5 claves para ayudar a cuidar a un paciente con alzhéimer

Para cuidar de un paciente con alzhéimer hay que estar dotado de determinadas herramientas que permitan lidiar con la frustración, por ejemplo, y la paciencia

Ayudar a cuidar a un paciente con alzhéimer no es una tarea sencilla. El alzhéimer es una enfermedad que provoca que la persona que la sufre vaya perdiendo la memoria de forma progresiva. Primero, empezará a olvidarse de pequeñas cosas, hasta que llegue el momento en el que no reconozca los rostros de su propia familia.

Cuando una persona sufre alzhéimer no es solamente ella la afectada. La familia padece, a veces, el rechazo, las malas palabras y la dolorosa realidad de que la persona que está frente a ella ya no sabe quién es. Por ese motivo, son necesarias algunas claves para cuidar a un paciente con alzhéimer.

1. Comunicación directa y sencilla

Comunicarse con una persona que tiene alzhéimer puede ser todo un reto. Puede que se distraiga, que no entienda lo que le dices y que tengas que repetírselo de nuevo… Para llevar esto a buen término, es necesario tener paciencia y seguir algunas de las recomendaciones que te brindamos a continuación:

  • Utiliza frases sencillas y cortas. No grites ni te exasperes. Comunícate con tranquilidad.
  • Mira a la persona a los ojos en todos momento y préstale atención.
  • Ten paciencia, porque quizás se tome su tiempo para responderte. No le metas prisa.
  • Si quiere comunicarte algo, pero no lo entiendes, esfuérzate al máximo por hacerlo.
Cuidar a un paciente con alzheimer

2. Ayúdale, pero no en exceso

Muchas personas que tienen que cuidar a un paciente con alzhéimer empiezan a tratar a este como si fuera un bebé. De hecho, se comunican con él como si así fuera e incluso hablan delante de él sobre él como si no estuviera. Esto no es nada positivo.

Aunque a la persona con alzhéimer le cueste comunicarse, vestirse o bañarse, debemos hacer todo lo posible para que tenga su propia independencia en escoger su ropa, enjabonar su cuerpo… No importa si tarda. ¿Por qué vamos a tener prisa? Recordemos que debemos tener paciencia.

3. Establece rutinas

Establecer rutinas puede ayudar mucho a una persona que sufre alzhéimer. Por ejemplo, que el baño sea todos los días a la misma hora. Si puede ser, escojamos ese momento del día en el que sabemos que la persona está tranquila. Debemos hacer lo mismo con comer o irse a dormir.

Al establecer rutinas se condiciona a una automatización de una serie de actos que le permitirán a la persona con alzhéimer gozar de mayor independencia al saber lo que tiene que hacer. Esto hará que se sienta más segura y evitará que se desoriente.

4. Ayúdale a la estimulación cognitiva

Para que una persona con alzhéimer goce de una mejor calidad de vida, es importante que la ayudemos a mantener su mente activa, aprendiendo cosas nuevas y realizando ejercicios que estimulen su capacidad cognitiva. Para lograr esto, es importante que realicemos algunas actividades.

Alzheimer

Tomarnos nuestro tiempo para hacer crucigramas, sudokus, para leer con ellos o realizar dictados será algo muy importante. La estimulación cognitiva no solo mejora la calidad de vida, sino que ralentiza el avance de la enfermedad, miniminiza el estrés que puedan sentir y potencia la autonomía.

5. Presta atención a la comunicación no verbal

Al principio habíamos mencionado que, al ayudar a cuidar a un paciente con alzhéimer, podríamos encontrarnos con dificultades al intentar interactuar con él. Puede tardar mucho en responder, no hacerlo de manera coherente o no entender lo que le estamos diciendo a la primera.

Sin embargo, tenemos que prestar mucha atención a la comunicación no verbal. Sonrisas, muestras de afecto, mucho contacto físico como abrazos o besos… esto ayudará mucho a que la persona con alzhéimer se sienta querida y arropada.

En el caso de que nos estresemos, de que perdamos la paciencia o de que no saquemos tiempo para realizar determinadas actividades con ella, la persona con alzhéimer no mejorará. Se estresará, se aislará aún más, se sentirá sola y muy incomprendida.

Para ayudar a cuidar a un paciente con alzhéimer tenemos que saber brindarle mucho amor, cariño y paciencia. Ser severos o perder los estribos no será bueno. Pongámonos en el lugar de la otra persona.

¿Cómo nos gustaría que nos tratasen? ¿Nos sentiríamos bien al ver que nadie nos dedica tiempo de calidad? Empatizar siempre nos ayudará a ver la situación de otra manera y a tratar a una persona con alzhéimer como verdaderamente se merece.