5 claves para controlar el colesterol

Erika Petit 17 febrero, 2018
Los cambios en la dieta y la práctica de ejercicio pueden reducir efectivamente el colesterol. Te proponemos 5 claves para bajar los niveles de colesterol alto en la sangre y puedas disfrutar de una vida más saludable.

Colesterol, esa palabra terrible que comúnmente es asociada con enfermedades crónicas importantes y con un sinfín de males que degeneran la calidad de vida de las personas  ¿Alguna vez te has preguntado cómo hacer para controlarlo, qué necesitas saber, y cuáles mejoras deberías aplicar a tu estilo de vida?

Aquí te traemos una serie de 5 claves para que puedas dar con esos pequeños detalles que harán mejorar tu salud y así evitar una serie de consecuencias negativas para tu organismo. El colesterol no debe tomarse a la ligera, de eso debes estar consciente.

Pero antes, debes entender a qué nos referimos con bastante exactitud, de manera que puedas tomar cartas en el asunto y así darle un rumbo óptimo a la salud de tu cuerpo. Recuerda, “eres lo que comes” tal cual manifiesta el dicho popular.

El colesterol es ese componente graso de nuestro organismo que es producido tanto por el hígado como por nuestra dieta, este se divide en dos vertientes bien conocidas:

  • HDL o colesterol bueno que reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • Y el LDL o colesterol malo que es perjudicial para el organismo.

No obstante, te mostraremos una serie de claves para tener en cuenta y poder disminuir considerablemente los posibles problemas relacionados con tu salud. No te preocupes, de manera sencilla notarás la diferencia y te sentirás más equilibrado y saludable.

5 claves para controlar el colesterol

1. Definitivamente “no” al sedentarismo

Consecuencias del sedentarismo

Realiza ejercicio cardiovascular, al menos durante 90 minutos, para una salud cardíaca óptima y para perder peso. El ejercicio cardiovascular es cualquier actividad que emplea los músculos grandes de forma repetitiva y aumenta el ritmo de exigencia, combatiendo el sedentarismo tan nocivo.

Piensa en salir a caminar o utilizar cintas, hacer bicicleta, remo, natación. Cualquier actividad que desees estará bien. Las consecuencias de un estilo de vida sin actividad física son nefastas y empeoran aún más al acumular cantidades de colesterol por falta de ejercicios.

Visita este artículo: 8 ejercicios fáciles para hacer en casa

2. Incluye en tu dieta más vegetales

Haz una comida menos con carne a la semana. Sustituye la proteína animal (vaca, cerdo, pescado, huevos, queso) por una proteína de origen vegetal como judías, lentejas, tofu o quínoa. Prueba estas proteínas vegetales en ensaladas, sopas o revueltos para disminuir el consumo de grasa saturada.

Pero si aún así te es bastante difícil prescindir de la ingesta de carnes, al menos intenta incluir en tu dieta vegetales con alto valor calórico como las zanahorias, el brócoli, las coles. De manera que puedas contrarrestar las cantidades de grasa que sueles ingerir.

3. Reduce el consumo de grasas animales

carnes

Este apartado es muy importante con respecto a la calidad de la salud de tus arterias y venas. Recuerda, parte del colesterol que consumimos proviene de los alimentos, y los alimentos con elevado contenido de grasa animal vienen cargados de altos índices de colesterol. Evita una bomba de tiempo.

Olvida los alimentos altos en grasas como las carnes procesadas del chorizo, salami o la mortadela y las carnes rojas con grasa, como las costillas y los cortes más grasos de vaca, ternera, cerdo y cordero. Además, elimina la piel del pollo o del pavo. Evita algunos productos lácteos grasos enteros como leche, queso, mantequilla.

4. La fibra, un gran aliado

Solemos pensar en fibra como un gran sacrificio que tenemos que hacer para lograr un objetivo. Lo cierto es que no es verídico. Puedes conciliar una dieta balanceada baja en colesterol y, al mismo tiempo, tener calidad de ingesta y un organismo saludable.

En concreto, tienes que incluir en la dieta más alimentos ricos en fibra soluble. En los intestinos, la fibra soluble se puede unir a la bilis, que está hecha de colesterol, y eliminarlo. Busca fibra soluble en la avena, semillas de lino, cebada o legumbres, frutas y vegetales de raíz, además de los cereales tradicionales.

¿Quieres conocer más? Lee: 5 deliciosos batidos ricos en proteína vegetal y fibra

5. Es hora de hacer algo con la obesidad

6 tipos de obesidad y sus causas

El detonante más temible de esta bomba de tiempo llamada colesterol, definitivamente es la obesidad. En tópicos anteriores hemos mencionado claves para que puedas controlar el colesterol, pero si no tienes un control estricto con tu peso corporal puede que te lleve hacia un camino muy peligroso.

Si tienes sobrepeso o sufres obesidad hay que bajar esos kilos de más. Perder peso ayuda a reducir el colesterol malo e incluso una pérdida moderada en la báscula de unos 4 u 8 kilogramos puede tener impacto en los niveles de colesterol.

Te puede gustar