5 consejos de los dermatólogos para protegerte del sol

Puedes lucir una piel bronceada, pero para ello es fundamental seguir los consejos de los dermatólogos para proteger la piel del sol y así evitar riesgos para la salud.

Hoy te descubrimos algunos consejos de los dermatólogos para protegerte del sol. Te ayudarán a prevenir cualquier problema en la piel a causa de una exposición solar inadecuada. Debes saber que los rayos ultravioletas pueden causarte quemaduras y diversos problemas dermatológicos que pueden derivar en un cáncer de piel.

Aunque es importante seguir estos consejos de los dermatólogos para protegerte del sol. También es importante visitar a este especialista, al menos una vez al año si tienes la piel blanca, con muchos lunares o te ha salido uno nuevo.

La piel tiene memoria y, aunque ahora te protejas bien del sol, puede que en el pasado no los hayas hecho. Por lo que en cualquier momento puede surgir un lunar que se transforme en un melanoma.

 

Consejos de los dermatólogos para protegerte del sol

 

1. Escoge el filtro solar adecuado para tu piel

El primero de los consejos de los dermatólogos para protegerte del sol es escoger el filtro solar adecuado para tu piel, porque no es lo mismo tener una piel muy blanca, sensible y llena de lunares, que una piel morena y sin apenas lunares.

En el primero de los casos, deberíamos optar por un factor de protección 50 (FPS 50). En el segundo, podríamos optar por un factor de protección más bajo, por ejemplo un 30. Sin embargo, lo más importante en ambos casos es aplicarlos cada 2 o 3 horas para que la protección sea efectiva.

Asimismo, no importa si estamos ya morenos/as y creemos que no necesitamos protector solar, hay que protegerse siempre. Sin la protección adecuada, el riesgo de sufrir un cáncer de piel en el futuro aumenta considerablemente.

No dejes de leer: Protector solar: ¿en loción, spray o crema?

2. Utilizar protector solar todos los días

Otro de los consejos para protegerte adecuadamente del sol es, que no solo es necesario utilizar el protector cuando estás en la playa o la piscina. Cuando paseas por la calle o caminas por la ciudad también tu piel está expuesta a la radiación.

Ahora bien, esto no significa que lo apliques solo en el rostro. Hay otras partes del cuerpo que pueden estar expuestas al sol, y protegerlas, es importante para prevenir problemas en la piel a largo plazo. Además, llevarlo en el bolso te permitirá reponer la protección adecuadamente.

 

protegerse del sol

 

3. Evita las horas de más calor

El tercero de los consejos dermatológicos para protegerte del sol es evitar las horas de más calor. Entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde, la exposición al sol es mucho más peligrosa para la piel. En esta franja del día los rayos UV inciden con mayor fuerza.

Aunque utilices una protección alta, es mejor que te pongas debajo de una sombrilla. Además, es aconsejable que utilices algún complemento como un sombrero, camiseta ligera y gafas de sol. Estas medidas contribuyen a una mayor protección  y a evitar cualquier posible quemadura en la piel.

4. Protege las zonas de mayor exposición

Normalmente tiendes a proteger el cuerpo y el rostro. Pero ¿alguna vez se te han quemado los pies o las orejas? Nos olvidamos de poner protección solar en algunas zonas de nuestro cuerpo que están más expuestas.

Pies, orejas y manos son partes del cuerpo sobre las que debes aplicar la crema de protección solar siempre. Si no lo haces, es muy fácil que sufras alguna quemadura solar en ellas.

El cuero cabelludo es otra zona que solemos olvidar. Aunque tengamos pelo, el cuero cabelludo no está protegido del sol. Utilizar una gorra o un sombrero será la mejor manera de hacerlo.

Descubre: 3 tratamientos sencillos para cuidar de la belleza de tu escote

5. Tras la exposición hay que hidratar la piel

Tras una exposición solar siempre hay que hidratar la piel empleando un producto adecuado. Los  aftersun, no solo hidratan la piel, también ayudan a reparar la barrera hidrolípidica de la epidermis.

Loa aftersun aportan a la piel una mayor hidratación, suelen tener texturas ligeras de rápida absorción. En su composición  contienen ingredientes refrescantes y antiinflamatorios. Además, algunos incorporan vitaminas y agentes antioxidantes.

  • Natarajan, V. T., Ganju, P., Ramkumar, A., Grover, R., & Gokhale, R. S. (2014). Multifaceted pathways protect human skin from UV radiation. Nature Chemical Biology. https://doi.org/10.1038/nchembio.1548
  • Green, A. C., Williams, G. M., Logan, V., & Strutton, G. M. (2011). Reduced melanoma after regular sunscreen use: Randomized trial follow-up. Journal of Clinical Oncology. https://doi.org/10.1200/JCO.2010.28.7078
  • Sambandan, D. R., & Ratner, D. (2011). Sunscreens: An overview and update. Journal of the American Academy of Dermatology. https://doi.org/10.1016/j.jaad.2010.01.005
  • Mancebo, S. E., Hu, J. Y., & Wang, S. Q. (2014). Sunscreens: A review of health benefits, regulations, and controversies. Dermatologic Clinics. https://doi.org/10.1016/j.det.2014.03.011
  • Pinnell, S. R. (2003). Cutaneous photodamage, oxidative stress, and topical antioxidant protection. Journal of the American Academy of Dermatology. https://doi.org/10.1067/mjd.2003.16