5 consejos para separar las basuras

Si queremos ver cambios en el planeta, nada mejor que comenzarlos nosotros mismos. La separación de residuos para su posterior reciclaje es una tarea fundamental para ayudar a tener un planeta más limpio y cuidar de los recursos naturales.

En el último tiempo, se ha puesto mucho énfasis en la importancia de separar las basuras desde el hogar. Muchas personas siguen a rajatabla estas indicaciones; otros, en cambio, tienen problemas para hacerlo. La mayoría alega falta de información para no cumplir con esta obligación. Por eso, te contamos todo lo que tienes que saber sobre ello.

Entendemos por basura todos aquellos elementos que ya no utilicemos. Su carencia de valor económico o productivo los hace prescindibles, por lo que se opta por tirarlos al cesto para que alguien más se ocupe de su tratamiento.

Afortunadamente, las prácticas como las quemas de basura están quedando de lado debido a sus irremediables efectos en el medio ambiente. Progresivamente, se las ha ido reemplazando con prácticas más amigables para el entorno, como el reciclaje. 

El primer eslabón de esta cadena son los consumidores; es decir, cada uno de nosotros. Todos somos responsables de comenzar este proceso de depuración de residuos para su posterior tratamiento. Si deseas saber más sobre cómo aplicar este proceso en casa, este artículo te será de utilidad.

¿Por qué es importante separar las basuras?

Además de ser una obligación para los residentes de muchas ciudades del mundo, como por ejemplo Madrid y Buenos Aires, separar las basuras tiene varios beneficios. Aquí te contamos algunos de ellos:

  • Ahorro de recursos renovables y no renovables: ambos tipos son utilizados en la producción industrial. Reciclar elementos de ambas clases permite dejar tiempo a la naturaleza para reponerlos, en caso de que sea posible.
  • Menos emisión de gases: esto tiene un impacto positivo en el calentamiento global y el cambio climático. Si las empresas producieran más elementos reciclados, gastarían menos energía; esta se obtiene mayoritariamente quemando petróleo, carbón y gas.
  • Reducción notable de costos: el ahorro es una consecuencia directa del reciclado. Aquí se incluyen los gastos en insumos, agua —un dato no menor— y combustibles para el transporte.

Ver también: Ideas para aprovechar cuadernos viejos

Consejos para separar las basuras

Reciclaje de plásticos

Como señalan las páginas oficiales de diversos municipios y provincias, la separación de residuos es una tarea indelegable de los ciudadanos. Sin embargo, muchas veces no se provee la información necesaria para que esto se haga correctamente.

En Madrid, por citar un ejemplo, las basuras se separan y recogen según cuatro categorías:

  • Papel y cartón: este tipo envoltorios de cartón, propaganda, periódicos y revistas, etcétera.
  • Vidrio: en esta categoría se incluyen las botellas, los frascos y los tarros.
  • Bolsa de envases: aquí van los residuos de envases metálicos, de plástico y briks.
  • Bolsa de restos: en esta última clase se enmarcan los restos de alimentos y demás residuos no incluidos en las categorías anteriores.

Por otro lado, también hay muchas ciudades que indican a sus habitantes distribuir la basura en dos grandes grupos. Primero, los residuos orgánicos o húmedos, en la que se incluyen los restos de comida y de otros productos; en contrapartida a ellos, se encuentran los productos inorgánicos o secos, que incluyen toda clase de recipientes, envases y envoltorios, entre otras cosas.

Ahora bien, la realidad marca que muchas personas se rehúsan a tener tres o cuatro cestos de residuos en casa para separar las basuras como se les indica. En esos casos, es recomendable seguir los siguientes consejos.

1. En tu cocina, lo más usado

Para no tener cuatro cestos diferentes, puedes colocar en tu cocina dos: uno para residuos orgánicos y otro para los inorgánicos. Así, podrás desechar restos de comida y envases con total practicidad.

2. Cestos alternativos

De la mano de lo anterior, puedes poner un cesto en el baño para los residuos como papel higiénico, pañuelos, algodón, pañales desechables, toallas sanitarias. Asimismo, agrega otro en el lavatorio o el patio para botellas de vidrio.

3. Lleva otro tipo de elementos a un punto de reciclaje

reciclaje

Todas las ciudades tienen un lugar en el que se reciben otro tipo de elementos difíciles de desechar. Aquí podemos incluir:

  • Aceite de vehículos y de cocina (almacénalos en un frasco; nunca los eches al fregadero). Ambos son altamente recuperables, por ejemplo, para hacer biodiesel.
  • Baterías de coches, motos, ordenadores y móviles: todas contienen elementos contaminantes como el plomo, el níquel y el cadmio.
  • Fluorescentes: estos incluyen mercurio tóxico, que debe tratarse por separado. Además, se les puede extraer el mercurio y el aluminio.
  • Medicamentos: algunas farmacias los aceptan. Es obligación que sean desechados de forma controlada.
  • Pilas: es un caso similar al de las baterías.
  • Radiografías: se puede extraer la plata de las placas.
  • Pinturas, aerosoles, insectisidas, líquidos de frenos, cartuchos de tinta: este tipo de elementos contienen materiales tóxicos.
  • Aparatos eléctricos y electrónicos.
  • Somieres y sofás: de ninguna manera deben quemarse, ya que contienen elementos tóxicos.
  • Restos de podas: con ellos se produce abono.

Te recomendamos leer: ¿Has usado alguna vez el papel de aluminio en el pelo?

 4. Colabora desde tu lugar

Además de todo lo anterior, también podemos colaborar al cuidado del planeta desde los pequeños gestos. ¿Cuáles son? Utilizar envases y vasos de cerámica y no de plástico, comprar materiales reciclados, utilizar envases retornables, utilizar el papel moderada y responsablemente, usar pilas recargables y reutilizar objetos, entre otros.

Separar las basuras es un trabajo cuyo efecto de seguro no veremos mañana, pero sí en un par de años. Se trata de una acción a consciencia pensando en las generaciones futuras. Con un poco de esfuerzo en el día a día, todos podemos dejar un mundo mejor para el mañana.