5 consejos para intentar prevenir el cáncer de colon

Uno de los factores más importantes en la lucha contra el cáncer es, sin duda, la prevención. Descubre 5 formas de hacer frente a las probabilidades de desarrollar cáncer de colon.

Según datos estadísticos, el cáncer de colon se lleva cada año la vida de casi 40.000 personas. Es una de las enfermedades que más nos preocupan, no obstante, cabe decir que es también uno de los cánceres que mejor pronóstico tienen, siempre y cuando se trate en las primeras fases.

En primer lugar, hemos de decir que el cáncer de colon, como cualquier otro, no podemos prevenirlo al 100%, ya que es imposible controlar todas las variables.

No obstante, el mantener una adecuada calidad de vida y una correcta alimentación va a hacer, sin duda, muchísimo por nuestra salud. De ahí que hoy queramos darte unas pautas básicas con las cuales intentar prevenir este problema en la medida de nuestras posibilidades.

Pautas nutricionales para prevenir el cáncer de colon

1. Un nivel adecuado de fibra

 

¿Cuánta fibra consumes al día? En ocasiones, debido a nuestro ritmo de vida, nos limitamos a comer lo primero que vemos en la nevera. De ahí que recurramos a la comida precocinada, a congelados y a todos esos alimentos ricos en grasas saturadas, sal y harinas blancas que tan difíciles son de digerir.

Hay que ser conscientes de ello y de la importancia de elevar el consumo de fibra alimentaria. Debes saber, pues, que es imprescindible ingerir entre 25 y 35 gramos de fibra al día.  Toma nota de los alimentos que no pueden faltar en tu dieta:

  • Cereales integrales.
  • Avena.
  • Centeno.
  • Arroz integral.
  • Harinas integrales.
  • Legumbres.
  • Frutas.
  • Frutos secos.
  • Hortalizas de hoja verde.
  • Verduras como la remolacha (betabel), la zanahoria, la berenjena o la alcachofa.

2. Restringe las grasas saturadas

Como ya sabes, existen ácidos grasos saludables para nuestro organismo, como es el caso del aceite de oliva, o las grasas procedentes del pescado azul. Todos ellos forman parte de la que se considera la mejor dieta del mundo: la mediterránea.

Ahora bien, las grasas procedentes de las carnes rojas, de los azúcares, de la bollería industrial, etc. son grandes enemigos para nuestra salud. Evítalas. Debes saber que, cuando consumimos muchas grasas, necesitamos elevar la dosis del ácido biliar para procesarlas y ello, al final, afecta directamente a nuestro colon.

3. Eleva tus dosis de antioxidantes

¿Qué tal si empezamos el día con una cucharada de aceite de oliva con unas gotas con limón? También será estupendo si eliges tomar en ayunas un vaso de agua tibia con jugo de limón. Es un modo maravilloso de depurar el organismo y de obtener un cóctel muy adecuado de antioxidantes.

Limon-para-digerir-grasa

Es cuestión de tomar conciencia de ello, de asumir el firme propósito de cambiar nuestra dieta y de elevar las dosis de antioxidantes con los que combatir los radicales libres que originan el cáncer. Las frutas y los vegetales con alto contenido de vitamina A, C y E son ideales para obtener esos niveles más elevados de antioxidantes, así que incluye en tu dieta los siguientes alimentos:

  • Naranjas y limones.
  • Papayas.
  • Zanahorias.
  • Fresas.
  • Arándanos.
  • Fresas.
  • Kiwis.

4. El ácido fólico

Diversos estudios nos revelan la importancia de elevar nuestros niveles de ácido fólico para prevenir el cáncer del colon. El ácido fólico se conoce también como vitamina B9.

Así pues, no dudes en tomar suplementos si lo crees necesario. Puedes consultar con tu médico para que te los prescriba o puedes encontrarlo en las farmacias. No obstante, también puedes obtener ácido fólico mediante una adecuada alimentación. Estos son los alimentos que pueden ayudarte a ello:

  • Jugo de naranja natural.
  • Col rizada.
  • Brócoli.
  • Acelgas.
  • Espárragos.
  • Repollos.
  • Guisantes.
  • Cacahuetes.
  • Aguacate.
  • Melón.
  • Plátano.

5. La vitamina D

Según científicos y nutricionistas, las posibilidades de desarrollar un cáncer de colon son mucho menores si mantenemos un nivel adecuado de vitamina D. En el momento en que sufrimos un déficit, corremos el riesgo de contraer numerosas enfermedades, siendo esta una de ellas.

VITamina D

El principal problema está en que la vitamina D no es muy abundante en los alimentos, de ahí que debas hablar con tu médico para que te haga los pertinentes análisis y valore si necesitas o no incrementar el nivel de esta vitamina. Toma nota también de esas fuentes naturales que pueden ayudarte a reforzar tus niveles de vitamina D:

  • Salmón y sardinas.
  • Hígado de pollo.
  • Leche enriquecida con vitamina D.

Además, es muy importante que recuerdes tomar el sol al menos 15 minutos diarios, puesto que los rayos solares son capaces de activar la síntesis de esta vitamina.