5 cosas que puedes hacer para aumentar tu rendimiento laboral

Mejorar tu rendimiento laboral depende de una serie de factores que puedes modificar para optimizar resultados y ganar en bienestar tanto a nivel profesional como personal

Muchas veces tu rendimiento en el trabajo puede disminuir producto de distintos factores. La desmotivación puede ser la mayor causa de un mal rendimiento laboral y es más común de lo que piensas.

La motivación es el impulso que tenemos para lograr lo que nos proponemos y es una gran influencia dentro del rendimiento laboral, esta puede ser intrínseca o extrínseca. Un empleado con buen rendimiento es un empleado motivado, creativo, sociable y eficiente.

Si tienes como pilares el equilibrio y la apertura podrás lograr todo lo que te propongas. Así, la desmotivación igualmente puede deberse a causas internas o externas. Sin embargo, estar desmotivado no es el fin del mundo.

A continuación te contamos cinco formas para aumentar tu motivación y por tanto tu rendimiento laboral.

5 cosas que puedes hacer para aumentar tu rendimiento laboral

1. Establece metas realistas

Un buen rendimiento se mide a través del logro de metas. No obstante, muchas veces nos exigimos más de lo que nuestra capacidad puede. Por tanto establecer metas realistas en tiempos acordes con nuestras posibilidades es indispensable para tener un mejor rendimiento.

También es importante que organices tu tiempo de la mejor forma. Utiliza horarios, establece horarios y pon límites a lo que normalmente haces. Si sigues estos pasos podrás lograr todo lo que te propongas de una manera más efectiva.

Las metas laborales cumplidas no solo harán que aumente tu rendimiento en términos cuantitativos, sino que también te harán ser reconocidos por tus superiores. Así, con el tiempo podrás optar por mejoras en tu situación laboral.

2. Anímate a ser creativo

Una forma de aumentar el rendimiento es sentirte entusiasmado con lo que haces. Por eso, animarte a innovar puede hacerte obtener mejores resultados diariamente. De esta forma, la creatividad es necesaria para poder disfrutar lo que haces.

colegas creativos

La monotonía puede ser bastante angustiosa para un trabajador. Una forma de romperla es buscar nuevas formas para hacer lo mismo de siempre o cambiar el lugar de las cosas en tu oficina.

3. Desarrolla la inteligencia emocional

Es importante desarrollar un vocabulario emocional. Permítete empezar a identificar cómo se sienten otros  y como te sientes tú. Cuando empezamos a modificar las cosas que decimos a diario y a darles importancia a los otros, la energía del lugar cambia.

La inteligencia emocional es un buen indicador de posibles logros, ya que nos hace administrar mejor nuestros recursos personales y sacarles mayor provecho. Al mismo tiempo, las emociones positivas son bastante importantes en el manejo de las situaciones difíciles.

La psicología positiva se encarga de esto, y nos dice que son una forma de prevenir conflictos.

Si desarrollas la inteligencia emocional y las emociones positivas, no solo aumentarás tu rendimiento, sino que evitarás futuros problemas con tus compañeros y jefes, creando un mejor ambiente laboral.

4. Socializa con tus compañeros

Si te aíslas en tu lugar de trabajo no te sentirás cómodo. Así, crear vínculos con tus compañeros es una forma de sentirte motivado en el trabajo. No obstante, esto también puede ser un factor distractor por lo que debes hacerlo con conciencia y con límites.

Existen lugares y momentos específicos para socializar. Te recomendamos ser diplomático y sincero con todos en tu ambiente de trabajo.

La socialización eficiente implica lo que te dijimos en nuestro punto anterior, un elevado control de las emociones y un conocimiento y manejo de las situaciones que puedas ocurrir en el lugar de trabajo.

5. Evita interrupciones

Las interrupciones en el trabajo son bastantes comunes, por lo que debes evitar que en tu lugar de trabajo se ubiquen muchas personas.

Los límites son necesarios para poder evitar ser absorbido por la rutina de la empresa y, al mismo tiempo, para respetar tu espacio personal. No debes permitir que otras personas interrumpan tus labores o se pasen de la raya entre la amistad y el trabajo.

Esperamos que estos cinco consejos hayan sido de utilidad y puedas mejorar tu rendimiento laboral. Ahora bien, recuerda que lo más importante es cómo te sientas en el lugar de trabajo. Por eso, evalúa tus oportunidades, tu ambiente y busca la mejor forma de crecer personal y laboralmente.

Seguro que con estos consejos lo conseguirás y te sentirás mejor.