5 consejos para sufrir menos con la depilación

2 agosto, 2018
Después de depilarte evita usar ropa ajustada y productos irritantes, ya que la piel está más sensible y podrías notar molestias. Recuerda hidratarte adecuadamente, tanto por fuera como por dentro.

Dicen que “para ser bella hay que ver estrellas” y si llegaste a esta nota es porque seguro has experimentado un terrible dolor al depilarte. Sabemos lo doloroso que puede ser enfrentarse a la cera, el láser o el hilo cada cierto tiempo. Por eso te daremos 5 consejos para sufrir menos con la depilación.

¡Sí, es posible depilarse y sentir muy poco dolor! No permitas que tus sesiones de depilación sean algo horrible de soportar. Mantén tu piel sana y libre de dolor con estos 5 consejos simples que te daremos.

1. Exfolia la zona que vas a depilar

exfolia tu piel para sufrir menos con la depilación

La piel siempre está llena de células muertas y podrás deshacerte de ellas con cremas o productos exfoliantes. Lo ideal es hacerte una exfoliación suave antes y después de cada depilación para mantener tu piel libre de impurezas. Resaltamos la importancia de que sea una exfoliación suave, nada que maltrate tu piel.

Si no quieres someter a tu piel a ningún producto o fragancia antes de depilarte, también puedes usar una esponja o estropajo. Al bañarte, frota con suavidad la zona que vas a depilar.

Así la piel absorbe mejor el tratamiento depilatorio de tu elección. En el caso de la cera, esta podrá adherirse con mayor facilidad a la piel y será posible la extracción de más vellos desde la raíz sin tanto dolor.

Si optas por hacerte una depilación con láser asegúrate de no maltratar tu piel mientras la exfolias porque depilar una zona irritada será terrible y el dolor será mayor. Recuerda que la premisa siempre es cuidar tu piel.

Dos o tres días después de cada depilación se recomienda exfoliar la zona para evitar vellos encarnados. Hazlo con mucha suavidad porque tu piel seguirá sensible.

Conoce: 5 consejos para eliminar los vellos encarnados sin dolor

2. Hidrátate

Mantener la piel hidratada siempre es fundamental. Por eso debes tomar, al menos, 8 vasos de agua al día. ¡Sí, tomar agua es muy importante incluso hasta antes de depilarte! También debes hidratar la zona que vas a depilar con cremas o aceites.

Utiliza cremas humectantes ricas en vitamina E. También puedes aplicar 2 o 3 veces a la semana un poco de aceite de almendras. Esto suavizará e hidratará tu piel y, por supuesto, la hará lucir más linda. Con la piel bien hidratada será más fácil que los vellos salgan, así que se reducirá el dolor.

3. Toma un baño de agua caliente

¡Cuando decimos “caliente” no nos referimos a demasiado caliente! Para sufrir menos con la depilación prueba tomar una ducha con agua tibia o un poco caliente antes de la sesión. Esto hará que tus poros se abran y será más sencilla la extracción del vello. Recuerda que no debe estar muy caliente, no queremos que tu piel se irrite y esté más sensible.

También puedes pedirle a tu especialista en depilación que aplique compresas de agua caliente en la zona para que los poros se abran. Con esto seguramente lograrás sufrir menos con el proceso, tu dolor será menor y bastante soportable.

4. Evita depilarte en tus días

¡Así es! Tu ciclo menstrual también influye al sentir dolor. Durante esos días de la menstruación y los previos, tu cuerpo será todo hormonas, por lo que estarás más sensible en todos los sentidos. El cambio hormonal que experimentas cada 28 días influye física y psicológicamente en todo lo que hagas.

Sentirás más dolor porque tu piel estará más sensible. Tu umbral del dolor o capacidad de soportar estímulos dolorosos será reducido debido a los cambios emocionales que también experimentas en la menstruación. Depilarte en esos días es una terrible idea.

Descubre: 7 cosas que debes evitar hacer durante tu periodo menstrual

5. Respira

¿Al sentir dolores, mareos o malestares lo primero que te dicen es: “respira”? Aunque a veces sientas que no funciona, ¡es cierto! Respirar profundo es una de las mejores terapias para soportar el dolor.

Antes y durante tu sesión concéntrate en respirar profundo por tu nariz. No aguantes la respiración, porque esto podría intensificar el dolor debido a que el cuerpo se carga de estrés. Solo debes concentrarte y verás que tu capacidad para soportar el dolor será mayor. Tú tienes el control de tu cuerpo.

No renuncies a tus rutinas de belleza por el dolor. Depilarte no tiene por qué ser una pesadilla si tomas en cuenta estos consejos. Pruébalos para tu próxima sesión y verás que sufrir menos con la depilación es posible.

Te puede gustar