5 consejos para limpiar tus persianas

La limpieza de las persianas puede ser un poco tediosa y demorada; sin embargo, es importante dedicarles tiempo para que el polvo que acumulan no sea un foco de alergias.

Una de las tareas que sueles olvidar cuando estás haciendo aseo general en tu casa es limpiar tus persianas. Estos elementos, que te ayudan a tener más privacidad, van acumulando polvo y ácaros con el pasar de los días.

Hacerles mantenimiento te puede parecer un poco tedioso, ya que su particular diseño les hace retener mugre en zonas que no siempre son accesibles con los paños o plumeros.

Además, algunos materiales requieren ser tratados con productos especiales, dado que van adquiriendo un aspecto opaco y manchado que no se elimina con solo frotar su superficie.

En cualquier caso, es primordial que le dediques un tiempo semanal a su desinfección, pues cuando acumulan muchas partículas de suciedad pueden ser el foco de alergias para los integrantes de tu familia.

¿Cómo cumplir esta labor? Si notas que se te dificulta hacerlo, pon en práctica los 5 consejos que te compartimos en el siguiente espacio.

Limpiar las persinas.

Consejos prácticos para limpiar tus persianas sucias

Para limpiar tus persianas debes tener en cuenta que su limpieza interior y exterior tiene algunas diferencias. No basta con que retires las pequeñas partículas de polvo que puedes apreciar a simple vista.

En la actualidad hay disponibles varios productos y herramientas que pueden facilitar esta tarea; sin embargo, si prefieres las opciones ecológicas, también hay ingredientes naturales que resultan bastante útiles. ¿Listo para empezar? Anota los consejos.

Ver también: 5 hábitos de limpieza para mantener la casa ordenada

1. Limpieza exterior

Para la limpieza exterior de tus persianas requieres un poco de tiempo y paciencia. Es primordial que adoptes medidas de seguridad en caso que se encuentre ubicada en ventanas que no son de la parte baja de la casa.

Con el fin de hacer la tarea más simple, y para evitar accidentes, lo mejor es que desatornilles la tapa del tambor de la persiana para, luego, limpiar lama por lama.

Puedes utilizar una escalera o cualquier método seguro para acceder a las partes altas. Recuerda que las ranuras son las zonas donde más polvo se acumula. Una vez consigas quitar la suciedad de cada una, habrás cumplido la parte más difícil.

2. Limpieza interior

Esta parte de la labor no te quitará mucho tiempo y te resultará más sencilla que la anterior;  lo único que debes hacer es cerrar la persiana para empezar a limpiar con el producto correspondiente.

Por supuesto, antes que nada, trata de quitarle el polvo con un paño limpio o plumero. Luego, retira las lamas con un trapito de algodón para que no se propague el polvo.

3. Un producto para cada material

Como ya lo habíamos mencionado, es importante que tengas en cuenta el material de fabricación para limpiar tus persianas de forma correcta. Si pasas por alto este detalle, puede que no le des una limpieza profunda.

Madera

Hay muchos productos para limpiar madera, como las ceras y aceites, que pueden ayudar en esta tarea. No es aconsejable utilizar agua porque este material tiende a deteriorarse con facilidad por la humedad.

  • Opciones naturales: aceite de oliva o cera de abejas.

PVC o plástico

Si deseas limpiar tus persianas de PVC, tan solo debes hacer una mezcla de agua y jabón. Estos ingredientes remueven la suciedad y dejan la superficie desinfectada y sin ácaros. Si la mugre es muy resistente, prueba con un poco de desengrasante.

  • Opciones naturales: vinagre blanco o bicarbonato de sodio en agua.

Metal

Es quizá el tipo de persiana más fácil de limpiar. Tan solo necesitas un plumero, un paño de algodón limpio y alcohol. Primero retiras el polvo con el plumero, y luego le pasas un paño humedecido con alcohol.

  • Opciones naturales: vinagre blanco con limón.

4. Cepillo para persianas venecianas

Si tienes persianas venecianas debes saber que su limpieza también puede ser complicada. Aunque no es difícil acceder a sus lados, como ocurre con las comunes, resulta tedioso acceder a toda la superficie de las lamas.

Hay muchos bordes que no se pueden alcanzar porque las lamas quedan solapadas unas con otras; sin embargo, existe una herramienta que lo puede facilitar.

Se trata de un cepillo especial para persianas venecianas, que consta de un mango y varias piezas alargadas que se introducen con facilidad éntrelas lamas. Así, con una sola pasada, se limpian todas las lamas a la vez.

Te recomendamos leer: 4 trucos de limpieza para un hogar reluciente

Cómo limpiar las persianas.

5. Limpieza de las correas

Para finalizar es muy importante que le prestes atención a la limpieza de las correas. En estas también se van acumulando residuos que les dan un aspecto antiestético y sucio.

  • Humedece un paño con el producto elegido y frótalo con cuidado para evitar que se desgasten.

¿Hace cuánto no te tomas el tiempo para limpiar tus persianas? Recuerda que debes evitar que acumulen mucha mugre. Sigue estos simples consejos y empieza ahora mismo.