5 efectos que el smartphone está teniendo en tu cuerpo y cerebro

Aunque su uso controlado no tiene por qué tener efectos perjudiciales, en el momento que percibamos alguno de estos factores es conveniente disminuir su utilización.

En los últimos años la tecnología ha dado pasos agigantados y, hoy por hoy, sigue causando un gran impacto a nivel mundial. El desarrollo de los smartphone o teléfonos inteligentes, así como de otros dispositivos móviles, se convirtió en un medio para cambiar las formas de vida, la comunicación y la manera de interactuar.

Estos son cada vez más comunes entre la población y, de hecho, para muchos se ha convertido en un elemento imprescindible en muchos aspectos de su vida.

No obstante, aunque tienen múltiples ventajas, existen algunos efectos negativos que deberían ser considerados por todos los que los usan a diario.

Teniendo en cuenta que muchos aún lo ignoran, a continuación queremos dar en detalle esas 5 consecuencias que puede ocasionar.

1. Problemas de la vista

tu color de ojos

La luz que emiten los smartphones y otros dispositivos similares puede, a largo plazo, causar un deterioro en la salud visual.

Lo más preocupante de todo es que, a diferencia de otros dispositivos, los celulares suelen acercarse más a los ojos y, por lo tanto, el impacto de su luz es mucho más fuerte.

Se estima que si una persona llegase a permanecer 72 horas seguidas frente a la pantalla de su celular, destruiría cerca del 90% de las células fotosensitivas de su retina.

Sin embargo, aunque esto es poco probable, está comprobado que hay una relación entre el uso diario de este aparato y las principales afecciones visuales.

La mejor forma de disminuir el riesgo es evitar al máximo el uso del elemento; no obstante, dado que para algunos es necesario, una alternativa es colocar un filtro en la pantalla.

2. Estrés y depresión

La invasión de la tecnología, en especial de dispositivos móviles, trajo consigo un incremento en el índice de personas con trastornos como la ansiedad, la depresión y el estrés.

Una persona que no puede mirar su smartphone por varias horas presenta fuertes episodios de ansiedad e irritabilidad. Poco a poco se crea una dependencia del aparato que influye en el estado de ánimo.

Quienes los usan más de 5 horas al día suelen caer con más facilidad en estados de tristeza y, algunas veces, presentan dificultades en su vida social y laboral.

3. Insomnio

Combate-el-insomnio

Otro de los efectos más recurrentes del uso de estos aparatos son los problemas para conciliar el sueño de forma adecuada. Estos no solo son un distractor para el cerebro, sino que impiden la segregación de melatonina.

La melatonina es una hormona que se segrega en la glándula pineal, encargada de regular los ritmos circadianos. Se concentra con la ausencia de luz y, por lo tanto, puede verse afectada tanto en el día como al usar elementos que la emitan.

Aunque parece un gesto inocente se ha demostrado que revisar el móvil antes de dormir perjudica la calidad del sueño.

4. Dolores musculares

Utilizar el smartphone por varias horas seguidas conduce a tener dolor y rigidez muscular, sobre todo en la espalda y el cuello.

Quienes no logran darles un uso moderado y responsable suelen tener más episodios de tensión y dolor en estas zonas del cuerpo.

La mayoría de las personas mantienen una posición incorrecta al usar estos aparatos y, por tanto, no es de extrañar que sientan este tipo de molestias.

Lo mejor para evitarlo es hacerlo sentados en una silla, usando ambas manos y manteniéndolo a una altura que no implique agachar demasiado la cabeza.

5. Adicción

Evita el estrés y la ansiedad

Si bien este factor está relacionado con los anteriores, queremos destacarlo. Aunque algunos no lo aceptan, la adicción puede ser tan fuerte que solo se puede controlar con terapias.

Algunas personas han tenido que acudir al psicólogo para superar la dependencia que les provoca su smartphoneEs muy preocupante que muchos sientan un vacío emocional cuando no pueden interactuar a través de estos elementos.

Tan grave se ha vuelto la situación que algunos países han decidido instalar centros de rehabilitación con terapias de relajación para evitar el deseo excesivo de usar el dispositivo.

¿Te identificas con alguna? Aunque quizá consideres que no es tu caso, procura reducir al máximo su uso para no llegar hasta estas consecuencias.