5 diferencias clave entre la anorexia y la bulimia

Mientras que las personas con anorexia suelen tener un peso por debajo de lo normal, las que padecen bulimia suelen encontrarse en los límites normales

Aún hay muchas personas que consideran que no existen grandes diferencias entre la anorexia y la bulimia. Sin embargo, ambos trastornos alimenticios no implican lo mismo, ya que son diferentes.

Ahora bien, en ocasiones, se complementan entre ellos, por lo que una persona puede sufrir anorexia y bulimia a la vez. 

Sin embargo, esto no tiene por qué ser así. Si quieres conocer las 5 diferencias clave entre estos dos trastornos, quédate a leer este artículo y si crees que alguien de tu entorno puede estar sufriendo alguno de los dos, no dudes en consultar inmediatamente a un especialista. Él sabrá qué hacer en estos casos.

Lee también: Anorexia y Bulimia : el precio de la intransigencia emocional

¿Cuáles son las diferencias clave entre la anorexia y la bulimia?

1. Restricción de la comida o pegarse atracones

Comer de manera distinta puede ser una señal de la anorexia y la bulimia.

La principal diferencia de la anorexia y la bulimia es que en la primera hay una clara tentativa de restringir la comida, mientras que en la segunda no hay un control sobre la misma y se suceden los atracones.

Aquellos que padecen anorexia intentan consumir la mínima cantidad de alimentos posibles. Si esta cantidad es cero, a su juicio será mucho mejor para ellos.

Descubre: ¿Cómo debe ser la dieta de quien combate la anorexia?

Sin embargo, si alguien no logra hacer esto y satisface sus ansias de comer, puede darse un atracón en algún momento para después purgarse vomitando todo lo que ha ingerido. Con esto se pretende que el cuerpo no asimile las calorías. Estamos entonces ante un caso de bulimia.

2. Sufrir infrapeso o un peso que fluctúa

Hombre que padece anorexia.

Las personas con anorexia se caracterizan por estar muy por debajo de su peso. Con su mínima o nula ingesta de alimentos, consiguen perder kilos a una velocidad apabullante.

Sin embargo, en el caso de las personas con bulimia, como sufren atracones, su peso puede ser bastante variable.

Te puede interesar: 8 consecuencias de la bulimia: físicas y psicológicas

Aunque intenten vomitar después, un atracón se caracteriza por tomar una gran cantidad de comida. Una parte de esta será asimilada antes de que la persona la elimine mediante el vómito.

Por ello, las personas con bulimia no suelen tener infrapeso, sino que suelen estar dentro de un rango que se suele considerar “sano”.

3. Carácter obsesivo o impulsivo

Tener un carácter obsesivo o impulsivo son síntomas de la anorexia y la bulimia, respectivamente.

Como no podría ser de otra manera, las personas que sufren anorexia se caracterizan por la obsesión que tienen de no ingerir determinada cantidad de calorías.

Su fijación es tal que cada vez comen menos, hasta reducir la ingesta completa de alimentos de cualquier tipo.

No te pierdas este artículo sobre: La bulimia, un problema cada vez más extendido

En cambio, las personas que sufren bulimia suelen ser bastante impulsivas. De ahí que no sepan controlarse ante la comida y caigan en atracones.

Esto las puede llevar a sentirse muy mal y a desear no haber caído en este impulso incontrolable.

4. Las consecuencias de la anorexia y la bulimia

Manzana frente al espejo.

Tanto la bulimia como la anorexia tienen consecuencias graves. Sin embargo, podemos decir que las de esta última suelen ser más graves, ya que suele ser habitual que las personas con anorexia terminen hospitalizadas.

Su infrapeso les impide normalmente hacer una vida normal. Además, sufren mareos, desmayos y muchas más consecuencias derivadas de la privación de alimento.

Por su parte, las personas con bulimia tienen otro tipo de problemas como el desgaste de los dientes a causa de la provocación de vómitos recurrentes, así como la aparición de caries, el sangrado del esófago…

5. La edad de inicio

Por un lado, la anorexia suele empezar en las etapas de la adolescencia, en torno a los 14 años, llegando incluso a ampliarse hasta los 18.

Sin embargo, es más habitual que la bulimia se manifieste en la juventud, a partir de los 18 años.

No te vayas sin leer: Joven supera la anorexia y ahora usa las redes sociales para tratar de ayudar a otros

Independientemente de la edad de inicio de estos dos trastornos, un diagnóstico precoz será esencial para evitar que estos duren y provoquen daños irreparables.

¡Presta atención!

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden estar provocadas no solo por un canon de belleza presente por doquier en nuestra vida diaria (televisión, revistas, publicidad…), sino también por un problema mucho más profundo que hay que analizar a fondo.

Una baja autoestima que cause desvalorización, abusos o, incluso, un sentimiento de autodestrucción que lleve a una persona a intentar hacerse daño por todos los medios posibles pueden ser un indicio de ciertas carencias emocionales.

Por tanto, no olvides que estos dos trastornos son especialmente graves, por lo que debes consultar siempre a un especialista. De lo contrario, podrían acarrear consecuencias muy nocivas para las personas que los padecen.

  • Brown, J. A., & Smoller, B. R. (2010). Anorexia nervosa. In Clinical and Pathological Aspects of Skin Diseases in Endocrine, Metabolic, Nutritional and Deposition Disease. https://doi.org/10.1007/978-1-60761-181-3_14
  • Lilly, R. Z. (2003). Bulimia nervosa. BMJ. https://doi.org/10.1136/bmj.327.7411.380
  • Smink, F. R. E., Van Hoeken, D., & Hoek, H. W. (2012). Epidemiology of eating disorders: Incidence, prevalence and mortality rates. Current Psychiatry Reports. https://doi.org/10.1007/s11920-012-0282-y
  • Tozzi, F., Thornton, L. M., Klump, K. L., Fichter, M. M., Halmi, K. A., Kaplan, A. S., … Kaye, W. H. (2005). Symptom fluctuation in eating disorders: Correlates of diagnostic crossover. American Journal of Psychiatry. https://doi.org/10.1176/appi.ajp.162.4.732