5 beneficios psicológicos de practicar natación

Raquel Lemos Rodríguez·
12 Mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
09 Enero, 2019
Además de favorecer nuestro desarrollo físico de una forma mucho menos agresiva que otros deportes, la natación también nos beneficia en el plano psicológico y de mejora de la autoestima.
 

Nadar es un ejercicio muy completo que ayuda a ejercitar los brazos, la espalda y las piernas; en definitiva, todo el cuerpo. No obstante, existen algunos beneficios psicológicos de practicar natación que, probablemente, no conozcas.

La práctica de cualquier tipo de ejercicio no sólo tiene beneficios a nivel físico, sino también mental. No obstante, cada deporte tiene sus propias ventajas específicas. 

Veamos cómo nos ayuda psicológicamente la natación.

Beneficios psicológicos de practicar natación

Beneficios psicológicos de practicar natación

1. Elimina el estrés

Uno de los beneficios psicológicos de practicar natación es que elimina el estrés. Hoy en día, cargamos con grandes cantidades a nuestras espaldas y es muy importante saber cómo liberarlas para que esto no afecte a nuestra salud.

La natación lo consigue gracias al efecto relajante que produce estar en contacto con el agua y la temperatura tan agradable de la misma. En las piscinas el agua no está demasiado fría, lo que es ideal para practicar este deporte de forma cómoda.

Puedes animarte a hacerlo por las mañanas, para empezar el día de una manera mucho más activa, o por la tarde-noche después del trabajo para relajarte y poder disfrutar de un sueño más reparador.

 

¿Lo sabías?: Razones para hacer ejercicio por las mañanas

2. Aumenta la confianza

El segundo de los beneficios psicológicos de practicar natación es que nos ayuda a aumentar la confianza en nosotros mismos, algo fundamental que nos ayudará en todos los ámbitos de la vida.

Cuando uno se inicia en esta práctica, empezará practicando el estilo crol. Al principio, lo realizarás donde haga pie. No obstante, poco a poco, comenzará a ganar confianza para nadar hacia la zona de la piscina donde no se toque el fondo con los pies.

Pasará lo mismo con otros estilos de nado que pueden aprenderse y esto no hará más que permitirnos trabajar la autoconfianza e incrementarla. Si tenemos problemas con ello, la natación será muestra gran aliada.

La confianza en nosotros mismos es lo que nos permite afrontar los diferentes miedos que podamos tener. Si no tenemos una buena confianza, puede que dejemos que esos miedos nos invadan y que nos insten a refugiarnos en nuestra zona de confort.

3. Disminuye la timidez

Beneficios psicológicos de practicar natación

Cuando empieza a practicar natación, se conoce a otros nadadores. En todas las clases habrá gente como tú, lo que te ayudará a superar tu miedo y timidez. Esto es muy importante somos personas a las que les cuesta hacer amigos.

 

Puede que al principio creamos que nos costará hacer amistades o conocer gente nueva pero, en realidad, es más fácil de lo que creemos. Hay que pensar que ya se tiene algo en común con esas personas. Por lo tanto, la natación puede ser un tema recurrente para iniciar conversaciones.

El hecho de ser tímido no quiere decir que te tengamos que escondernos de los demás. Podemos afrontar la timidez, siempre y cuando pasemos a la acción.

4. Ayuda en la toma de decisiones

El cuarto de los beneficios psicológicos de practicar natación es que ayuda a mejorar la toma de decisiones. Como nadar favorece la reducción del estrés, te permite equilibrar las emociones para ver con mayor claridad las situaciones en las que tengamos que enfrentarnos a una elección.

Además, como bien hemos visto anteriormente, la natación ayuda a aumentar la confianza en uno mismo, algo indispensable para tomar mejores decisiones.

Te puede interesar: Y tú… ¿Cómo tomas tus decisiones, con la cabeza o con el corazón?

5. Favorece una mejora de la autoimagen

¿Cómo nos vemos a nosotros mismos? Practicar natación va a permitirnos reconciliarnos con nuestro cuerpo, ya que es un deporte muy completo.

Con esta práctica deportiva disfrutaremos de un mejor tono físico, además de adquirir una forma más atlética. Esto puede mejorar tu autoestima.

No obstante, también mejorará tu autoestima todo lo que te puede aportar la natación. Si tienes una buena confianza en ti mismo, si te sientes seguro y tu nivel de timidez baja, te sentirás mucho mejor.

 

El deporte es un gran aliado

El ejercicio físico, además de evitar problemas como la obesidad (y sus consecuentes enfermedades relacionadas), también tiene la capacidad de relajar a quién lo practica.

No perdemos nada por probar. Poco a poco, notaremos que nuestro humor mejora y que nos sentimos mucho mejor, inclusive, en el ámbito emocional.

  • Maglione, J. (2008). Manual natación para todos – natación para la vida. FEDERACION INTERNACIONAL DE NATACION.
  • Quichimbo, G. (2016). La Psicomotricidad Influye en el desarrollo de la Tecnica de los Estilos de Natacion. Unidad Academica de Ciencias Sociales. https://doi.org/file:///C:/Users/DIABLO/Desktop/ECUACS%20DE00022.pdf
  • Ramírez, W., Vinaccia, S., & Gustavo, R. S. (2004). EL IMPACTO DE LA ACTIVIDAD FÍSICA Y EL DEPORTE SOBRE LA SALUD, LA COGNICIÓN, LA SOCIALIZACIÓN Y EL RENDIMIENTO ACADÉMICO: UNA REVISIÓN TEÓRICA. Revista de Estudios Sociales. https://doi.org/10.7440/res18.2004.06