5 cosas sorprendentes que generan ansiedad

Aunque no lo relacionemos, hay muchas actividades y entornos de nuestra vida diaria que pueden generarnos ansiedad. Es conveniente aprender a identificarlas para encontrar una solución a nuestro problema

La ansiedad se caracteriza por tener una gran inquietud y una extrema inseguridad. Te hace sentir desconfianza por y hacia todo lo que te rodea.

Piensas que constantemente vendrán desgracias futuras. Esta es una respuesta normal del cuerpo en momentos de emergencia; se relaciona con las alegrías y las tristezas y tiene una función de supervivencia.

¿Consideras que tienes este problema?

Hay prácticas que calman este trastorno. Algunos encajan sus llaves entre los dedos índice y otros simplemente comen mucho. Es común ver a personas que, cuando tienen muchas ocupaciones y necesitan concentración, necesitan tener chocolates o dulces cerca.

Estas son algunas cosas sorprendentes que generan ansiedad.

1. Descanso extremo

Es común que, al recibir una noticia alarmante, te sientes en el sofá o te acuestes en la cama. No logras asimilar la información y pasas mucho tiempo en ese estado.

Los comportamientos sedentarios aumentan el riesgo de desarrollar la ansiedad. La mayoría de los investigadores clínicos coinciden en que la mala salud y la disminución de la actividad física son otro factor desencadenante.

Si haces ejercicio verás que el problema disminuye. Otra recomendación podría ser visitar a tus familiares y amigos. Sal de la rutina sofá-cama. Hay un mundo por recorrer y muchas cosas por hacer.

Lee también: Los amigos benefician seriamente la salud

2. Vivir en la ciudad

Vivir en la ciudad

Sí, aunque no lo creas, la urbanidad, la aglomeración de personas y el ajetreo pueden sacarte de las casillas.

Si el ruido y la gente no te afectan, debes cuidarte del aire de ciudad. La contaminación ambiental también produce ansiedad.

Se han realizado estudios en los que se ha comprobado que quienes viven en el campo son menos propensos a sufrir de este problema que las personas urbanas.

No se ha comprobado con certeza la relación causa y efecto sobre este hecho contaminante. Sin embargo, los investigadores consideran que los niveles de radicales libres causados por la contaminación pueden ser la causa de ese trastorno.

Una buena opción podría ser tomarte el fin de semana libre y alejarte de la ciudad. Aunque solo sea un día, probar otros ambientes y bajar el ritmo pueden hacer milagros por ti.

3. Problemas económicos y un ambiente poco agradable

Es impresionante observar la investigación realizada por el Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología.

El estudio indica que las mujeres que viven en ciudades con economías afectadas tienen más posibilidad de ser ansiosas. No obstante, esta situación no afecta tanto a los hombres.

Las mujeres estables económicamente que viven en territorios inseguros siguen siendo propensas a desarrollar ansiedad.

Las mujeres que trabajan en sus comunidades, probablemente lo hagan como resultado de la ansiedad. Puede que por eso sean las féminas quienes tengan más participación en su vecindario.

Una mujer que percibe la inseguridad de un barrio aumenta su preocupación y se vuelve ansiosa.

4. Demasiada comida rápida

Es irónico pensar que la comida rápida puede generar ansiedad y, aún más extraño, depresión.

En un estudio publicado en el British Journal of Pharmacology, se encontró que, después de 4 meses de alimentar a un grupo de roedores con una dieta alta en grasas, en comparación con un segundo grupo alimentado con una dieta estándar, los primeros mostraron mayor alteración en los nervios y apatía

Posteriormente se les hizo una dieta estándar a los ratones que digerían altos contenidos de grasa. Sus síntomas ansiosos y depresivos fueron invertidos.

Así, hay posibilidades de mejorar tu estado de ánimo.

Si ahora comes grasa, reduce los niveles y sigue una dieta saludable. Verás cómo los nervios se irán desvaneciendo a medida que te alimentas mejor.

5. Vivir en zonas ruidosas

La ansiedad se genera también por los ruidos cotidianos, como los de una fábrica o los constantes gritos de los niños de una escuela. Aunque no lo creas, esto puede generar náuseas y dolores de cabeza.

Si trabajas en sitios así, busca un espacio para estar en paz y sin ruido.

Si acabas de mudarte a una casa nueva muy cercana a una vía transitada, el aeropuerto o el metro y has comenzado a tener problemas quizás esta sea la causa.

Sabemos que tal vez no puedes mudarte pero sí te recomendamos que busques alguna opción. ¿Practicar yoga en algún parque sin tanto ruido?

Visita este artículo: 6 beneficios psicológicos de practicar yoga

Busca la forma de llevar una vida más tranquila

Busca la forma de llevar una vida más tranquila

El colapso laboral, atender a tus hijos o a tu pareja es suficiente trabajo diario como para que, encima, todo esto vaya acompañado de un vecino ruidoso. La ansiedad viene asociada con el nerviosismo.

Cuando tenemos que concentrarnos a hacer algo, justo en nuestro tiempo libre, se necesita mucha paz.

Si estás lidiando con una de estas cosas sorprendentes que generan ansiedad identifica tus opciones para invertir la situación. Tal vez no puedas cambiarla por completo, pero sí encontrar el punto de equilibrio entre la adaptación y el cambio.

En resumen, la ansiedad puede estar generada tanto por ajetreos o altos sonidos cotidianos, como también por algo tan inesperado como lo es descanso extremo.

Cuida tu salud, vive con calma y mantén una dieta balanceada. Las reacciones de tu cuerpo son producto de lo que ocurre en el interior de él.

Si son nervios muy frecuentes, es posible que tengas un problema. Toma las medidas necesarias y no olvides consultar a tu médico.

Te puede gustar