5 cosas que dice tu postura sexual favorita sobre tu personalidad

31 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
La mente habla a través del cuerpo en diferentes ocasiones y sin que podamos notarlo. Incluso, la postura sexual favorita refleja ciertas características de la personalidad que creíamos escondidas.

La postura sexual favorita de cada persona no solo tiene que ver con preferencias estéticas o prácticas. Refleja mucho más de lo que puedes imaginar sobre deseos o pensamientos más profundos.

Cada elección que hace un individuo en su vida es en realidad el resultado de cientos de factores. Creencias, miedos, inseguridades van dibujando con un trazo delgado las líneas por donde se guiará. Y el sexo no queda fuera de estos surcos que se forman inconscientemente.

En ocasiones, tanto mujeres como hombres se sorprenden de sí mismos por lo atrevidos que se mostraron en algún acto. O bien se sienten plenamente liberados de emociones represoras con prácticas extraordinarias. Juegan a ser los más malos o los más sumisos sin saber que, en realidad, están sacando afuera algo muy propio.

La mayoría simplemente se conforma con creer que la atracción física hacia el otro genera ciertas «locuras». Pero si lo analizan más íntimamente pueden encontrar en sí mismos sentimientos o rasgos que desconocían.

La postura sexual favorita de las mujeres

¿Cuál crees que sea la postura favorita de la mayoría de las mujeres? ¿Qué crees que pueda haber detrás de su elección? Veamos un poco más al respecto a continuación.

1. El misionero

Posturas sexuales preferidas

También conocida como «alemán«, esta postura sexual indica que la mujer es sencilla y romántica. Para ella, el sexo con su pareja es un momento muy valioso para conectarNecesita sentirse protegida y lo logra teniendo a su pareja encima, mirándola a los ojos mientras la penetra. De seguro, él valora mucho estas características, aunque a veces es bueno sorprenderlo con un cambio. Hay muchas otras posturas que pueden conectar a la pareja y vivir intensamente el romance.

¿Quieres conocer más? Postura del misionero y sus 8 variantes

2. El perrito

El perrito es una postura que puede indicar que la mujer es segura, creativa y que es capaz de convertirse en la amante que se entrega a los deseos de su pareja, mientras disfruta libremente. Para ella, hay espacio en la cama para los juegos, mas no para la formalidad.

3. Mujeres arriba

Pareja teniendo sexo: la mujer está arriba.

Las posturas sexuales como la «posición de Andrómaca» dan muestra de esa mujer decidida, segura de lo que quiere, con ambición de poder. Aquella que no teme asumir la responsabilidad del mando para llegar a sus objetivos y obtener placer. Ella sabe qué ofrecerle a su compañero, pero sin descuidar sus propios deseos.

4. La cuchara o «cucharita»

Esta es la postura sexual puede indicar que esta mujer siempre está dispuesta a acompañar emocionalmente a su pareja. Ella es una persona romántica y agradece los gestos cariñosos. Además, para ella la estabilidad, la confianza y el afecto son la base de su relación.

Por otra parte, puede ser que se trata de una chica que tenga deseos de lograr una unidad familiar estable en el futuro.

5. De pie

Postura sexual favorita parados.

Aquellas mujeres que sienten predilección por esta postura sexual pueden ser realmente intensas a la hora de expresar sus emociones. Tienen la convicción de que dominan la pasión como nadie y se entregan a cada encuentro íntimo como si fuese el último. 

La postura sexual favorita de los hombres

Ahora que ya hemos visto cuáles son algunas de las posturas sexuales favoritas de las mujeres, veamos si coinciden con las de los hombres.

 1. El misionero

El apego a lo convencional demuestra que es un hombre con ciertas inseguridades que necesita estar lejos de los riesgos.

Si bien, puede fantasear o excitarse imaginando posiciones sexuales, no se atreve a llevarlas a la práctica. Así está seguro, cómodo y conoce de memoria los movimientos.

2. El perrito

Postura del perrito para practicar sexo anal.

Sus grandes objetivos son dominar en la relación y tener el control. Sin embargo, pueden limitar esos pensamientos a un simple acto sexual y saben que en la cotidianidad todo es diferente. Amantes de lo salvaje, viven enamorados de las mujeres que son verdaderas juguetonas en el sexo.

3. Mujeres arriba

De acuerdo al tipo de relación de pareja que tengan hay que distinguir dos significados diversos. Por un lado, son caballeros con pocas ganas de demostrar su lado machista. Prefieren que todo el esfuerzo lo haga otro  y se limitan a gozar del momento.

Por el otro, están quienes tienen tanta confianza en sí mismos que delegan el rol dominante a sus chicas. Es hora de que ellas se sientan las verdaderas diosas de la relación y marquen su ritmo.

Solamente se dejan llevar por esa mujer que han elegido y en la cual confían plenamente para entregarles el timón.

¿No lo sabías? Practica sexo oral con la postura del 68

4. La cucharita

Sexo anal en la postura de la cucharita.

El hombre que elige la cucharita como postura sexual favorita es un eterno luchador contra la soledad. Necesita de una relación estable para vivir con tranquilidad. En los casos más severos hasta suele indicar que no pueden creer ser amados por otra persona que no sea su mujer.

5. De pie

Seres que apuestan a su fuerza y a su espíritu competitivo para dar batalla a cada situación. A mayores complicaciones más grandes serán los logros y se sienten muy satisfechos con ellos. Son de autoestima elevada y perseveran para mantenerla en ese nivel.

Conclusiones

No todas las personas tienen que compartir al pie de la letra las características mencionadas anteriormente. En algunos casos, la elección de la postura sexual favorita dependerá de otros factores, como el tipo de relación de pareja, la confianza, etcétera. Por lo tanto, aún cuando podamos tener algunas pistas, lo mejor es profundizar en los distintos aspectos de la relación y no quedarse en las curiosidades o generalizaciones.

  • Wagner, W. (1995). Sexo. Papers on Social Representations: Electronic Version. https://doi.org/10.1177/000271627039000102
  • Mead, M. (1969). Sexo e temperamento. Sexo e Temperamento.
  • Lugones Botell, M., Quintana Riverón, T. Y., & Cruz Oviedo, Y. (1997). Amor, sexo, cultura y sociedad. Revista Cubana de Medicina General Integral.