5 consecuencias negativas de dormir mal

Katherine Flórez · 19 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 19 diciembre, 2018
No conseguir un descanso adecuado puede influir en nuestra salud e incluso en nuestro comportamiento con los demás, ya que estaremos más irascibles. También nos costará más concentrarnos

A pesar de no considerarse como uno de los hábitos de vida saludable para muchos, dormir bien es una de las prácticas más relevantes en cuanto a la preservación de la salud. Por esto mismo, hoy queremos que conozcas las consecuencias negativas de dormir mal.

Tal es la importancia que tiene el descanso para el desarrollo del ser humano que se recomienda dormir 8 horas como mínimo. El problema principal no solo gira en torno a la duración del descanso, sino a la calidad del mismo.

Actualmente, el ser humano goza de pésimas costumbres nocturnas. Por ejemplo, la mala utilización de la tecnología y todo el tiempo «invertido» en ella. No obstante, el objetivo principal de este artículo es evidenciar las consecuencias negativas de dormir mal.

Consecuencias negativas de dormir mal

1. Malos hábitos alimenticios

Aunque pueda parecer un poco sacado de contexto, no tener un buen descanso mientras se duerme afecta en gran manera la alimentación.

Así, las personas con falta de sueño tienden a consumir cantidades excesivas de comida. De dicho hábito surge el sobrepeso y otro tipo de enfermedades asociadas al mismo. Dicho aumento en el peso corporal se da por el consumo de alimentos ricos en calorías y carbohidratos.

Lee también: Estos 7 hábitos alimenticios están dañando tu rostro

Señor en el sofá viendo la tele mientras se come una pizza

2. Falta de concentración

Las personas con malos hábitos de descanso tienen mayores probabilidades de desconcentrarse más fácilmente. Esta es otra de las consecuencias negativas de dormir mal.

Por tal razón, no dormir con calidad suficiente influye de gran forma en la capacidad de los sentidos. Esto es, que la coordinación ojo-mano y ojo-pie no son las mejores.

En ese orden de ideas, lo más recomendable es evitar la realización de tareas complejas y tratar de no poner en riesgo la integridad física.

3. Desequilibrio emocional

Existe la posibilidad de notar cambios bruscos en la forma de reaccionar de aquellas personas cansadas. Al no dormir bien, estas tienden a estar de mal humor.

En pocas palabras, lo más común en un individuo de este tipo es encontrarlo de muy mal humor o, en el mejor de los casos, un exceso de alegría (aunque es menos probable).

No obstante, también es posible que se produzca dicha felicidad desmedida, ya que las regiones cerebrales encargadas de controlar las emociones se activan hasta un 60% cuando no descansan lo suficiente.

Mujer llorando y de mal humor como consecuencia de su falta de descanso

4. Deterioro físico

Esta consecuencia es una de las más preocupantes. Si bien la parte estética suele ser relevante para muchos,  hay algunos individuos que lo ven como un todo, y claro está que es uno de los factores más afectados por no dormir bien.

Una de las funciones del sueño es la reparación; en horas de la noche, el organismo se encarga de mejorar el aspecto de la piel, nutriendo y humectando los tejidos.

Por tal razón, cuando no se realiza un ritual adecuado, dicho proceso se ve entorpecido y puede ocasionar un deterioro paulatino de la piel.

5. Aumenta la probabilidad de enfermedades cardíacas

El sistema cardiovascular es uno de los más afectados cuando no se tienen buenos hábitos relativos al descanso.

En primer lugar, la mala alimentación provocada por esta problemática genera un daño colateral en las válvulas coronarias, ya que estas se obstruyen por los niveles de grasa.

Y, en segundo lugar, el corazón se ve debilitado de forma constante. Es entonces cuando se incrementa la posibilidad de un infarto.

Visita este artículo: El insomnio aumenta el riesgo de ictus e infarto

Médico sujetando un corazón artificial

¿Cómo dormir de manera adecuada?

Para evitar estas consecuencias negativas de dormir mal, nos gustaría hacer hincapié en algunos puntos fundamentales para mejorar dicho hábito tan relevante.

  1. Calidad: Se recomienda un lugar cómodo, agradable y poco iluminado.
  2. Tiempo: No podemos olvidar que, aunque exista la comodidad o la calidad, si el tiempo no es suficiente dormir no servirá de nada.
    Los expertos en el tema recomiendan un mínimo de 6 horas de sueño y un máximo de 9.