5 consejos para mejorar la salud digestiva

Okairy Zuñiga·
03 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo al
14 Noviembre, 2018
Consumir una cantidad adecuada de agua a diario es fundamental para la salud digestiva. También hay otras acciones cotidianas que pueden mejorar el funcionamiento de este sistema. ¿Cuáles son?

La digestión es fundamental para mantener el cuerpo sano. Este es el proceso que convierte los alimentos consumidos en energía, lo que posteriormente nos ayuda a realizar tareas diarias. Esto significa que, cuando la salud digestiva tiene problemas, el cuerpo no obtiene la energía que necesita.

Una mala digestión también es causante de enfermedades como la gastritis o el reflujo gástrico, entre otras. El sistema digestivo y su comportamiento están directamente relacionados con diversos factores ambientales, las comidas y el estrés. Ten en cuenta estas claves y mejora tu salud digestiva de forma natural y rápida.

1. Consume suficiente fibra

Fibra

La fibra es un componente vegetal que favorece la digestión de la comida. Cuando la consumes en la cantidad adecuada, ayuda al cuerpo a procesar mejor los alimentos y previene así el estreñimiento.

La fibra se encuentra en vegetales, granos enteros y frutas. Un estudio publicado en la Revista Cubana de Medicina General Integral concluye que una dieta que contiene fibra es beneficiosa para evitar enfermedades como la diabetes y la obesidad.

Asimismo, la fibra también se utiliza para favorecer el control del peso, como detalla un estudio publicado por Nutrition. Esto se debe a que genera sensación de saciedad y evita que comas de más.

Lee también: ¿Qué beneficios aportan los granos enteros a nuestro organismo?

2. Mastica bien tus alimentos

mujer comiendo

 

Solemos pensar que el proceso digestivo inicia en el momento en que los alimentos llegan al estómago. Esto es incorrecto, pues desde que introduces los alimentos en la boca, el cerebro comienza la segregación de saliva. 

La forma y el tiempo que masticas tus alimentos es sumamente importante para mejorar la salud digestiva. Con este proceso, se inicia la digestión y la absorción de nutrientes. 

Ahora bien, cuando masticas demasiado rápido, no das tiempo a que el cerebro envíe la orden de saciedad. Como explica una publicación del Boletín Médico del Hospital Infantil de México,

Esto se traduce en una ingesta de alimentos mayor de la que necesitas. Lo ideal es que te des el tiempo de disfrutar los sabores y que mastiques con calma.

3. Toma suficiente agua

bebe mucha agua

Beber la cantidad correcta de agua mejora la salud digestiva porque, entre muchas otras funciones citadas por un estudio que publicó Nutrition Reviews, facilita la eliminación de desechos y estimula la limpieza del intestino, el páncreas, los riñones y otros órganos. Al mismo tiempo, ayuda a tener la piel más sana y suave.

4. Controla el estrés

estres

Según una investigación que publicó Individual Differences Research, el estrés suele verse reflejado en la salud digestiva. En la actualidad, es común que este problema aparezca a causa de los malos hábitos.

Además, seguro que te ha pasado que, cuando sientes ansiedad, comes alimentos poco saludables como dulces, refrescos o alimentos fritos.

Para combatir el estrés, estas son algunas medidas que puedes seguir:

  • Aumenta la cantidad y frecuencia de ejercicio. ¿Cuánto ejercicio haces habitualmente? Si eres de los que nunca hacen nada o solo caminan una o dos veces por semana, aumenta la frecuencia a media hora diaria. Como indica un estudio publicado por la Universitat Autònoma de Barcelona, esto te ayudará a reducir los niveles de ansiedad y estrés.
  • Come pocas frituras. Para los momentos de antojo, elige un buen puñado de frutos secos o una porción de fruta. Si optas por la segunda alternativa, es recomendable que consumas la fruta entera; al licuarla, se pierde gran parte de la fibra natural que contiene.

5. Establece horarios de comida y síguelos

Muchas personas inician una dieta para perder peso y se saltan comidas o pasan muchas horas en ayunas, y eso está mal. Al hacer esto, privas a tu cuerpo de los nutrientes necesarios para vivir y estás alterando el funcionamiento del sistema digestivo.

Por eso, no es raro escuchar de personas que pasan varias horas sin comer y, cuando lo hacen, les duele el estómago. También están aquellos que a mediodía ya empiezan a tener problemas de acidez. Esto último puede darse porque el cuerpo sabe que debe comer cada determinado tiempo y se prepara para ello.

Si tú no le das los alimentos que está esperando, los ácidos gástricos generan gran incomodidad. Para evitar esto, procura comer pequeñas porciones de alimentos saludables cada cuatro o cinco horas. De esta manera, lograrás mejorar la salud digestiva y mantendrás el metabolismo trabajando bien.

Por supuesto, una excepción sería que esto sea parte de un protocolo elaborado y supervisado por un nutricionista. En tal caso, el profesional sabrá qué suplementos necesitas para que no haya carencias.

Te puede interesar: 6 remedios caseros para aliviar la agrura o acidez estomacal

Mejorar tu salud digestiva no es igual a bajar de peso

bajar de peso

Hay quienes piensan que una buena salud digestiva no es un tema prioritario y que evitarán cualquier problema al eliminar algunos kilos extra. La realidad es muy distinta.

Es cierto que tener un peso adecuado será muy bueno para la salud del sistema digestivo. No obstante, esto no significa que mágicamente se borrarán los problemas relacionados.

La mejor recomendación es que pongas en práctica estos hábitos y que prestes atención a cualquier alteración. Si tienes molestias importantes, procura consultar a tu médico; el podrá indicarte si hay algún problema específico y el tratamiento que debes seguir. 

  • Herrero, L. B., y Ferradaz, M. A. L. (2011). Aportes del ejercicio físico a la actividad cerebral. Lecturas: Educación física y deportes, (160), 1-7.
  • Joanne L. Slavin. 2005. Dietary fiber and body weight. Nutrition. https://doi.org/10.1016/j.nut.2004.08.018. (http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0899900704003041)
  • Moya-Albiol, Luis; Salvador, Alicia. 2001. Efectos del ejercicio físico agudo sobre la respuesta psicofisiológica al estrés: papel modulador de la condición física. Universitat Autònoma de Barcelona. https://ddd.uab.cat/record/63157
  • Armata, Pamela M.; Baldwin, Debora R. 2008. Stress, Optimism, Resiliency, and Cortisol with Relation to Digestive Symptoms or Diagnosis. Individual Differences Research. Vol. 6 Issue 2, p123-138.
  • Popkin, B. M., D'Anci, K. E., & Rosenberg, I. H. (2010). Water, hydration, and health. Nutrition reviews, 68(8), 439–458. https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2010.00304.x
  • Cabrera Llano, Jorge Luis, & Cárdenas Ferrer, Mercedes. (2006). Importancia de la fibra dietética para la nutrición humana. Revista Cubana de Medicina General Integral, 22(4) Recuperado en 03 de septiembre de 2020, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252006000400011&lng=es&tlng=es.
  • Joanne L. Slavin. 2005. Dietary fiber and body weight. Nutrition. https://doi.org/10.1016/j.nut.2004.08.018. (http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0899900704003041)