5 beneficios de ser asertivo

Raquel Lemos Rodríguez · 15 abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 24 diciembre, 2018
¿Sabías que ser asertivo puede ayudarte a mejorar tus relaciones con los demás y, de paso, aumentar tu autoestima? Sigue leyendo y descubre cómo.

Ser asertivo es una estrategia de comunicación que permite expresar las opiniones y puntos de vista a la vez que se respetan y aceptan los de los demás.

No obstante, si bien es importante aceptar las críticas constructivas, también lo es responder ante las destructivas. Hay personas que solo buscan hacer daño o socavar la moral de los demás con sus comentarios; no dejes que lo hagan contigo. 

La mejor manera de defenderse ante ellos es a través de la asertividad. Por esto, el siguiente artículo te enseñará cuales son los beneficios de potenciar esa cualidad.

1. Proporciona una mayor sensación de control

Ser asertivo

Tener el control permite que te sientas más seguro de ti mismo. Así lo sugiere este estudio realizado por el Dr. Cañón-Montañez, en el que además, se expone la eficacia de esta táctica tanto a nivel personal, como laboral.

No es necesario depender de los demás. Cuando las respuestas u opiniones solo se basan en la aprobación del entorno, se pierde libertad y, sobre todo, autonomía sobre los actos.

Si eres una persona a la que le cuesta decir no, esfuérzate por cambiar este hábito. Enfréntate al miedo y te darás cuenta de cómo recuperas el control de tu vida poco a poco.

Si te interesa este tema, te recomendamos leer: Saber decir NO, es bueno para tu salud.

2. Ser asertivo mejora la autoestima

Cuando uno no se valora, cree que tiene que estar por y para los demás; someterse, agachar la cabeza y acatar todo. Lejos de hacerte bien, estas actitudes sumisas minan tu autoestima. Te dejan en un segundo lugar. Así, dejas de defender tus derechos, te doblegas sin decir lo que piensas de verdad.

En definitiva, te reprimes y te pones límites. Y todo, por miedos e inseguridades que no has sabido gestionar de manera conveniente. Por fortuna, está en tu mano recuperar el control de tu vida. Cuando uno se permite decir lo que piensa o se expresa con libertad, está alimentando su autoestima.

3. Mejora tu comunicación con los demás

Comunicación

Para sentirte aceptado, no siempre tienes que decir lo que los demás quieren escuchar. Si crees que te apreciarán más por ello, estás equivocado. La sociedad enseña a complacer, pero el éxito de las relaciones con los demás reside en la honestidad y la sinceridad.

Decir lo que piensas o expresar tu opinión, aunque muchos no la compartan, mejorará la calidad de tu comunicación con el entorno.

4. Te ayuda a gestionar mejor las emociones

La gestión emocional es una de las capacidades que todo el mundo debería aprender, pero que nadie enseña: explotar de ira, llorar por las esquinas, guardar rencor…. Todo eso es la consecuencia de no saber gestionar las emociones de forma adecuada. Atender a tus emociones te permitirá comunicarte mejor y cuidar, así, de tus relaciones interpersonales.

Por ejemplo, ser asertivo impedirá que guardes para ti todo aquello que necesitas expresar. Esto te ayudará a no “estallar” y a no descargar tus frustraciones y tu mala gestión de emociones sobre quien no se lo merece.

5. Evita que los problemas se magnifiquen

Mujer gritándole a un hombre

Cuando eres sincero y coherente con otras personas, se resuelven de manera más sencilla los conflictos que puedan surgir con ellas. En ocasiones, se cree que callar ante ciertas situaciones puede evitar problemas con los demás: “Si le digo lo que quiere escuchar, evitaré que se enfade conmigo; si no me niego, no se sentirá decepcionado.”

Es importante que pienses primero en ti mismo, en lo que quieres y en lo que necesitas. Si pones en práctica lo anterior, se reducirán drásticamente los problemas con la gente que te rodea.

Lee: 3 claves del budismo para gestionar tu mundo emocional. ¡Empieza a practicarlas!

Ser asertivo significa respetarse a uno mismo

Como has podido ver, ser asertivo tiene muchos beneficios que influirán positivamente en tus relaciones interpersonales y en tu manera de comunicarte. De la misma forma, hay muchas reglas no escritas que hacen hincapié en la necesidad de aprobación ajena y de complacer a los demás.

Estas creencias son erróneas, minan la autoestima y, en vez de empoderar, te colocan en una posición de subordinación. Aprende a valorarte, respeta tus tiempos y no dejes que nadie te haga sentir humillado por aportar tu propia opinión.

  • Cañon-Montañez, Wilson., Rodríguez Acelas, Alba Luz. (2011). Asertividad: una habilidad social necesaria en los profesionales de enfermeríay fisioterapia. http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0104-07072011000500010