5 consejos para no depender emocionalmente de la pareja

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña
Depender emocionalmente de la pareja tiene efectos negativos tanto en la persona que lo es como en la relación. No hay que olvidar que amarse a uno mismo es el primer requisito para crear vínculos sanos y armoniosos.

Depender emocionalmente de la pareja suele ser común en personas con muchas inseguridades y miedos sobre sí mismas. Al no creer en sus fortalezas y capacidades, al no valorarse, suelen confiar más en las decisiones y el criterio de su pareja, ya que la consideran como su única prioridad.

El problema es que este tipo de dinámicas puede terminar por limitarlas hasta tal punto que se vuelven invisibles a sí mismas y necesitan el consentimiento del otro para hacer cualquier cosa. Así, no se trata solo del vínculo que se establezca, sino de lo enfermiza que puede llegar a ser la relación y las consecuencias que esta puede tener en su autoestima.

 

¿Qué hacer para no depender emocionalmente de la pareja?

A continuación, profundizamos en una serie de consejos que permitirán valorarse a uno mismo y querer a la otra persona sin depender emocionalmente de ella.

Corazón con una cerradura
La dependencia emocional implica el olvido de uno mismo debido a la presencia de inseguridades y miedos.

1. Mantener el vínculo familiar

La familia constituye el núcleo primario de nuestro desarrollo, tanto social como emocional. Algunas personas cometen el error de alejarse paulatinamente de sus padres y hermanos cuando forman una pareja, no porque haya ocurrido algo, sino porque el otro se vuelve el centro de su vida.

Esto puede ocurrir porque no tienen un vínculo muy fuerte o quizás porque creen que ese tiempo pertenece ahora a su nueva relación. Y aunque está bien poner limites en cuanto a comentarios y críticas para evitar malos momentos, abandonarlos solo porque exista una nueva persona no lo es tanto.

La familia y la pareja cumplen roles diferentes que no deben solaparse. Es importante tenerlo en cuenta. De hecho, si las relaciones familiares están construidas bajo pilares sanos no son ningún tipo de impedimento, algo que también puede aplicarse a las relaciones de pareja. Tan solo hay que establecer prioridades sin dejar a uno y otro de lado por completo.

Lee también: 5 frases que debes evitar decirle a tu pareja

2. No alejarse de las amistades 

Los amigos son un bien preciado que toda persona debe cuidar y preservar. Hay quienes, cuando inician un noviazgo, rechazan invitaciones que antes esperaban con ansias. Por ejemplo, dejan de hacer planes con amigos porque los consideran aburridos, una pérdida de tiempo o se desee estar con el otro de forma continua.

Olvidar que hay tiempo para todo es muy común al comenzar una relación, pero si se mantiene en el tiempo es conveniente reflexionar sobre ello. Estar con otra persona no tiene que ser un impedimento para conservar amistades, simplemente hay que ver pensar de qué manera distribuir el tiempo.

De la misma forma, hay maltratadores psicológicos que obligan a su víctima a aislarse y que crean con intención lazos de dependencia. En consecuencia esta, por culpa o miedo a la separación, rompe sus relaciones de amistad. Así, puede llegar un día en que quien depende emocionalmente de su pareja se encuentra solo y sin apoyo.

3. Tener aficiones propias

Cada uno de nosotros tiene una serie de gustos, proyectos y aficiones. Mantener esa individualidad y respetar la ajena es la base para no depender emocionalmente de la pareja. Estar juntos no impide sentarse en un café a leer un libro sin el otro o asistir a un evento deportivo con amigos.

Cada uno debe tener su espacio emocional dentro de la relación, su tiempo a solas para pensar, hacer cosas y disfrutar de la propia compañía. Esto brinda una confianza que fortalece todo tipo de vínculo. De lo contrario, la vida se tornará aburrida porque uno se acaba olvidando de sí mismo.

Ver también: 7 cosas que destruyen la relación en pareja

4. Tomar tus propias decisiones

El mayor de los problemas de una persona que depende emocionalmente de su pareja es que no suele tomar decisiones propias: desde la preparación del almuerzo hasta qué trabajo elegir.

Es importante que haya un diálogo fluido, pero la decisión sobre temas personales debe ser individual. De lo contrario, es posible caer en frustraciones o reproches en el futuro. De hecho, la pareja también puede cansarse de una persona que le entregue en bandeja todas las responsabilidades. Y es que no es agradable sentirse el único adulto en la relación.

Por eso es importante tener iniciativa y tomar decisiones. Para ello, es recomendable empezar poco a poco, primero por las más sencillas, para después subir la dificultad de las mismas.

5. Detectar actitudes propias que llevan a la dependencia emocional

Las personas que no desean depender emocionalmente de la pareja pueden evitarlo si identifican y trabajan ciertas características como las siguientes:

  • Imposibilidad de soportar las separaciones de pareja.
  • Necesidad de hacer o planear todo en compañía.
  • Estar pendiente de agradar al otro en todo momento, a pesar de sentirse incómodo.
  • Soportar pasivamente malos tratos por miedo a la ruptura.
  • Pedir disculpas por pensar diferente o discutir algún tema.
Mujer llorando abrazada a su pareja
La necesidad de otra persona para ser feliz es una creencia irracional que impide la valoración de uno mismo y el desarrollo de la autoconfianza.

La autoestima en la dependencia emocional

Depender emocionalmente de la pareja trae como consecuencia directa la destrucción de la autoestima. El pensamiento que domina en una persona que padece este problema es que no logrará la felicidad si no tiene a esa persona a su lado, además de una gran desvalorización. En definitiva, son víctimas de sí mismas.

Hay que trabajar mentalmente para ser personas autoconfiadas y seguras. La plenitud de la pareja se consigue cuando los dos tienen una personalidad firme y la libertad de expresar sus pensamientos, aunque sean distintos entre sí.

  • Aiquipa Tello, Jesús Joel. “Dependencia emocional en mujeres víctimas de violencia de pareja.” Revista de Psicología (PUCP)33.2 (2015): 411-437.
  • Castelló, Jorge. “Análisis del concepto dependencia emocional.” I Congreso Virtual de Psiquiatría. Vol. 5. No. 8. 2000.
  • Hoyos, Mariantonia Lemos, Nora H. Londoño Arredondo, and Jhoana A. Zapata Echavarría. “Distorsiones cognitivas en personas con dependencia emocional.” Informes psicológicos9.9 (2007): 55-69.