5 claves para reducir la inflamación

¿Sabías que unos patrones de sueño irregulares pueden resultar en problemas de salud fruto de la inflamación del cuerpo? Es importante dormir un mínimo de 7 u 8 horas al día

En los últimos años y gracias al avance que ha tenido la medicina, los médicos y científicos han podido determinar que la mayoría de enfermedades crónicas coinciden en un exceso de inflamación.  Se puede producir de forma crónica debido a infecciones que no desaparecen, por reacciones inmunitarias anormales a los tejidos normales o por estados como la obesidad. Con el tiempo puede causar daño al ADN y llevar al cáncer. En este artículo te presentamos 5 claves para reducir la inflamación.

¿En qué consiste la inflamación?

La inflamación es la responsable de dolencias que van desde la obesidad hasta los problemas cardiovasculares, pasando por trastornos como la diabetes y la artritis, tanto en los casos de personas adultas como en aquellas que apenas están empezando a vivir.

Instituto Nacional de Cáncer

En condiciones normales, la inflamación se trata de un proceso biológico que apoya la respuesta del organismo contra agentes peligrosos como las bacterias, los virus y las células dañadas. El problema surge cuando tal mecanismo sufre una alteración, teniendo una sobreestimulación que resulta dañina para el organismo al dificultar el proceso de curación natural.

¿Se puede hacer algo al respecto? Claro que sí. Teniendo en cuenta que el origen del exceso inflamatorio del organismo está en gran parte en la mala alimentación y otros hábitos poco saludables, es posible detenerlo y revertirlo teniendo en cuenta algunas claves de salud. En esta ocasión te presentamos 5 estrategias básicas para desinflamar el organismo y mejorar la salud en general.

La inflamación es un proceso donde el organismo lucha contra un agente irritante a nivel de los nociceptores y se caracteriza esencialmente por dolor, tumor, calor, rubor e impotencia funcional.

IntraMed

Claves para reducir la inflamación

1. Reducir el consumo de azúcar

La mayoría de personas consumen grandes cantidades de azúcar en su dieta sin ser conscientes del daño que le están haciendo a su sistema inmunológico. El azúcar refinado, así como el que está presente en refrescos, gaseosas y dulces, son los peores causantes de las alteraciones en el mecanismo de inflamación del cuerpo.

Reducir el azúcar, una de las claves para controlar la inflamación

¿Cómo evitarlo?

Busca alternativas saludables a los refrescos comerciales como, por ejemplo, a partir de aguas aromáticas o frutales. Esto es especialmente importante en el caso de los niños.

Visita este artículo: Consejos para eliminar el azúcar blanco de tu dieta

2. Comer más alimentos alcalinos

No se trata de hacer cambios estrictos en la dieta. La clave para combatir la inflamación mediante la alimentación es tener en cuenta que se han de consumir más comidas con propiedades alcalinas y se han de desplazar aquellas pobres en nutrientes y ricas en ácidos.

Los alimentos alcalinizantes ayudan a regular el pH natural de la sangre y con ello mejoran el funcionamiento de todos los órganos vitales. En cambio, las dietas ácidas  provocan graves alteraciones en todos los sistemas.

Vegetales

¿Cómo evitarlo?

Reduce al máximo de la dieta alimentos como, entre otros:

  • Café
  • Azúcar
  • Granos procesados
  • Enlatados
  • Embutidos
  • Harinas refinadas
  • Carnes rojas
  • Productos lácteos

Y, en su lugar, incrementa el consumo de:

  • Vegetales de hojas verdes y otras verduras
  • Hierbas
  • Té verde
  • Vinagre de manzana
  • Frutas

3. Dormir bien

La falta de horas de sueño genera una tensión física y emocional que perturba el proceso de inflamación natural del cuerpo. Durante el sueño los órganos desempeñan labores de reparación junto con el sistema nervioso, responsable de los estados emocionales. La mala costumbre de trasnochar o dormir menos de 8 horas diarias puede, a mediano y largo plazo, originar problemas de salud como resultado de la inflamación.

¿Cómo evitarlo?

  • Controla tus patrones de sueño y trata de dormir durante 7 u 8 horas sin interrupciones
  • Evita el uso de dispositivos electrónicos como mínimo 1 hora antes de ir a dormir y cena ligero

4. Hacer ejercicio

Una de las formas más efectivas para regular los procesos inflamatorios del cuerpo es mediante la práctica regular de ejercicio. Este tipo de actividades calientan y fortalecen los músculos, alejan la retención de líquidos, estimulan la eliminación de toxinas y retiran esos obstáculos que impiden el buen funcionamiento de los órganos y sistemas vitales del cuerpo.

Ejercicio

¿Qué debes hacer?

Tan solo 30 minutos de ejercicio al día son suficientes para reducir la inflamación que provoca problemas como la artritis y enfermedades cardiovasculares.

Lee también: Ejercicios suaves para antes de acostarnos y prevenir el insomnio

5. Comer más grasas saludables

En cierta medida, el cuerpo requiere de grasa para que sus órganos trabajen en óptimo estado y son las de tipo saludable las que pueden ayudarlo. ¿Grasas saludables? Así es. Aunque la palabra grasa ya está estigmatizada como dañina para el organismo, lo cierto es que existen algunas de tipo saludables que deben ser incluidas en todos los planes alimenticios.

¿Dónde se pueden encontrar?

Algunas fuentes de ácidos grasos esenciales son:

  • Pescado azul
  • Semillas de chía
  • Semillas de lino
  • Aceite de oliva
  • Frutos secos
  • Aguacate
  • Dolor vs. Inflamación - Artículos - IntraMed [Internet]. Intramed.net. 2018. https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=68514
  • Inflamación crónica [Internet]. National Cancer Institute. 2018. https://www.cancer.gov/espanol/cancer/causas-prevencion/riesgo/inflamacion-cronica
  • Murdoch, J. R., & Lloyd, C. M. (2010). Chronic inflammation and asthma. Mutation Research - Fundamental and Molecular Mechanisms of Mutagenesis. https://doi.org/10.1016/j.mrfmmm.2009.09.005
  • Ricciotti, E., & Fitzgerald, G. A. (2011). Prostaglandins and inflammation. Arteriosclerosis, Thrombosis, and Vascular Biology. https://doi.org/10.1161/ATVBAHA.110.207449
  • Willoughby, D. A. (1978). Inflammation. Endeavour. https://doi.org/10.1016/0160-9327(78)90057-1