5 beneficios del vinagre para la salud

Ayuda con la diabetes tipo 2, previene problemas del corazón, se puede utilizar como desinfectante... El vinagre de manzana posee múltiples propiedades que podemos aprovechar en beneficio de nuestra salud.

El vinagre es un antiguo remedio popular que se ha usado para ayudar con todo tipo de problemas de salud. Existen distintos tipos de vinagre dentro del ámbito de la salud natural, pero seguramente el más popular sea el vinagre de manzana.

Se dice que posee todo tipo de efectos beneficiosos, algunos de los cuales han sido comprobados por la ciencia. Estos incluyen la pérdida de peso, el mantenimiento de los niveles bajos de azúcar en la sangre y la mejora de los síntomas de la diabetes.

Aquí te indicamos 5 beneficios para la salud que posee este vinagre:

1. Es rico en ácido acético

El vinagre de manzana posee gran cantidad de ácido acético. Este líquido se hace en un proceso que consta de dos pasos:

  1. El primer paso expone las manzanas trituradas (o la sidra de la manzana) a la levadura, que fermenta los azúcares y los convierte en alcohol.
  2. Se añaden las bacterias a la solución, que fermentan aún más el alcohol y lo convierteN en ácido acético, el principal compuesto activo del vinagre.

El vinagre de la sidra de manzana sin filtrar contiene filamentos de proteínas, enzimas y bacterias que dan al producto una apariencia turbia, con algunas partículas llamadas “madre”. Algunas personas creen que la “madre” es la responsable de la mayor parte de los beneficios, aunque actualmente no hay estudios que apoyen esto.

El vinagre de manzana contiene cerca de 3 calorías por cucharada, lo cual es muy bajo. No contiene muchas vitaminas o minerales, pero sí una pequeña cantidad de potasio. El vinagre de manzana de calidad también contiene algunos aminoácidos y antioxidantes.

2. El vinagre puede ayudar a matar patógenos, incluyendo bacterias

El ácido acético es un antimicrobiano potente y puede matar a algunos tipos de bacterias. Tradicionalmente se ha utilizado para la limpieza y desinfección, tratamiento de hongos en las uñas, piojos, verrugas e infecciones del oído. También se ha dicho que el vinagre ayuda con el acné cuando se aplica sobre la piel.

Sin embargo, muchas de estas aplicaciones no han sido confirmadas por la investigación. Hipócrates, el padre de la medicina moderna, usaba vinagre para limpiar la heridas hace más de dos mil años.

Ttambién ha sido utilizado como conservante de alimentos, y los estudios muestran que inhibe las bacterias (tales como la E. coli).

3. Reduce el azúcar en la sangre

Con mucho, la aplicación más exitosa del vinagre hasta la fecha, es la probada en pacientes con diabetes tipo 2.

La diabetes tipo 2 se caracteriza por tener niveles de azúcares sanguíneos elevados, ya sea en el contexto de la resistencia a la insulina o a la incapacidad de producir insulina.

Sin embargo, los niveles elevados de azúcar en la sangre también pueden ser un problema en las personas que no tienen diabetes, padecimiento que se cree que es una causa importante de envejecimiento y varias enfermedades crónicas.

La manera más eficaz para paliar este problema es evitar los carbohidratos y el azúcar refinado, pero el vinagre también puede tener un efecto poderoso:

Se ha constatado científicamente que:

Este artículo te puede interesar: Cómo usar laurel para el tratamiento de la diabetes.

  • El vinagre mejora la sensibilidad a la insulina durante una comida alta en carbohidratos en un 19-34%.
  • Reduce significativamente la glucosa en sangre y aumenta la respuesta a la insulina.
  • Reduce el azúcar en la sangre en un 34% cuando se comen 50 gramos de pan blanco.
  • Dos cucharadas de vinagre de manzana antes de acostarse pueden reducir la glucemia en ayunas en un 4%.

Muchos otros estudios, tanto en ratas como en humanos, muestran que puede aumentar la sensibilidad a la insulina y dar niveles significativamente más bajos de azúcar en sangre durante las comidas.

4. Puede ayudar con la pérdida de peso

Dado que el vinagre reduce el azúcar en sangre y los niveles de insulina, tiene sentido pensar que podría ayudar a perder peso.

Junto con las comidas altas en carbohidratos puede aumentar la sensación de saciedad y hacer que la gente coma entre 200 y 275 calorías menos durante el resto del día. Al reducir la ingesta de calorías, esto debería traducirse en la reducción del peso con el tiempo.

Un estudio realizado en individuos obesos mostró que:

  • El consumo de vinagre condujo a la reducción de grasa del vientre y la circunferencia de la cintura.
  • Disminución de los triglicéridos en la sangre.
  • Pérdida de peso.

Sin embargo hay que tener en cuenta que este estudio se prolongó durante 12 semanas, por lo que los verdaderos efectos sobre el peso corporal parecen ser más bien modestos.

Hay que añadir que los alimentos o ingredientes individuales rara vez tienen un efecto notable en el peso. Es la dieta en general y el estilo de vida lo que verdaderamente cuentan, por lo que es necesario combinar varios métodos eficaces para ver resultados efectivos.

5. Beneficios para la salud cardíaca

Se ha demostrado que puede ayudar a mejorar la salud cardíaca. Algunos estudios en ratas, por ejemplo, mostraron que el vinagre de sidra de manzana puede disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos.

También puedes leer: Dieta saludable para el corazón: 7 consejos para tener en cuenta.

También hay algunos estudios que muestran que el vinagre reduce la presión arterial (un factor de riesgo importante) en ratas. Por desgracia, lo que funciona en animales no siempre funciona en los seres humanos.

La única evidencia en humanos es un estudio observacional de Harvard que muestra que las mujeres que comían los aderezos de ensaladas con vinagre tenían un menor riesgo de padecer enfermedades del corazón.

 

Después de ver todos estos beneficios que el vinagre de manzana aporta a tu salud no deberías dudar en empezar a consumirlo y a utilizarlo. No esperes más.

Erazo, R., Reyna, L., & Robles. (2001). Producción de Vinagre de Manzana por Fermentación a Escala Piloto. Rev. Per. Quím. Lng. Quírn.