5 causas que deterioran una relación

Raquel Lemos Rodríguez·
01 Septiembre, 2020
El amor hay que cuidarlo para que se mantenga. Si no estamos atentos a la relación de pareja puede que esta se deteriore y al final lleve a la ruptura. Para evitarlo, no dejes que se instalen en ella estos hábitos y comportamientos.

Hay muchas causas que deterioran una relación y que pueden terminar con la misma. Desde mentiras hasta una falta de empatía por alguno de sus miembros. No es tan difícil que una relación caiga en el olvido, sobre todo si se tiene la creencia de que esta se mantendrá sola.

Ser conscientes de estas causas puede ayudar a resolver la situación, evitar que vayan a más y que dañen a la pareja. El amor hay que cuidarlo. Veamos a continuación cuáles son las más comunes.

Causas que deterioran una relación

Mujer triste por su pareja

1. Las mentiras

Las mentiras en una relación de pareja son una de los principales motivos que llevan a su deterioro. Ninguna relación, sea de amor, amistad o familia, puede sostenerse si se basa en engaños, pues se pierde la autenticidad. Además, cuando se descubren se merma la confianza y se potencian las inseguridades y las sospechas.

No solo se trata de cometer o no una infidelidad, sino de aspectos tan importantes como no decir lo que realmente uno piensa, no dejarse conocer. La transparencia es fundamental.

La pareja es la persona con quien mayor grado de intimidad se comparte. Entonces, ¿es necesario ocultar como uno es?

En ocasiones, se miente porque es la forma de relacionarse con los demás que se ha aprendido. Otras se debe a inseguridades que no quieren mostrarse. En ambos casos, ser autocríticos y resolver esos problema y dificultades será indispensable para que el deterioro de la relación no vaya a más.

Te puede interesar: La confianza en pareja: necesaria y saludable

2. La insatisfacción sexual

Cuidado con aquellas personas que dicenel sexo no lo es todo en una relación. Es cierto, no lo es, pero es una parte importante que, si no está cubierta, puede generar discusiones, malestar e incluso rencor.

A nadie le gusta sentirse insatisfecho en el aspecto sexual. ¿La mejor manera de resolverlo? Hablar con la pareja, pero, ante todo, tener la intención de resolver el problema.

Ignorar lo que está pasando y enfadarse con el otro sin manifestarlo no es una solución. Esto solo empeorará las cosas. Lo mejor es dejar la vergüenza a un lado y acudir a un sexólogo o a un terapeuta.

3. La familia

La familia puede generar muchos conflictos. Por ejemplo, unos padres que llaman constantemente, que se presentan en casa sin avisar o que intentar organizar la vida de la pareja restándoles autonomía. Todo esto puede afectar hasta la relación más sólida.

La manera de resolver este tipos de situaciones es hablando con la pareja y llegando a un acuerdo de límites. Estos son necesarios, sobre todo con familias que actúan así. No se trata de nada negativo, sino todo lo contrario.

Muchas veces, las causas que deterioran una relación radican en la incapacidad para poner límites a la familia. 

Lee también: 8 cosas que tienen en común las parejas duraderas

4. Las inseguridades son otra de las causas que deterioran una relación

Haber sufrido una infidelidad previa o tener determinadas inseguridades puede provocar que uno sea demasiado celoso e intente controlar al otro. Con estos comportamientos se puede agobiar a la otra persona e impedir que se sienta libre, lo que minará la relación con el tiempo.

No hay que olvidar que cada persona debe tener su espacio. Las inseguridades se pueden trabajar, no solo en terapia de pareja, sino de manera individual, ya que esto es un problema personal.

5. Los objetivos en común

El amor no puede con todo, sobre todo si no se cuida. Los objetivos comunes son muy importantes y más los que afectan a la relación, como el hecho de tener hijos o no, vivir en otro país o cambiar constantemente de ciudad por motivos laborales.

Por ejemplo, si uno quiere tener hijos, pero su pareja no, puede haber problemas. De ahí que sea tan importante conversar sobre los proyectos de vida y las perspectivas de futuro.

Esto no quiere decir que se ponga fin a la relación, pero tampoco que se dejen a un lado los objetivos personales por el otro. Simplemente hay que reflexionar, negociar, ver si es posible continuar y cómo hacerlo. La decisión final es de la pareja.

Pareja hablando

Cuidar de uno mismo para cuidar de la relación

Hay muchas creencias que rodean al amor y que se convierten en causas que deterioran una relación. Tenerlas en cuenta, cuestionarlas y cambiarlas si es necesario es importante.

Desde pensar que el amor se mantiene solo y que no hay que hacer ningún esfuerzo hasta que la otra persona por el solo hecho de estar con nosotros siempre tiene que saber qué necesitamos y cómo estamos son algunos ejemplos. La mente puede jugar malas pasadas.

Además, también es importante estar bien con uno mismo, pues si no es así difícilmente se estará bien con el otro. Estar a la defensiva, tener baja autoestima o miedo a que nos hagan daño pueden ser verdaderas barreras para la relación. Incluso, muchas veces se pueden poner en marcha comportamientos tóxicos sin saberlo.

Por lo tanto, no nos olvidemos de nosotros mismos en una relación. ¿Qué tal estamos? ¿cómo nos encontramos? ¿qué heridas arrastramos? son preguntas que pueden ayudarnos. Porque aunque la relación sea cuestión de dos, también es necesario cuidarnos y querernos a nivel personal.

  • Bolaños, I. (1998). Conflicto familiar y ruptura matrimonial: aspectos psicosociales. Psicología Jurídica de La Familia, 43–76.
  • García, F & Ilabaca, D. (2013). Ruptura de pareja, afrontamiento y bienestar psicológico en adultos jóvenes. Ajayu11(2), 157–172. Retrieved from http://www.ucb.edu.bo/publicaciones/ajayu/v11n2/v11n2a03.pdf
  • (2007). La vida en pareja: un asunto a negociar. Enseñanza e Investigación En Psicología12(2), 385–396.