5 causas de la fosfatasa alcalina elevada

Grecia Morillo 30 septiembre, 2017
Cuando los valores de la fosfatasa alcalina no se encuentran dentro de los parámetros normales es posible que se deba a algún tipo de complicación o situación especial

Imagen destacada: https://image.shutterstock.com/z/stock-photo-blood-for-liver-function-test-508660399.jpg

La fosfatasa alcalina es una enzima encontrada en la mayoría de los tejidos del cuerpo pero que predomina en el hígado, así como las vías biliares y el tejido óseo.

Así mismo, se encuentra distribuida en varias formas, aquellas llamadas isoenzimas originarias del hígado y el hueso.

Todas estas pueden cuantificarse por separado si así se requiere a través de una prueba sanguínea.

  • Los valores normales se describen en un rango de 30 a 140 UI/L.
  • Cuando estos niveles superan el límite mayor de lo normal, se puede sospechar de la presencia de distintas enfermedades, pues varias son las causas que llegan a elevarla.

5 causas que incrementan los valores de fosfatasa alcalina

1. Enfermedades del hígado

Enfermedades del hígado

Los valores de la fosfatasa alcalina pueden alterarse y elevarse como consecuencia de diferentes enfermedades del hígado.

Es el caso, por ejemplo, de la hepatitis viral, en la que no solo se aumentan las transaminasas sino también esta enzima, esto debido a la inflamación del órgano y a la sobreproducción de bilirrubina.

Así mismo, suele suceder en otras enfermedades agudas, como la obstrucción de vías biliares en la colecistitis, y en enfermedades crónicas, como la cirrosis hepática o en las consecuencias de un cáncer de hígado.

También te recomendamos leer: 7 señales de advertencia de que tu hígado está lleno de toxinas

2. Enfermedades de hueso

En esta patología los huesos se caracterizan por deformarse y ensancharse progresivamente. No obstante, al controlarse la enfermedad, los niveles vuelven a regularse.

  • Esta enzima también se ve aumentada en ciertos tipos de cánceres que hacen metástasis o invasión al hueso.

Al igual que en el caso anterior, si cuentan con un tratamiento oportuno y efectivo, los valores podrán volver a su rango normal.

3. Tumores

Tumores

Uno de los tumores o procesos neoplásicos que repercute en la elevación de la fosfatasa alcalina es el linfoma de Hodking.

Este es un tumor característico de los ganglios linfáticos que tiene la determinación de aumentar los niveles de esta enzima notables a través de las pruebas sanguíneas.

Como parte de la afectación del linfoma, se encuentra la alteración en la función hepática, por lo que los valores de la fosfatasa alcalina se ven alterados.

Sin embargo, este es un hallazgo de laboratorio que empieza a notarse en los estadíos avanzados de la enfermedad, por lo que implica que es un signo de gravedad cuando se está en fases severas de esta condición.

Otros de los tumores que son productores de fosfatasa alcalina son los cánceres de:

  • Pulmón
  • Ovario
  • Próstata
  • Faringe
  • Testículos

También las leucemias, que vienen dadas desde líneas similares al linfoma.

4. Embarazo

A partir del tercer trimestre, la placenta en la madre es un elemento productor de la enzima fosfatasa alcalina.

Esto influye en los valores generales maternos y los aumenta por encima del rango normal, llegando incluso de 140 a 250 UI/L.

Te invitamos a leer: La comida engorda más cuanto más años cumplimos

No obstante, como es una condición fisiológica, este incremento de la enzima no es motivo de alarma, pues es una sustancia requerida para la síntesis de proteínas la calcificación de los huesos y de los cartílagos en el feto.

Si después del nacimiento, los niveles de la enzima persisten en esos rangos elevados, es cuando hay que buscar qué otra causa lo debe estar provocando.

5. Medicamentos específicos

Medicamentos específicos

Muchos de los medicamentos que se indican frecuentemente, incluso para enfermedades del día a día, tienen la característica de ir elevando la enzima fosfatasa alcalina visible a través de una prueba de sangre.

Dentro de los fármacos que comúnmente tienen este efecto como parte de su acción medicamentosa se encuentran:

  • Antiácidos como la ranitidina
  • Antiepilépticos y anticonvulsivantes como la fenitoína y carbamazepina
  • Antibióticos macrólidos como la eritromicina
  • Antihipertensivos bloqueadores de canales de calcio, como el verapamilo.

Por eso, al visitar al médico cada paciente debe informar acerca de los medicamentos que normalmente ingiere.

De esta manera se puede prever el aumento de la fosfatasa alcalina y no pensar directamente en posibles enfermedades que puedan estar incrementando tales valores.

Esto se logra con una historia clínica adecuada y una buena relación del médico con el paciente.

Te puede gustar