5 conductas que predicen el fracaso de una relación

Raquel Lemos Rodríguez·
18 Junio, 2020
¿Te sientes agobiado?¿eres de los que prohibe cosas a su pareja?¿tu novia o novio intenta cambiarte constantemente? Puede que estés en una relación que no te conviene. Te contamos más en el siguiente artículo.

Existen algunas conductas que predicen el fracaso de una relación. De hecho, algunas parejas es como si estuvieran destinadas a acabar mal desde el primer minuto de su relación.

Esto se debe a ciertos patrones que, además de tóxicos, suelen repetirse en relaciones posteriores. Es importante, por lo tanto, ponerles freno y reflexionar.

Una relación sana es mucho más feliz, duradera y productiva que una marcada por la negatividad y las demandas. Por ello, vamos a ver cuáles son las conductas que deben evitarse en estos casos.

5 conductas que demuestran que una relación está destinada al fracaso

Pareja discutiendo

1. Criticar a la pareja de forma constante

Una de las primeras conductas que predicen el fracaso de una relación es la crítica constante y absurda hacia la pareja. No pasa nada por puntualizar algún comportamiento que consideremos incorrecto, pero no deben tocarse temas como la forma de vestir, de hablar o incluso, de sentir.

Estas críticas solo buscan cambiar al otro. Despojarle de su esencia y personalidad. Para que exista una relación de pareja sana y sólida debe haber una aceptación de la persona con la que se está. Si no nos gusta cómo es, tenemos dos opciones: aceptarlo o dejarlo.

Sin embargo, la opción de criticarla para cambiar su forma de ser además de improductiva, resta energía y genera malestar.

2. Desprecio hacia la otra persona

¿Nuestra pareja se burla de nosotros? ¿Nos humilla? Si esto es lo que sentimos, pero no se lo transmitimos, no estamos haciendo nada para solucionar esta situación.

En ocasiones, la otra persona tiene una forma de ser que nos hace daño, pero continuamos con ella porque estamos enamorados. Lo más probable es que suframos dependencia emocional y que por eso no sepamos cortar por lo sano.

Es importante que tengamos en cuenta que en una relación de pareja tiene que haber respeto. Si no, la relación acabará rompiéndose. Y para ello, también es muy importante una buena comunicación.

Descubre: 5 riesgos de la dependencia emocional en la pareja

3. El culpable siempre es el otro

Entre todas las conductas que predicen el fracaso de una relación, esta es una de las más claras, pues se trata de echarle la culpa al otro, es decir, nunca asumir la responsabilidad.

En cualquier discusión de pareja suele haber más de una implicación. Puede que hoy el culpable sea nuestra pareja, pero quizás mañana seamos nosotros. Es importante tratar de ser maduros y aceptar cuando lo hemos hecho mal.

Si siempre echamos la culpa al otro, no aprenderemos de nuestros errores, por lo que las situaciones de conflicto se repetirán con más facilidad. Aquí la comunicación en pareja también es fundamental para resolver este problema.

Lee: La asertividad nos ayuda a ser más felices en pareja

4. El silencio y la indiferencia

Hay un tipo de actitud bastante nociva y cuyo intento es manipular al otro. Estamos hablando de aquella que manifiesta dinámicas tóxicas en las que están presentes el silencio y la indiferencia.

Aunque no haya golpes ni insultos, este tipo de comportamientos hacen daño al otro. Además de impedir la búsqueda de soluciones ante las causas del enfado, son egoístas y demuestran muy poca madurez.

5. Obligar y exigir

Hombre criticando a su novia

Esto tiene mucho que ver con la aceptación incondicional de la que hablábamos al principio. Obligar y exigir al otro determinadas cosas es una de las conductas que predicen el fracaso de una relación.

No podemos obligar ni exigirle a nuestra pareja nada. Es una persona libre a la que tenemos que respetar, sin hacer ninguna tentativa de manipularla a nuestro antojo.

De la misma forma, el otro debe actuar de la misma forma. Si una relación nos hace sentir agobiados y nos damos cuenta de que hemos dejado de hacer cosas que nos gustan solo por agradar, quizás esa persona no sea para nosotros.

Huye de las relaciones tóxicas: mereces algo mejor

Experimentar este tipo de conductas no es plato de buen gusto. Detectarlas a tiempo es algo muy importante para reflexionar sobre la relación que tenemos o para cambiar actitudes hacia nuestra pareja.

Si consideramos que se trata solo de algo puntual y tenemos una relación sana, los mejor es hablar con la pareja sobre lo que ocurre. Si nos quiere y es un comportamiento específico, cambiará. Si no, ya sabemos que debemos priorizar nuestra salud mental antes que cualquier otra cosa.