5 beneficios del hisopo y cómo usarlo en remedios

Gracias a sus múltiples propiedades medicinales el hisopo puede ayudarnos a combatir diferentes problemas de salud. No obstante, si tenemos alguna condición específica, es importante consultar con el especialista antes de consumirlo.

El hisopo (Hyssopus officinalis) es una planta medicinal poco conocida pero con muchas virtudes curativas. Es un remedio antibiótico y digestivo, que podemos consumir o también usar a nivel tópico para aliviar diferentes trastornos leves.

Descubre en este artículo todos los beneficios del hisopo para la salud. También compartimos los distintos métodos de consumo y uso para poderlo aprovechar como remedio casero y natural. 

Beneficios del hisopo para la salud

1. Antibiótico natural

Hoy en día sabemos que tenemos a nuestro alcance muchos antibióticos naturales que nos ayudan a subir las defensas y fortalecer el sistema inmunitario. Algunos de ellos son el ajo, la cebolla, la equinácea o el propóleo. En este caso, presentamos el hisopo, un gran remedio antimicrobiano.

La infusión que podemos preparar con las sumidades floridas del hisopo es un buen método para prevenir infecciones y también para cuando ya sufrimos los primeros síntomas. Además, los antibióticos naturales no alteran la flora intestinal, por lo cual nuestro organismo se mantiene fortalecido para combatir los microorganismos.

Descubre: Tratamiento de la bronquitis

2. Remedio para las enfermedades respiratorias

Infección en las vías respiratorias.

Una de las grandes virtudes de esta planta mediterránea es su capacidad para tratar los síntomas de muchas enfermedades que afectan al aparato respiratorio. Es capaz de fluidificar la mucosidad y favorecer su eliminación, lo cual se suma a su poder antibiótico.

Además de su poder mucolítico y expectorante, el hisopo también es antiinflamatorio y antitusivo. De este modo, se convierte en un remedio muy completo para tratar todo tipo de afecciones respiratorias: anginas, resfriados, gripes, etc. No obstante, no se recomienda en casos de faringitis o bronquitis.

3. Digestivo

El hisopo es una planta con propiedades digestivas, a pesar de que es mucho más desconocida que otros remedios. En especial, nos ayuda a combatir los gases y flatulencias si lo tomamos después de la comida.

En cambio, si tomamos la infusión media hora antes de los alimentos favorece la secreción de jugos gástricos. De este modo podemos mejorar casos de digestiones lentas o pesadas.

4. Remedio para los parásitos intestinales

Los parásitos intestinales son un problema de salud que afecta a muchas personas. El problema es que sus síntomas suelen confundirse con otros trastornos, de modo que lo difícil es detectar este trastorno para tratarlo de la manera adecuada.

Entre los síntomas de la infección por parásitos intestinales encontramos:

  • Nerviosismo
  • Irritabilidad
  • Molestias digestivas
  • Hinchazón
  • Cansancio
  • Falta o exceso de apetito
  • Cambios bruscos e inexplicables de peso
  • Dolores de cabeza frecuentes

El consumo de infusión de hisopo en ayunas durante dos semanas nos puede ayudar a eliminar estos parásitos, siempre y cuando sigamos una dieta equilibrada sin azúcares ni harinas refinadas hasta que superemos este problema. También podemos tomar otros remedios efectivos, como las semillas de papaya o de calabaza.

Lee este artículo: Controla el nerviosismo preparando 7 remedios con plantas

5. Para la falta de menstruación

Síndrome premenstrual y calambres menstruales

El hisopo también tiene una propiedad menos conocida, que es su capacidad emenagoga. Es decir, que favorece la bajada de la menstruación a aquellas mujeres a las que se les ha retirado por cuestiones como dietas desequilibradas, estrés o trastornos hormonales leves.

Con este fin, tomaremos una taza de infusión de hisopo cada día, en ayunas, por lo menos durante tres meses. Por el mismo motivo, no se recomienda tomar este remedio en casos de menstruación abundante, endometriosis, embarazo o lactancia.

Modos de consumo

A continuación detallamos de qué manera podemos consumir el hisopo:

  • Infusión: Es el método más habitual para tratar los trastornos leves que hemos comentado.
  • Culinario: El hisopo, además de tener propiedades medicinales, también es una deliciosa hierba aromática. Podemos usar sus hojas y sus flores en nuestras recetas para condimentar todo tipo de ensaladas, guisos, pastas, arroces, etc. Su sabor es similar al de la menta, el romero o la salvia.
  • No se recomienda consumir hisopo a aquellas personas que sufren epilepsia o esquizofrenia, ya que presenta ciertas contraindicaciones.

Métodos de aplicación externa

A nivel tópico podemos utilizar el hisopo de varias maneras:

  • Baños y cataplasmas: Los baños o aplicación mediante cataplasmas de la infusión concentrada de hisopo son un buen tratamiento para acelerar la curación de las heridas y favorecer la circulación.
  • Aceite: Muy adecuado para masajes, los cuales nos ayudarán a mejorar la circulación y prevenir las varices. Es importante destacar que el aceite de hisopo es solo para uso externo. En ningún caso debemos consumirlo, ya que presenta un alto riesgo de toxicidad para nuestro organismo.