5 curiosidades sobre la sandía que probablemente no sabías

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 17 enero, 2019
Ekhiñe Graell · 23 julio, 2014
¿Y si te dijéramos que la sandía puede ayudarte a evitar esos molestos calambres que te afectan al hacer deporte? Se lo debemos a sus contenidos de potasio y vitamina B6

La sandia es una fruta que goza de muy buena popularidad gracias a su sabor dulce y a que es muy refrescante por contener una alta cantidad de agua. De hecho, la sandía contiene alrededor de un 90 % de este líquido.

Es por ello que cuenta con diversas propiedades que son muy beneficiosas para nuestro organismo, aunque la mayoría son desconocidas. A continuación, mostramos 5 curiosidades acerca de la sandía que probablemente no sabías.

¿Cuáles son las propiedades de la sandía?

Sangría de sandía

1. Es rica en antioxidantes

Esta fruta es rica en antioxidantes, especialmente licopeno. Incluso, tiene más que los tomates crudos. Este elemento es un antioxidante muy efectivo que detiene el efecto de los radicales libres, además de que fortalece el sistema inmunológico.

Asimismo, el licopeno ayuda contra el daño celular, por lo que es sumamente efectivo para evitar el cáncer. Lo mejor al respecto es consumir por lo menos tres veces a la semana esta fruta, ya sea entera o en agua. Las pepitas también contienen propiedades beneficiosas.

2. Produce saciedad

Debido a que se compone principalmente de agua, la sandía es excelente para generar sensación de saciedad. De esta forma, evitarás comer de más. Para ello, basta con tomar un pedazo de esta fruta antes de comer.

De este modo, nos sentiremos satisfechos con una menor cantidad de comida, por lo que puede ayudar a evitar el sobrepeso o la obesidad. Como sabemos, la sandía tiene mucha pulpa, por lo que se puede aprovechar muy bien.

Lee también: Delicioso batido ligero de sandía, fresas y semillas de chía

3. Es buena para las mujeres embarazadas

Mujer embarazada.

Consumir sandía durante el embarazo es muy beneficioso, ya que contiene altos niveles de vitamina C. Además, como bien se sabe, esta vitamina es perfecta para evitar enfermedades respiratorias como la gripe o el resfriado común.

De hecho, algunas personas comen sandía con un poco de limón, lo que sin duda acrecienta las cantidades de vitamina C que ingiere el cuerpo. Recuerda que también es posible preparar agua con esta fruta.

4. Evita los calambres

La sandía es de gran ayuda para todas aquellas personas que realizan algún deporte. Debido a que contiene una buena cantidad de potasio y vitamina B6, esta fruta es excelente para evitar los molestos calambres que afectan a los músculos mientras se hace alguna actividad física.

Estos componentes ayudan a nuestro organismo a absorber mejor las proteínas, evitando así que aparezcan los calambres. En este sentido, lo mejor es comer un poco de esta fruta unos cuantos minutos antes de hacer ejercicio.

También se puede consumir después de haber hecho deporte, gracias a que es una fruta muy refrescante por su alto contenido de agua.

No te pierdas: 10 alimentos ricos en potasio para incorporar a tu dieta

5. Es buena para el corazón

Corazón.

Algunos estudios recientes afirman que la sandía es beneficiosa para el corazón. Contiene citrulina, un aminoácido que favorece el estado de las arterias y la función cardiovascular en general. Consumirla diariamente mantiene la presión o tensión sanguínea en niveles óptimos, previniendo enfermedades cardiacas y vasculares.

Como ves, además de su sabor dulce y refrescante, esta fruta contiene múltiples beneficios para el organismo, por lo que no debe faltar en tu dieta.

  • Oseni O, Odesanmi O, Oladele F. Antioxidative and antidiabetic activities of watermelon (Citrullus lanatus) juice on oxidative stress in alloxan-induced diabetic male Wistar albino rats. Niger Med J. 2015;
  • Naz A, Butt MS, Sultan MT, Qayyum MMN, Niaz RS. Watermelon lycopene and allied health claims. EXCLI J. 2014;
  • Bojórquez RMC, Gallego JG, Collado PS. Propiedades funcionales y beneficios para la salud del licopeno. Nutricion Hospitalaria. 2013.