5 cosas que pasan cuando llegas a tu peso ideal

Para mantener nuestro peso ideal debemos desterrar de nuestro vocabulario la palabra “dieta” y sustituirla por “estilo de vida”. Solo siendo conscientes de este cambio conseguiremos resultados permanentes

Es muy gratificante mirar un tiempo atrás y notar el cambio que has tenido en tu peso. Todo fue fruto de una gran dedicación al ejercicio y a tus hábitos alimenticios.

La rutina en el gimnasio ya no es tan sencilla como la de antes y cada vez puedes levantar más peso.

En cuanto a los alimentos, ya no has comido más hamburguesas y tu cuerpo lo demuestra claramente.

Estas son las cosas que le pasan a quienes llegan a su peso ideal. Prepárate para los beneficios y los retos de esta nueva etapa.

1. Lo primero es lo primero: ¡Tienes la oportunidad de celebrar!

celebrar saludablemente

¡Sí! Empezamos con lo mejor. Llegar al peso ideal es el un objetivo cumplido. Qué alegría es ver que tu esfuerzo ha sido logrado  y que es momento de celebrar.

Pero no vayas a echar todo a la borda.  Todo lo que has hecho se puede perder en una celebración común. Puedes darle un toque original a tu festejo, de forma que se honre el peso que has logrado.

  • Una de las cosas que puedes hacer para mostrar a todos tu felicidad es usando ese vestido que no te quedaba pero que ahora puedes volver a exhibir.  
  • También podrías inscribirte en esa clase de baile que antes pensabas que no podías hacer.
  • También puedes organizar una pequeña fiesta con tus seres queridos. Eso sí, nada de pastel ni carbohidratos vacíos. Mejor elige fruta picada, postres preparados con yogur y comidas similares.

Te recomendamos leer: ¿Cuál es la mejor hora para consumir carbohidratos y cuidar la figura?

2. Una vez que entras en el clan, no puedes salir

Una vez que decides tener buenos hábitos alimenticios, no puedes dejar de tenerlos. Las personas que han logrado éxito al conseguir su peso ideal son quienes buscaron alimentarse bien de forma equilibrada.

Así, necesitan seguir alimentándose bien para evitar volver a su antiguo peso.

No obstante, para poder ser parte de este gran grupo de exitosos en el ejercicio, hay algo muy importante que debes saber: borra la palabra dieta de tu mente.

Ya que eliminaste esa palabra, necesitas ocupar ese espacio en tu mente con un estilo de vida saludable. En definitiva ya no se trata de una dieta, sino de un conjunto de hábitos que serán la clave para mantener tu peso ideal para siempre.

3. Puedes darte gustos deliciosos

Puedes darte gustos deliciosos

Ya que entendiste que se trata de un estilo de vida, no deben existir prohibiciones para que seas feliz.

Lo más incómodo de una dieta es que definitivamente te prohíbe muchos tipos de alimentos, pero no eres un robot.

Tienes antojos y sentimientos, te sientes triste o te enojas cuando no puedes comerlos y quizás lo hagas más por lo atractiva que se ve esa prohibición.

No está mal que te des la licencia de comer un postre o un trozo de pan crujiente. No necesitas tampoco comerlo una vez al mes: con que lo hagas una vez a la semana no te hará daño.

Recuerda que se trata de un estilo de vida, pero obviamente no te excedas en este punto.

También puedes probar alternativas saludables que te recuerden a las clásicas: pan integral con frutos secos preparado en casa en lugar de pan de caja, chips de plátano, dulces preparados con gelatina en lugar de los comerciales, etc.

4. Pésate más

No necesitas obsesionarte y pesarte todos los días, pero sí una vez por semana o dos veces al mes. Aún más cuando has tenido una fuerte rutina de ejercicios para llegar a un peso ideal y, de pronto, bajas más de lo que quieres o subes más de peso.

Al pesarte puedes ver tu evolución claramente. Para ello necesitas un cuaderno donde anotar los cambios. Por ejemplo, si una semana incluiste un alimento y notas un aumento de peso puedes preguntar a tu nutricionista si hay relación.

Lo mismo pasa a la inversa: tal vez ejercitaste más horas, te sentiste débil y bajaste de peso. En ese caso tienes que evaluar con un entrenador y un nutricionista si hay algo que no funciona correctamente.

5. Tienes piel suelta bajo tus brazos

piel suelta brazo

Quizás no sea tu culpa; a muchas personas les pasa esto por sus genes. También depende de la cantidad de peso que hayas perdido. Estos factores pueden provocar que tu piel no se coloque nuevamente en su lugar, sino que está colgada y no se vea bien.

Algunas personas deciden optar por la cirugía para eliminar el exceso de piel y otros simplemente lo dejan así y deciden que vivir con ello. Sea lo que sea, es una gran muestra del esfuerzo que hiciste por llegar a tu peso ideal.

Ver también: Los 8 mejores aceites para mantener la piel joven y saludable

Bienvenido a la nueva etapa de tu vida

Llegar a tu peso ideal implica la entrada a una nueva etapa. Prepárate para ello y aprende a amar tu cuerpo y el resultado final. Puede haber algún detalle que no te guste, pero siempre puedes trabajar en ello.

Te puede gustar