5 ejercicios para calmar el dolor en los pies y piernas con artritis

Para aliviar el dolor localizado que aparece fruto de la artritis es fundamental ejercitar las zonas implicadas. Aunque al principio nos pueda resultar algo molesto, mejorará la condición

El dolor en los pies y las piernas a causa de la artritis es un padecimiento que está afectando a miles de personas en todo el mundo, en especial a partir de los 40 años.

Si bien es una condición que se desarrolla principalmente por el desgaste propio de la edad, algunos la sufren desde edades tempranas debido al sedentarismo, la obesidad y varios tipos de traumatismos.

Aunque lo más lógico es pensar que el reposo calmará la sensación de tensión y rigidez, en realidad una de las mejores terapias para aliviarlo es el ejercicio físico.

Este hábito recomendado para todas las edades estimula la circulación de la sangre, disminuye la inflamación y fortalece las áreas afectadas para disminuir el dolor.

Lo más interesante de todo es que muchas rutinas se pueden hacer desde la comodidad de la casa o en la oficina.

A continuación queremos compartir los 5 mejores ejercicios para que no dudes en practicarlos como prevención o parte del tratamiento.

1. Sentadillas

1. Sentadillas

El clásico ejercicio de sentadillas es una actividad muy completa para relajar y fortalecer las piernas doloridas por la artritis.

En este caso te recomendamos hacerlas con la ayuda de una silla para evitar posibles lesiones.

¿Cómo hacerlo?

  • Párate detrás de la silla y coloca tus manos de la parte posterior del respaldo.
  • Baja con cuidado tu cuerpo en posición de cuclillas, asegurándote de que las rodillas no sobrepasen los pies.
  • Intenta bajar los glúteos tanto como puedas aguantar y regresa a la posición inicial.
  • Empieza con 10 repeticiones e increméntalas poco a poco hasta llegar a 30.

2. Estiramiento de los isquiotibiales

El estiramiento de los isquiotibiales es un ejercicio perfecto para tratar la artritis de las rodillas, ya que este ayuda a estabilizarlas y trabaja sobre los músculos que actúan sobre esta articulación.

¿Cómo hacerlo?

  • Siéntate en una silla cómoda, con la espalda recta, las piernas extendidas hacia adelante y los talones sobre el suelo.
  • Flexiona la rodilla izquierda, rota la cadera hacia afuera y pon la planta del pie contra la parte interna de la rodilla derecha.
  • Inclínate hacia adelante y haz todo lo posible por alcanzar el pie derecho, manteniendo el tobillo flexionado hasta que sientas un poco de tensión en la parte trasera del muslo derecho.
  • Mantén esta postura durante 10 o 15 segundos y descansa.
  • Repite la misma acción con la otra pierna, hasta completar 5 con cada una.

3. Subir y bajar escaleras

Subir y bajar escaleras

El movimiento del cuerpo al subir y bajar escaleras disminuye la rigidez en las rodillas y calma el dolor de los pies y las piernas.

En caso de no tener unas escaleras en casa también se puede utilizar un banquito o una caja que soporte tu peso.

¿Cómo hacerlo?

  • Inicia el ejercicio caminando las escaleras con el pie derecho, seguido del izquierdo.
  • A continuación da un paso hacia abajo con el pie izquierdo y sigue con el derecho.
  • Repite la misma acción 20 veces, en 3 series.

4. Estiramiento del flexor de la cadera y los cuádriceps

Con este estiramiento del flexor de la cadera y los cuádriceps estarás trabajando el grupo de músculos que cruzan la articulación de la cadera por el frente y los que corren de forma vertical en la parte frontal del músculo.

Su práctica habitual reduce la tensión que se produce por la artritis en las rodillas y la cadera.

¿Cómo hacerlo?

  • Recuéstate de lado sobre un tapete para ejercicio y flexiona la rodilla derecha, golpeando el glúteo con el talón.
  • Tira el tobillo hacia adelante y extiende la cadera, moviendo la rodilla hacia atrás del cuerpo.
  • Sentirás un estiramiento en los músculos involucrados y tendrás que mantener la postura de 10 a 30 segundos.
  • Cambia de lado y repite la misma acción.

5. Caminar

Caminar

Algo tan sencillo como caminar tiene increíbles beneficios sobre la salud articular y los problemas inflamatorios.

Esta práctica no tiene un truco especial, aunque lo ideal es que utilices un calzado apropiado para evitar posibles molestias tras realizarlo.

Los zapatos especiales para correr o caminar son un poco más costosos que otras variedades, pero vale la pena invertir en calidad.

Esta actividad es de bajo impacto y sirve para reducir medidas y cuidar el sistema cardiovascular.

¿Cómo hacerlo?

  • Camina durante 30 minutos seguidos, mínimo 5 días de la semana.

¿Te animas a practicarlos? Como puedes notar, es muy fácil establecer una rutina para proteger las articulaciones y reducir los dolores de la artritis.

Intenta realizarlos todos los días y descubre sus beneficios terapéuticos.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar