5 consejos fáciles para perder peso antes de ir a dormir

Valeria Sabater · 27 febrero, 2015
Es muy importante que no te saltes la cena para no ralentizar tu metabolismo. Asimismo, procura cenar pronto para que cuando te vayas a la cama ya hayas hecho la digestión.

¿Es posible perder peso incluso antes de ir a dormir? Desde luego. Nuestro metabolismo siempre está en funcionamiento, así que siempre podemos poner en marcha sencillas estrategias para mantenerlo activo. Debemos tener en cuenta que la última parte del día sigue siendo muy importante a la hora de perder peso, así pues, vale la pena tener en cuenta unas pautas determinadas.

Hoy, en nuestro espacio queremos enseñarte de qué modo puedes seguir perdiendo peso justo antes de ir a dormir.

1. La importancia de la cena

Es fundamental no saltarse la cena para perder peso.

Hay muchas personas que deciden saltarse la cena pensando que, de este modo, van a lograr adelgazar más fácilmente. Es un error. El no cenar por la noche va a suponer pasar cerca de 10 horas en las cuales nuestro organismo no va a recibir ningún nutriente. En consecuencia, pueden sucedernos dos cosas: la primera y más grave, no alimentarnos correctamente. La segunda, que nuestro metabolismo se vuelva más lento.

¿Solución? Es importante que cenes, y que lo hagas siguiendo estas recomendaciones:

  • Deberás cenar dos horas antes de ir a dormir.
  • La cena debe ser ligera.
  • Seguro que has oído que es importante cenar «poco y equilibrado». Hay quien al oír esto cae en el clásico error de prepararse únicamente una ensalada. Tampoco es adecuado. Lo ideal es que nuestras cenas contengan proteínas, fibras, ricas vitaminas e incluso hidratos de carbono.
  • Debes tener cuidado precisamente con las ensaladas, puesto que, a estas últimas horas del día, no suelen ser muy digestivas. Las sopas de verduras son muy adecuadas. ¿Un ejemplo? Sopa de calabaza con canela, o sopa de calabacín, ajo o avena.  ¡Deliciosas! Puedes combinarlas con un poco de salmón.

Descubre: Cenas ligeras para adelgazar sin pasar hambre

2. Media hora de paseo

No se trata de salir a correr hasta extenuarnos. Lo único que buscamos es relajarnos y seguir manteniendo activo nuestro metabolismo. Para ello, es muy gratificante, por ejemplo, salir a pasear con tu mascota o con otra persona que te acompañe. Anda a paso rápido mientras respiras profundamente.

Este paseo a última hora del día nos va a permitir también liberar tensiones y relativizar problemas. Como ya sabes, el estrés es también un enemigo para nuestra salud y nuestro peso. Si nos acostumbramos a hacer este paseo diario a última hora del día, obtendremos un grato instante de relax con el cual aliviar tensiones y ver las cosas de otro modo.

Llegarás a casa relajada. ¡No dudes en probarlo!

3. Los beneficios de un baño relajante

Darnos un baño relajante antes de ir a la cama contribuye a perder peso.

Después de dar nuestro paseo resulta muy agradable tomar una ducha o baño relajante. Una vez a la semana, por ejemplo, sería recomendable prepararnos baño con sales aromáticas, por ejemplo.

4. Infusiones para inducir al buen descanso

Hay infusiones que pueden ayudarnos a disfrutar de un buen descanso nocturno. Entre las más aromáticas y gustosas, podemos mencionar:

  • Infusión de arándanos: reduce el nivel de glucosa en sangre y nos permite descansar adecuadamente, dispone de un atractivo color azul y es deliciosa.
  • Té de Oolong: esta famosa infusión oriental es muy conocida por sus beneficios para permitirnos bajar de peso.
  • Infusión de rosas: exquisita. Según el Journal of Food Science, el té de rosas es más rico en  antioxidantes que el té verde, no dispone de cafeína y es ideal para tomar por las noches. Nos ayuda a combatir el estreñimiento y evita la clásica inflamación abdominal.

Podemos tomar infusiones antes de acostarnos para ayudar a nuestro metabolismo y perder peso.

Te puede interesar: Cómo dormir bien: 6 rutinas para descansar lo adecuado

5. Prepararnos para conciliar un buen sueño

Dormir adecuadamente también puede ayudar a mantener un peso adecuado.

Para lograr conciliar un sueño más adecuado, es necesario que nuestra habitación esté como máximo entre 20º C y 24º C. Siempre es mejor que las temperaturas sean templadas. En el momento que se excede de estos límites, el sueño ya no es tan adecuado. Recuerda apartar tus dispositivos electrónicos dos horas antes de acostarte, para preparar a tu cuerpo para el descanso. Lejos del brillo de las pantallas.

Como ves, son sencillos consejos que nos permitirán cuidar mejor de tu salud y ganar bienestar.