5 cosas que puedes hacer a diario para cargar tu cuerpo de energía

Aunque no lo creas, basta con incorporar algunas sencillas rutinas en tu día a día para conseguir mayor vitalidad y un extra de energía para el resto de la jornada

La falta de energía en nuestro organismo no solo nos hace sentir cansados, sino que, la mayor parte del tiempo, disminuye de forma notoria nuestra productividad.

Esta produce una sensación de debilidad física y mental que, a su vez, conduce con facilidad a estados de ansiedad, estrés y fatiga.

Lo más preocupante es que, por ser tan habitual, muchos le restan importancia y no toman las medidas necesarias para evitar que se vuelva algo recurrente.

Si bien de momento se puede controlar con una bebida energética, lo cierto es que es necesario adoptar algunos hábitos saludables para evitarla por completo.

Por esta razón, en el siguiente espacio queremos compartir 5 cosas simples que todos pueden hacer a diario para mantener el cuerpo activo y recargado.

¡Descúbrelas!

1. Ejercicios de estiramiento

estiramiento completo

Los ejercicios de estiramiento, sobre todo al levantarnos, ayudan a mejorar la circulación para que el oxígeno se transporte sin problemas a través de esta.

Aunque solemos ignorarlo, el cansancio que sentimos en las mañanas puede producirse por las dificultades que sufre la circulación por culpa de las malas posturas al dormir.

Debido a esto, practicar este hábito después de despertar es un primer paso para tener un día lleno de energía y vitalidad.

Sugerencias

  • Estira tus extremidades durante 15 segundos, antes de salir de la cama.
  • Levanta los brazos y procura estirar los dedos tanto como te sea posible.
  • Haz el mismo ejercicio con las piernas y los pies.
  • Finaliza estirando el cuello y la espalda.

Lee también: 6 posturas para aliviar el dolor de espalda

2. Consumir un vaso de agua

Una medida tan simple como consumir un vaso de agua en ayunas puede ayudar a recargar el organismo para que funcione en óptimas condiciones durante toda la jornada.

Este preciado líquido rehidrata el cuerpo después de una noche en estado de ayuno y, de paso, favorece la reactivación de la circulación.

Sugerencias

  • Consume un vaso de agua tibia justo después de levantarte.
  • Si lo deseas, agrégale un poco de zumo de limón al agua para potenciar sus beneficios.

3. Tomar una ducha fría

Toma una ducha de agua fría

Las duchas con agua caliente son relajantes y nos pueden ayudar a controlar el estrés después de un largo día de trabajo.

No obstante, si la idea es tener un día más productivo y enérgico, lo mejor es empezar la jornada con una ducha con agua fría.

Esta temperatura ayuda a estimular la circulación en todo el cuerpo, a la vez que mejora el proceso de oxigenación para obtener beneficios tanto en lo físico como en lo mental.

Sugerencias

  • Si no estás acostumbrada al agua fría, empieza bajando la temperatura poco a poco, hasta que tu cuerpo se adapte.

4. Consumir un desayuno saludable

En muchas oportunidades nos han resaltado la importancia del desayuno, dado que es una de las comidas que ayudan a recargar el cuerpo con los nutrientes que requiere para trabajar en óptimas condiciones todos los días.

El hecho de ser la primera comida principal de la jornada hace que sea determinante para nutrir las células y mantener un nivel de energía alto.

Ignorarlo puede descompensar el cuerpo y, poco a poco, provocar alteraciones en las funciones de los sistemas principales.

Además, como el cuerpo utiliza las reservas de energía que tiene, las células y neuronas pueden verse afectadas.

Sugerencias

  • Consume todos los días un desayuno de alta calidad, en la primera hora después de levantarte.
  • Asegúrate de incluir en esta comida alimentos ricos en proteínas, antioxidantes y fibra.
  • Evita remplazar el desayuno con comidas empaquetadas, refinados o unas simples galletas.

Visita este artículo: 5 hábitos sencillos que regeneran tus neuronas (neurogénesis)

5. Escuchar música

Escucha música

¡Fascinante! ¿Qué mejor que aumentar nuestras energías que escuchar la música que más nos gusta?

Si bien lo pasamos por alto, la música mejora nuestro estado de ánimo y, al liberarnos del estrés, nos ayuda a tener una mayor productividad.

Eso sí, es primordial que los ritmos sean alegres y las letras llenas de mensajes positivos. No podemos pretender sentir más energías después de escuchar sonidos y letras depresivos.

Sugerencias

  • Mientras te duchas en la mañana, pon música alegre que te ayude a despertar.
  • Si tu trabajo te lo permite, escucha música de ritmos suaves que te ayuden a concentrarte.
  • Siempre que puedas, aprovecha para bailar un poco.

Como puedes notar, se trata de adoptar prácticas que, aunque sencillas, son determinantes para mantener el cuerpo lleno de energías físicas y mentales.

¿Aún no lo haces? Incorpora estos hábitos en tu rutina y compruébalo por ti mismo.