5 consejos de los dermatólogos para protegerte del sol

Raquel Lemos · 17 julio, 2018
Aunque nuestro sueño sea lucir una piel bronceada, es fundamental seguir los consejos de los dermatólogos para proteger la piel del sol y así evitar riesgos innecesarios.

¿Sabes lidiar con el sol de la manera correcta? Los rayos ultravioletas pueden causarnos quemaduras y diversos problemas en la piel que pueden derivar en un cáncer de piel. Por eso, hoy te animamos a descubrir algunos consejos de los dermatólogos para protegerte del sol que, seguro, te serán de gran ayuda.

Aunque es importante seguir estos consejos de los dermatólogos para protegerte del sol, también recalcamos la necesidad de visitar a este especialista, al menos, una vez al año. Será fundamental, sobre todo, si tienes la piel blanca, con muchos lunares o te ha salido uno nuevo.

La piel tiene memoria y, aunque ahora te protejas bien del sol, puede que en el pasado no los hayas hecho y en cualquier momento puede surgir un lunar que se transforme en un melanoma. Vigilar la piel puede ayudar a detectar cualquier problema antes de que este empeore.

1. Escoge el filtro solar adecuado para tu piel

Consejos de los dermatólogos para protegerte del sol

El primero de los consejos de los dermatólogos para protegerte del sol es escoger el filtro solar adecuado para tu piel. Porque no es lo mismo tener una piel muy blanca, sensible y llena de lunares, que una piel morena y sin apenas lunares.

En el primero de los casos deberíamos optar por un factor de protección 50 (FPS 50). En el segundo, podríamos optar por un factor de protección más bajo, por ejemplo un 30 o un 15. Todo dependerá de cómo suela reaccionar nuestra piel ante la exposición solar.

No dejes de leer: Protector solar: ¿en loción, spray o crema?

Los dermatólogos recomiendan, además, que durante los primeros días que tomemos el sol usemos un protector solar más alto del que solemos utilizar. El motivo es que la piel lleva tiempo sin exponerse al sol y tiene más posibilidades de reaccionar negativamente.

Asimismo, no importa si estamos ya morenos y creemos que no necesitamos protector solar. Este es indispensable siempre, ya que sin él no habrá nada que proteja a nuestra piel de los rayos ultravioleta (UV), lo que aumentará el riesgo de sufrir un cáncer de piel en el futuro.

2. Sal siempre a la calle con protector solar

Otro de los consejos de los dermatólogos para protegerte del sol es que no solo es necesario utilizar el protector cuando estás en la playa o la piscina. Cuando paseas por la calle o caminas por la ciudad también tu piel está expuesta a la radiación. Ahora bien, esto no significa que lo pongamos solo en el rostro. Hay otras partes del cuerpo que pueden estar expuestas al sol.

En verano, no nos olvidemos de las piernas si llevamos pantalón corto o de los brazos. También, cuando vamos en coche, el sol puede incidir en algunas partes de nuestro cuerpo. Proteger cualquier zona que quede expuesta al sol es indispensable para nuestra salud. Además, llevarlo encima nos permitirá reponer la protección en el caso de que lo necesitemos.

3. Evita las horas de más calor

Sombrilla-sol

El tercero de los consejos de los dermatólogos para protegerte del sol es evitar las horas de más calor. Muy pocas personas tienen esto en cuenta, pero entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde la exposición al sol se vuelve el doble de peligrosa. Estas son las horas en las que los rayos UV inciden con mayor fuerza.

Aunque utilicemos una protección alta, es mejor ponernos debajo de una sombrilla o utilizar algún complemento como gafas de sol, un sombrero y alguna camiseta ligera para lograr una mayor protección. Esto nos aportará una mayor seguridad y evitará cualquier posible quemadura en la piel.

4. Protege las zonas de mayor exposición

Seguro que tiendes a proteger el cuerpo y el rostro, pero ¿alguna vez se te han quemado los pies o las orejas? Nos olvidamos de poner protección solar en algunas zonas de nuestro cuerpo que están más expuestas. Por eso, veamos algunas a las que no solemos prestarles la atención debida:

  • Pies, orejas y manos: Poner la crema de protección solar en estas zonas es indispensable. Seguro que, en más de una ocasión, se han quemado.
  • Cuero cabelludo: Aunque tengamos pelo, el cuero cabelludo no está protegido del sol. Utilizar una gorra o un sombrero será la mejor manera de hacerlo.
  • Escote: es una zona muy sensible en la que debemos reponer la crema cada dos horas, más o menos, para evitar quemaduras graves.

Descubre: 3 tratamientos sencillos para cuidar de la belleza de tu escote

5. Tras la exposición hay que hidratar la piel

Independientemente de que nos hayamos quemado la piel o no, siempre hay que hidratar la piel después del sol, ya que esta ha estado expuesta de todos modos. Igualmente, debemos evitar ponernos al sol si la piel se nos ha quemado o se nos está cayendo debido a una quemadura. Esto la hará mucho más sensible a los rayos UV.

¿Cuáles de estos consejos de los dermatólogos para proteger tu piel del sol siempre has pasado por alto? Te animamos a que a partir de hoy los tengas muy en cuenta. Una buena protección evitará problemas graves en tu piel en un futuro.