5 condiciones del buen amor

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Bernardo Peña el 24 diciembre, 2018
Raquel Lemos Rodríguez · 21 septiembre, 2017 · Última actualización: 24 diciembre, 2018 24 diciembre, 2018
El buen amor no entiende de dependencias ni de jerarquías en la pareja. Ambos miembros se aceptan, se respetan y mantienen su propia identidad dentro del vínculo

¿Estás buscando pareja y no quieres caer en los mismos errores del pasado? Entonces, es necesario que descubras algunas de las condiciones de lo que llamaremos el buen amor.

El buen amor es aquel que se puede considerar sano, pues te ayuda a crecer y madurar. Es aquel donde ambos miembros de la relación se suman, nunca se restan. Teniendo esto claro, es necesario que tengas los ojos bien abiertos, ya que una relación enfermiza nos acarreará daños y consecuencias difíciles de curar.

5 condiciones para construir un buen amor

Pareja

1. Un “nosotros” está formado por un “tú” y un “yo”

El buen amor se caracteriza porque respeta la independencia de la otra persona. Cuando no existe esto, no hay un “tú” ni un “yo”. Tan solo un “nosotros”, por lo tanto, si desaparece dejamos de existir.

Pasar tiempo en pareja es importante, pero todos necesitamos momentos a solas para explorar nuestros intereses, para conocernos mejor y así poder tomar decisiones acertadas. Tenemos derecho a nuestro espacio personal y eso es algo que saben las parejas sanas.

Una persona que depende de otra no la está amando bien, sino que la está necesitando. La necesita para afirmarse que alguien la puede querer o para convencerse de que no se va a quedar sola. Las relaciones de dependencia destruyen y suelen terminar dejando a sus miembros muy dañados.

  • En el buen amor, cada individuo tiene su propia identidad que nunca pierde cuando forma un “nosotros”.

Lee: El amor, una elección consciente

2. Te acepto tal y como eres

Puede haber aspectos del otro que no nos gusten, sin embargo, decidimos estar juntos y formar una relación. Al principio, no te importaron demasiado esas cuestiones, pero con el paso del tiempo te chirrían e intentas decirle a tu pareja cómo ha de actuar.

Para que se establezca una relación saludable, una de las cosas más importantes es no intentar cambiar y hacer del otro un ideal de pareja, hemos de aceptar estas diferencias. Cuando estamos ante el buen amor, nos aceptan tal y como somos, sin querer guiarnos y menos aún manipularnos.

En el momento en el que esto no se cumple, el buen amor se ha esfumado y tan solo quedan las expectativas, las esperanzas de cambios que no surtirán efecto y las actitudes de manipulación que dañarán toda relación.

3. Necesito tiempo para conocerte

Pareja con teléfonos móviles.

Podemos aceptar que puede haber un amor a primera vista, pero para conocer bien a la persona con la que queremos compartir nuestra vida necesitamos tiempo. Las cosas buenas se hacen esperar, no hay ninguna necesidad de acelerar la relación.

Es importante aprovechar el momento y todo surgirá de forma natural. No fuerces a la otra persona a estar en el mismo escalón que tú en la relación. No exijas que se comporte igual o dé el mismo cariño, esto puede agobiarlo.

Por otro lado, puede que esa persona te mienta o te engañe. Por eso, no creamos que lo sabemos todo del otro a la ligera. Démonos tiempo, sobre todo para superar esa fase de enamoramiento tan bonita, pero que nos produce tanta ceguera.

4. Tú y yo somos responsables de la relación

La responsabilidad es algo fundamental que muchas parejas no tienen en cuenta. Y es que construir y sacar adelante la relación es cosa de dos. Cuando en una pareja los miembros no se hacen responsables, esto se puede ver en la culpa que le cargan al otro, la dependencia que profesan e incluso las faltas de respeto que se dirigen.

El buen amor sabe que ambos miembros de la relación son responsables de la misma. Por lo tanto, no sirve de nada buscar culpables o depender del otro: cuando cada uno tiene una responsabilidad individual con la relación.

Descubre: Reconocer y evitar la manipulación emocional en la pareja

5. El amor se riega todos los días

Pareja de la mano.

En ocasiones, creemos que hemos encontrado el buen amor, cuando en realidad hemos cometido el peor de los errores: creer que la pareja era un fin, un objetivo del cual nos sentimos victoriosos.

Cuando creemos esto, en el momento de conseguir que la persona que queremos esté a nuestro lado nos acomodamos. Es inevitable que la rutina se apodere de nuestra relación, pero en el amor no debemos dar nada por sentado. El amor se riega todos los días y, si no se hace así, este termina marchitándose y, posteriormente, muriendo.

Si estás buscando el amor o estás abierto a la posibilidad de encontrar una pareja, ten en cuenta estas condiciones si quieres vivir una relación responsable, sana y que te haga feliz. A veces, cometemos ciertos errores de los que no somos conscientes, pero ante los que deberíamos abrir los ojos para no volver a caer en ellos.

  • Hill, P. L., Nickel, L. B., & Roberts, B. W. (2014). Are you in a healthy relationship? Linking conscientiousness to health via implementing and immunizing behaviors. Journal of Personality. https://doi.org/10.1111/jopy.12051

  • Jackson, S. E., Steptoe, A., & Wardle, J. (2015). The Influence of Partner’s Behavior on Health Behavior Change. JAMA Internal Medicine. https://doi.org/10.1001/jamainternmed.2014.7554

  • Feeney, B. C. (2007). The dependency paradox in close relationships: Accepting dependence promotes independence. Journal of Personality and Social Psychology. https://doi.org/10.1037/0022-3514.92.2.268