5 claves para empezar una dieta de adelgazamiento con éxito

Ivan Aranaga Amengual · 13 mayo, 2018
Adelgazar puede resultar fácil pero seguir con la dieta puede resultarnos aburrido. Te enseñamos 5 claves para lograrlo con éxito.

Si has fracasado en las dietas que empiezas todos los lunes, si no consigues perder peso sino aumentarlo, no te angusties. Aquí te traemos 5 claves para que empieces con éxito una dieta de adelgazamiento.

Perder esos kilos que tanto empañan tu salud física y mental es un objetivo cuesta arriba. No significa que hayas incurrido en algún error. En muchos casos lo que afecta es mantener intacta, día tras día, la perseverancia en el tratamiento.

Cuesta darle continuidad a un plan alimentario que llegó a tu vida para cambiar tus hábitos y a restringir esos alimentos que tanto te gustan. No obstante, la principal motivación es saber que recuperarás tu salud y que estarás en mejores condiciones para afrontar la vida.

Identifica los motivos para hacer una dieta de adelgazamiento

Antes de comenzar con las 5 claves, es propicio que identifiques qué quieres lograr con la dieta de adelgazamiento. Parece obvio porque en su nombre está la motivación, pero siempre hay algo más allá de lo evidente.

Haz una lista y pon en la balanza las ventajas y las desventajas que se desprenderán de este proceso. Eso te hará tomar conciencia del contexto en el que inicias este camino que va a estar lleno de cambios. Te servirá para aclarar la mente e impulsar tus ánimos cuando pienses en dejar la dieta.

Dieta para adelgazar.

5 claves para alcanzar el éxito con la dieta

1. El objetivo debe ser claro y realista

Todas las personas quisieran tener cuerpos esculturales, pero esto no es tan sencillo. La idea es que la cantidad de kilos que quieras perder se puedan eliminar en el tiempo adecuado y, además, que puedas mantenerlos sin comprometer tu salud.

El primer paso es aprender a comer, y para ello será necesario que cambies tus hábitos de alimentación. Estos se deben adaptar a tus necesidades. Cada individuo es diferente y, por ello, para cada uno debe haber una dieta personalizada.

Así tus tiempos y logros no se deberán adaptar o igualar a los de otra persona. Recuerda que lo ideal es rebajar de un kilo a dos por semana. Esa debe ser tu principal motivación. Con esa cifra el proceso puede llegar a ser lento, pero el resultado lo podrás mantener en el tiempo.

2. El peso no debe ser una obsesión

En algunas ocasiones el peso es una medida un tanto engañosa. Por eso, te recomendamos que evalúes tu evolución con la ropa. Puede que la mejor báscula sea tu vestimenta. Si quieres saber si vas por buen camino, ponte ese pantalón que antes no te quedaba bien y así comprobarás si la dieta de adelgazamiento ha funcionado.

Debes saber que el peso puede variar por condiciones tan variadas como la cantidad de agua que hayas ingerido en el día, si tienes problemas digestivos o de tránsito intestinal, si estás en tu ciclo menstrual, entre otros.

Debes leer: Remedios naturales para equilibrar el ciclo menstrual

Durante la dieta de adelgazamiento no controles tu peso diariamente. Este no debe ser el único parámetro que puedes utilizar para medir tu evolución.

3. Planifica varias comidas en el día

Es bueno separar los alimentos en diferente tuppers.

Recuerda: no debes saltarte ninguna comida. Es un grave error que no desayunes o que elimines la cena. Si te falta una solo sentirás más apetito y ansias por comer, lo que te puede llevar a ingerir alimentos pocos saludables.

Haz más de tres comidas y completa tu alimentación con colaciones como meriendas saludables en las que puedes incluir frutas, frutos secos o gelatinas. Este proceso amerita una programación seria. Tómate un tiempo al comenzar la semana para definir tus comidas.

Procura hacer una lista de compras semanal en donde incluirás tus alimentos. Si saltas este paso puedes acabar comiendo productos que obstaculicen la dieta de adelgazamiento que has puesto en marcha.

4.Planifica cada comida con el método del plato

Se trata de una estrategia muy fácil. Este método te permitirá conseguir que las comidas sean más saludables y equilibradas nutricionalmente. Funciona así: la mitad del plato lo debes ocupar con hortalizas y verduras que pueden estar crudos o cocidos. Trata que sean variados.

Te interesa leer: 3 recetas que puedes hacer con patatas

Un cuarto del plato con proteínas, las cuales pueden ser carnes, huevos, pescados, legumbres o proteínas vegetales. El otro cuarto de plato debe contener carbohidratos como el arroz, las pastas, pan o patatas. La idea es que sean integrales. Puedes acompañar con una fruta.

5.Incluye ejercicio y agua

Hacer ejercicio.

Son muchos los beneficios que conseguirás si pones en práctica alguna actividad física. De hecho, practicar algún ejercicio te ayudará a perder grasa corporal, evitar el sedentarismo y a mejorar tus condiciones físicas y de salud. Además, te aportará endorfinas y te sentirás mucho mejor psicológicamente. La dieta y el ejercicio se complementan.

Durante tu dieta de adelgazamiento tu rutina debe estar acompañada por el consumo de agua, ya que es el componente principal de nuestro organismo. Durante el día bebe de un litro y medio a dos.