5 causas y 5 síntomas de la vulvitis

11 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la médico Maricela Jiménez López
Si presentas síntomas de vulvitis es importante que acudas a tu ginecólogo antes de comenzar un tratamiento por tu cuenta. Si bien no suele ser un problema grave, debe ser atendido adecuadamente para evitar complicaciones.

La vulvitis es la inflamación de la vulva. Suele ocurrir como consecuencia del uso de jabones perfumados a la hora de lavar la zona íntima, aunque esta no suele ser la única causa. También puede presentarse por otros motivos, como irritaciones, lesiones y alergias.

Dependiendo de la causa, la vulvitis cursará con unas molestias u otras. 

El herpes genital, la vaginitis y las infecciones por levaduras pueden causar (entre otros síntomas) la vulvitis. Y el Dr. Oluwatosin Goje, el contacto constante con la orina y las heces puede causar vulvitis crónica (como puede suceder en mujeres que tienen incontinencia o están postradas en cama).

Si consideras que tienes vulvitis, lo más recomendable es que te hagas un chequeo ginecológico para detectar la causa y tomar las medidas apropiadas.

Causas de la vulvitis

La zona íntima es un área sumamente delicada y son muchos los factores que pueden afectarla. En el caso de la inflamación de la vulva, existen varias razones por las que se puede presentar. Las más importantes son las siguientes que vamos a comentarte.

1. Dermatitis por contacto

La dermatitis por contacto suele ocasionar ardor y picazón, pero puedes estar tranquila porque no es una infección. Ocurre cuando la piel entra en contacto con elementos irritantes y se inflamaEstos elementos pueden ser:

  • Jabones.
  • Condones.
  • Tampones.
  • Espermicidas.
  • Duchas vaginales.
  • Papel higiénico perfumado.
  • Jabones y otros productos afines no diseñados para la higiene de la vagina.

Lee: Cuidados básicos para evitar problemas vaginales

2. Enfermedades de transmisión sexual

El herpes, la gonorrea y la clamidia son tres enfermedades que pueden ocasionar inflamación vulvarEstas enfermedades suelen ocasionar molestias como:

  • Dolor.
  • Picazón.
  • Ardor al orinar.
  • Secreción intensa de flujo que puede ser de color amarillo, verde o gris, con fuerte olor.

3. Micosis vaginal

La micosis vaginal es otra de las causas más comunes de vulvitis. Esta es una infección por levaduras que puede provocar picazón genital y una secreción vaginal espesa.

La infección por levaduras puede ser tratada con gran sencillez con antibióticos. En algunos casos bastará con los óvulos comerciales que puedes comprar en cualquier farmacia.

En los casos más graves, tu ginecólogo deberá recetarte algún medicamento más especializado.

Infección por levaduras

4. Infección por bacterias

Aunque la flora bacteriana en nuestro organismo es beneficiosa porque ayuda a fortalecer el sistema inmunitario, ciertas bacterias pueden multiplicarse de forma excesiva y provocar la vulvitis.

Puede ser el caso del uso de antibióticos. Estos no solo eliminan las bacterias que producen enfermedad, sino que también afectan la flora bacteriana.

Entre las bacterias que producen vulvitis están:

  • Streptococcus.
  • Gardnerella.
  • Staphylococcus.

La vulvitis bacteriana se acompaña de flujo vaginal color blanco o grisáceo, con un característico olor a pescado.

5. Bajos niveles de estrógeno

Los niveles de esta hormona femenina se reducen naturalmente con el paso del tiempo. Aunque no es una causa común, algunas mujeres desarrollan la vulvitis como resultado de sus bajos niveles de estrógenos.

Quienes sufren este problema pueden presentar dolor ocasional en la zona y sequedad vaginal. Por este motivo es probable que tengas algunas molestias durante las relaciones sexuales.

Síntomas de la vulvitis

Los síntomas que te indicarán que estás padeciendo este problema son muy variados. 

1. Ardor

Uno de los síntomas más molestos de la vulvitis es el ardor. La sensación de quemazón se hace más evidente después de orinar y después del sexo. Este ardor puede empeorar cuando está próxima la menstruación.

2. Enrojecimiento del área vulvar

En enrojecimiento en la zona vulvar está provocado por el aumento de la sangre de los capilares. Este síntoma suele estar acompañado de inflamación y un aumento de secreción.

Lo notarás porque incluso el roce de la tela o el movimiento al caminar te generará una incomodidad fuera de lo normal. Es importante que no te rasques ni apliques ningún remedio no autorizado por tu médico.

3. Relaciones sexuales dolorosas

Una actividad tan placentera como las relaciones sexuales con tu pareja puede convertirse en una verdadera molestia cuando tienes vulvitis.

Esto pasa porque el roce de la piel de tu pareja puede aumentar la inflamación y el enrojecimientoEn caso de que tu encuentro sea demasiado agresivo o rápido, sentirás un dolor profundo.

Descubre: Higiene antes y después del sexo

4. Molestia al orinar

Sentir dolor, ardor o escozor al orinar no es nada común ni normal. Esto puede suceder cuando tienes problemas en los riñones, pero también cuando padeces vulvitis.

Para determinar si esto último es el motivo basta con identificar si presentas el resto de los síntomas.

Bardana para la cistitis.

5. Flujo irregular

El último de los síntomas de la vulvitis es la aparición de un flujo diferente al habitual. Todas las mujeres tenemos un flujo determinado que forma parte de los mecanismos de higiene propios del cuerpo.

Este flujo es de un color claro y no tiene ningún aroma ni color desagradables. En cambio, el flujo causado por vulvitis es distinto y de mayor cantidad. Su aroma también cambiará y será un poco desagradable.

Visita a tu ginecólogo tan pronto como notes los cambios

No caigas en el error de hacerte duchas vaginales para tratar de reducir las características del flujo irregular. En lugar de ello, acude con tu ginecólogo para que revise si el problema real es una vulvitis. 

El profesional te podrá recomendar el mejor tratamiento según la causa y lo avanzada que esté la condición. Si bien no es algo tan difícil de controlar, no es recomendable automedicarse.

  • McCormack, W. M. (1990). Two urogenital sinus syndromes. Interstitial cystitis and focal vulvitis. The Journal of reproductive medicine35(9), 873-876.
  • McKay, M. (1991). Vulvitis and vulvovaginitis: cutaneous considerations. American Journal of Obstetrics & Gynecology165(4), 1176-1182.
  • Peckham, B. M., Maki, D. G., Patterson, J. J., & Hafez, G. R. (1986). Focal vulvitis: A characteristic syndrome and cause of dyspareunia: Features, natural history, and management. American Journal of Obstetrics & Gynecology154(4), 855-864.