos, o incluso nuestra visión sobre algo.

A través de la pintura se pueden manifestar múltiples sentimientos, emociones y pensamientos. Esta forma de comunicación es especialmente relevante en personas con discapacidades que tienen déficits en la comunicación. También podría tener efectos positivos en personas tímidas o que no son capaces de comunicarse verbalmente de forma fluida y natural.

Beneficios motrices

Puntas de lapices de colores

El uso de diferentes utensilios necesarios para pintar, como lápices, carboncillos o pinceles, ayuda a desarrollar la motricidad fina, especialmente en los niños.

El manejo y agarre con las manos se va perfeccionando a medida que se trabaja esta capacidad. En los adultos, la motricidad fina se ve reforzada.

Beneficios en el cerebro

Nuestro cerebro interviene activamente en la actividad de pintar.

El hemisferio izquierdo de nuestro cerebro, responsable de las tareas lógicas, está presente, así como el hemisferio derecho, responsable de la creatividad y la imaginación. Por tanto, cuando pintamos, estamos trabajando con el cerebro, y desarrollamos su capacidad.

Beneficios para nuestra salud mental

Nuestra salud mental se ve claramente beneficiada con la pintura. Por una parte, la pintura favorece la concentración, y nos ayuda a adquirirla.

Cuando pintamos debemos estar centrados en lo que queremos transmitir, y no en otras cosas. Además, nos ayuda a distraernos de problemas o situaciones difíciles que podamos estar viviendo, mientras hacemos algo que es relajado y que nos permite ir a nuestro ritmo y realizar composiciones libres.

Dibujo hecho de plastilina de colores

Beneficios para nuestro placer y diversión

La pintura es algo que podemos hacer en compañía de otras personas, favoreciendo así relaciones de amistad y buenos ratos junto a amigos. Es una forma de estar despejados, tranquilos, trabajando con nuestro cerebro y divirtiéndonos al mismo tiempo.

Conclusión

En conclusión, pintar es una actividad con múltiples beneficios, tanto para la creatividad como para nuestra salud mental. Además, podemos disfrutarlo con los demás, por lo que nuestras capacidades comunicativas mejorarán notablemente.

Es una forma de ocio y disfrute muy grata, divertida y original, que prácticamente solo aporta cosas positivas a nuestro día a día.

Ver también: 

  • Cendoya Aburto, D., & Yáñez Castillo, I. (2010). La pintura como forma de expresión en un dispositivo grupal infantil: Análisis de una experiencia en un contexto de salud pública. (Spanish). Revista de Psicología (Santiago).
  • Ferreira, J. R. (1988). El desarrollo de la formacion en salud. Publicación; n.3.