5 consejos para que hagas que tu metabolismo funcione al máximo

¿Sabías que para que tu metabolismo funcione al máximo no debes dejar de comer, sino hacer más comidas a lo largo del día? Encuentra aquí otros consejos para elevar el rendimiento de estas funciones de tu organismo.

Para mejorar muestro bienestar y contribuir a la quema de grasas, es conveniente controlar y acelerar el funcionamiento del organismo. En este sentido, un metabolismo lento dificultará la pérdida de peso. Por ello, te mostramos estos consejos para hacer que tu metabolismo funcione al máximo.

Con estas pautas y consejos podrás acelerar tu metabolismo y, con él, todos los procesos químicos que se producen en cada una de tus células. Un metabolismo acelerado favorece la rápida pérdida de peso y posibilita una mayor quema de calorías, incluso cuando no se está realizando ninguna actividad física.

De esto se trata el metabolismo basal; consiste en la cantidad de energía que nuestro cuerpo consume para funcionar durante el día. Se necesitan más calorías para mantener el músculo que la grasa. Por ende, lograr una mayor cantidad de músculo en el cuerpo y reducir las grasas contribuirá a acelerar el metabolismo.

Por ello, para hacer que nuestro metabolismo funcione al máximo, deberemos realizar ejercicio físico regularmente y, por supuesto, mantener una dieta sana.

Cómo hacer que el metabolismo funcione al máximo

1. Desarrolla tus músculos

Debemos intentar que nuestro metabolismo funcione al máximo.

El entrenamiento de fuerza nos hará ganar masa muscular; este es igual de importante que realizar un buen entrenamiento aeróbico. Por esa razón, debemos dedicar tiempo a levantar pesas, utilizar máquinas de gimnasio o realizar flexiones y abdominales. Incluso merecen más atención que los ejercicios aeróbicos, como correr, montar en bicicleta o nadar.

Hasta cuando no nos movemos, los músculos queman calorías, debido a sus elevadas necesidades de energía. Así, aumentar la masa muscular permitirá acelerar el metabolismo basal; de esta manera, el cuerpo quemará más calorías a lo largo del día solo con funcionar.

Lee también: 5 ejercicios para fortalecer los músculos de la cola.

2. La importancia de hacer HIIT

Es bueno hacer hiit para cuidar el metabolismo.

El HIIT es un tipo de entrenamiento basado en realizar intervalos de alta intensidad. En este tipo de ejercicios, se alternan pequeños intervalos de alta intensidad mientras se realiza actividad aeróbica.

A modo de ejemplo, podemos realizar varias carreras a máxima velocidad mientras corremos o pedalear al máximo mientras montamos en bici.

Este método es una forma excelente de quemar calorías. Su efectividad se debe a que un ejercicio aeróbico regular no es lo ideal para gastar energía, ya que, pasado cierto tiempo durante la actividad física, el cuerpo adecúa la quema de calorías.

En cambio, como el HIIT introduce intervalos de alta intensidad durante la actividad física, obliga al organismo a gastar una mayor cantidad de energía.

3. Come a menudo

Para que el metabolismo funcione al máximo, conviene reducir el tiempo entre cada ingesta de comida. Si se pasa mucho tiempo sin comer, el nivel de azúcar en sangre se reduce, lo que hace que nos sintamos cansados y se ralentice el metabolismo.

Por lo tanto, comer con mayor frecuencia hará que nuestro aparato digestivo esté activo durante más tiempo y con más frecuencia. Esto contribuye a acelerar el metabolismo. Puede bastar con tomar un puñado de frutos secos o una pieza de fruta cada par de horas, al menos.

Además, comer seguido reducirá el apetito a lo largo del día, lo que permite que se controle mejor la cantidad de alimentos que se ingieren. Con esta reducción, se disminuye el consumo de calorías y se mantiene el metabolismo más acelerado.

Te puede interesar: 6 ejercicios para acelerar el metabolismo

4. Añadir picante a las comidas

Las especias picante pueden ser de diferentes tipos.

Los alimentos picantes, como el chile, la cayena o los pimientos picantes, contienen una sustancia conocida como capsaicina. Este compuesto es el que hace que el cuerpo sude se consumen comidas picantes. Pero sus efectos no quedan solo ahí.

La capsaicina también contribuye a reducir las grasas del organismo, porque induce la muerte de células de grasa inmaduras. En definitiva, comer picante con más frecuencia puede favorecer la pérdida de peso y la eliminación de lípidos.

5. Prioriza la ingesta de proteínas

El aparato digestivo tarda más tiempo y debe emplear más energía al descomponer y asimilar alimentos ricos en proteínas en comparación con otros ricos en grasas o azúcares. De hecho, el organismo tiene que gastar entre el 20 % y el 30 % de las calorías que obtiene de las proteínas ingeridas solo para asimiliarlas.

Por su parte, los carbohidratos solo suponen un gasto de entre el 5% y el 15% de las calorías. Además, mientras que los alimentos ricos en hidratos de carbono se almacenan en forma de grasa, las proteínas sirven para crear masa muscular.

Una dieta rica en proteínas favorece la ganancia muscular y será un punto clave para el primer consejo de esta lista. En síntesis, todas estas sugerencias guardan una estrecha relación entre sí. Solo es cuestión de cambiar los hábitos y darle una ayuda a nuestro cuerpo para que nuestro metabolismo funcione al máximo.

  • García Luna, P. P., & López Gallardo, G. (2007). Evaluación de la absorción y metabolismo intestinal. Nutricion Hospitalaria22(SUPPL. 2), 5–13. https://doi.org/10.1016/j.neuropharm.2014.09.011
  • McArdle, W. D., Katch, F. I., & Katch, V. L. (2004). Transferencia energética durante el ejercicio en el ser humano. In Fundamentos de fisiología del ejercicio (pp. 128–146). Mc Graw Hill - interamericana.