5 buenos trucos para quitar el hipo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Ghina Safadi el 19 noviembre, 2018
Aunque es una condición que suele quitarse sola, podemos acelerar la desaparición del hipo con remedios convencionales. En caso de que este perdure por varios días, es conveniente acudir al médico.

Un ataque de hipo puede resultar muy molesto. No puedes hilar una frase completa sin el gracioso “hip” en el medio, que se escapa en cualquier momento sin poder evitarlo. Sin embargo, siempre resulta útil saber que hay muchos trucos que dan buenos resultados para quitar el hipo. En este artículo, compartiremos algunos de ellos.

¿Qué es el hipo y por qué se produce?

El hipo se produce cuando el diafragma, que es el músculo que se encuentra debajo de los pulmones, se contrae involuntariamente. Así, se genera repentinamente un flujo de aire que, al pasar por las cuerdas vocales, produce el característico sonido “hip”.

El hipo puede no tener una causa aparente, o puede producirse cuando realizas alguna de las siguientes acciones:

  • Beber refrescos o bebidas gaseosas.
  • Comer demasiado.
  • Tragar muy rápidamente.
  • Tener un ataque de risa o de llanto.
  • Comer picante.
  • Exponerte a cambios repentinos de temperatura.

Te puede interesar: 4 beneficios que tiene la risa en tu cuerpo y tu salud

¿Cómo deshacerte del hipo rápidamente?

En la mayoría de los casos, el hipo se va espontáneamente al cabo de unos pocos minutos y sin tener que hacer nada en especial. No obstante, si quieres deshacerte más rápidamente del hipo o si este persiste por mucho tiempo, estos son algunos trucos que dan buenos resultados.

1. Respirar dentro de una bolsa de papel

Lo que debes hacer es tomar una bolsa de papel y respirar repetidamente dentro de ella. De esta manera, aumentarás el nivel de dióxido de carbono en tu sangre y esto hará que el hipo se detenga.

Otras opciones que causan un efecto similar pueden ser las siguientes:

  • Tomar un vaso grande de agua fría, tragando sin respirar.
  • Aguantar la respiración todo lo que puedas.

2. Comer una rodaja de limón

Hojas de limón.

Para esta segunda recomendación, debes coger una rodaja de limón y, si tienes, agregarle unas gotas de Angostura Bitter. También puedes poner un poco de azúcar para mejorar el sabor. Al comer la rodaja, el organismo se “distraerá” con el efecto del ácido en las papilas gustativas y eso aliviará el hipo casi como por arte de magia.

3. Estirar el diafragma

Esta es una de las maneras naturales más efectivas para acabar con este molesto síntoma. Para llevarla a cabo, debes inhalar lentamente hasta que sientas que ya no puedes inhalar más, a menos de que comiences a respirar con el abdomen.

Posteriormente, sostén el aire durante 30 segundos. Luego, exhala lentamente hasta que los pulmones se vacíen por completo. Es probable que tengas que repetir este ejercicio cuatro o cinco veces para que el hipo desaparezca.

4. Comer una cucharada de manteca de almendras

Los alimentos que ingieras también pueden ser la clave para acabar con el hipo. Además de la manteca de almendras, también puedes consumir una cucharada de azúcar, miel, manteca de cacao, mantequilla de maní o nutella.

El proceso es realmente sencillo: toma una cucharadita de alguno de estas ingredientes, ponla en tu boca y déjala allí durante algunos segundos. Luego, traga el bocado sin masticarlo. A esa altura, la saliva ya habrá suavizado la manteca y será fácil de tragar.

Cucharada de almendras.

5. Cerrar todo

Con tus pulgares, aprieta esas pequeñas protuberancias delante del canal de las orejas para cerrar la entrada de tus oídos. Luego, cierra los ojos y aspira todo el aire que puedas.

Al mismo tiempo, con tus meñiques, cierra ambas fosas nasales. Mantén la respiración durante algunos segundos; cuanto más tiempo, mejor. Finalmente, suelta todo y respira con normalidad. El cuerpo tiende a respirar fuerte o jadear, lo que conlleva también que se olvide del hipo.

6. Recibir un susto

En realidad, esta última alternativa no depende de uno mismo, por lógicas razones. Sin embargo, si alguien te hace el “favor” de darte un susto cuando tienes hipo, lo más probable es que se te pase. ¿El motivo? La adrenalina que se genera provoca cambios en los nervios musculares, que interrumpen el mal funcionamiento del diafragma.

Lee también: 4 remedios caseros para fortalecer tus pulmones y respirar mejor

En última instancia, si el hipo persiste durante horas o incluso durante días, debes consultar al médico. No son situaciones muy frecuentes, pero el hipo podría ser provocado por una distensión abdominal, emanaciones nocivas u otras causas. Recuerda que el hipo frecuente, en cambio, sí es normal en recién nacidos y en bebés.